Cuatro pedanías de Castro tendrán que devolver las ayudas del canon del agua

Vista de Mioño. /Antonio 'Sane'
Vista de Mioño. / Antonio 'Sane'

El alcalde Ángel Díaz Munío anuncia que Ontón, Mioño, Sámano y Otañes deben reintegrar 2,2 millones, más intereses, si no presentan recurso de apelación

SAMIRA HIDALGO CASTRO URDIALES.

El alcalde de Castro Urdiales, Ángel Díaz Munío (CastroVerde), compareció ayer en rueda de prensa para anunciar que cuatro pedanías del municipio (Ontón, Mioño, Sámano y Otañes) deberán devolver al Ayuntamiento 2.198.000 euros más intereses por no justificar debidamente las subvenciones que recibieron procedentes del canon del agua.

Como ya había publicado este periódico, Mioño y Sámano habían sido condenadas a devolver 782.441 y 1,2 millones de euros, respectivamente, mientras que Ontón debía reintegrar 166.415 euros de los 310.693 euros (232.901 euros más intereses) que reclamaba el Ayuntamiento. Ayer, el alcalde dio a conocer que la Junta Vecinal de Otañes también ha sido condenada a devolver íntegramente la ayuda que recibió (533.928 euros) por no haberla justificado debidamente.

«El equipo de gobierno y yo, especialmente, lamentamos muy sinceramente haber llegado a esta situación, pero también tengo que decir que no nos sentimos responsables de ella. Creo que la sentencia deja claro que el planteamiento del Ayuntamiento ha sido el correcto, tanto de los funcionarios como de los políticos. Si hubiera sido al revés y se hubiera dado la razón a las juntas vecinales, no lo hubiera lamentado, tendríamos un problema menos», señaló el alcalde.

Díaz Munío aseguró que la devolución del dinero «no implica que el gasto de las infraestructuras del agua revirtiera de nuevo en las juntas vecinales, ya que en su momento hubo una sentencia anterior que dijo que el procedimiento por el cual se había hecho cargo de las instalaciones había sido correcto». «Eso ya no es discutible. Aquí no se reclaman los bienes, no se contempla. Las instalaciones de agua estuvieron, están y estarán al servicio de los ciudadanos, que son los propietarios de esas instalaciones».

El primer edil castreño afirmó que la sentencia aclara las responsabilidades: «Esta claro que las juntas vecinales aceptaron una subvención que no ha sido justificada. Creo que las juntas vecinales y los pedáneos a la cabeza, basándose en que ellos creían que no era subvención sino compensación monetaria sin más, nunca afrontaron seriamente la justificación del dinero que recibieron».

A la espera de una respuesta

Díaz Munío aseguró que el Ayuntamiento está a la espera de lo que hagan ahora las pedanías, si recurren o no las sentencias en primera instancia. «Si no lo hacen habrá que plantear unas condiciones de pago aplazadas en función de las capacidades y los recursos patrimoniales y económicos de cada junta», aseguró el regidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos