Guriezo encaja con un gran estupor la «extraña» muerte de Esther Díaz

Dos agentes de la brigada de Criminalística inspeccionan el lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida de Esther Díaz./Antonio 'Sane'
Dos agentes de la brigada de Criminalística inspeccionan el lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida de Esther Díaz. / Antonio 'Sane'

El juez instructor decreta el secreto de sumario y la Guardia Civil, que no descarta ninguna hipótesis, espera impaciente el resultado de la autopsia

NACHO GONZÁLEZ UCELAY SANTANDER.

El municipio de Guriezo, en general, y el barrio de Lugarejos, más en particular, amanecieron ayer viernes estupefactos al saber que la muerte de 'la inglesa', como sus vecinos habían bautizado a Esther Díaz por su relación sentimental con un ciudadano británico, pudiera no haber sido accidental, como así lo creyeron en un principio, sino un supuesto homicidio, como así lo piensa la Guardia Civil, que espera impaciente el resultado de la autopsia.

«Estamos todos muy extrañados», admitía ayer el alcalde de Guriezo, Narciso Ibarra, al que el suceso en sí le parece «rarísimo».

El suceso

Asegura el regidor que Esther, cuyo cadáver fue encontrado el jueves por la mañana en la cuneta de una pista forestal próxima a su casa y junto al vehículo que conducía, «era una persona muy apreciada por todos aquí», en Guriezo, donde residía y trabajaba desde hacía al menos quince años.

«Vivía en una casona en Lugarejos y servía comidas en un restaurante de Guriezo», explica el alcalde, al que le extraña que la mujer apareciera donde lo hizo considerando que para ir de casa al trabajo usaba siempre el camino opuesto de esa pista forestal.

«Es raro, sí. Es raro cómo apareció el cuerpo», fuera del turismo, «es raro dónde fue encontrado», algo lejos de su ruta acostumbrada, «y es raro hasta cuándo fue visto» porque hasta las diez menos veinte de la mañana que lo vio un vecino por ese punto del Camino de Santiago «ya habría tenido que haber pasado alguien».

Ahora bien, lo más raro, asegura, «es que digan que pudiera tratarse de un homicidio».

Investigación

Tan asombrado como sus vecinos, el alcalde confía en el pronto esclarecimiento de un suceso en el que la Guardia Civil sigue trabajando protegida de cualquier filtración -el juez instructor ha decretado el secreto de sumario- y de momento sin desechar ninguna hipótesis aunque con la fundada sospecha de que se enfrenta a un posible delito de homicidio.

Sobre esa línea de investigación, la brigada de Policía Judicial, que todavía no ha practicado detenciones, ya ha tomado declaración tanto a la persona que halló el cuerpo sin vida de la mujer (un vecino de Castro Urdiales con ganado por esos lares) como a los familiares y conocidos de la víctima, y registrado el vehículo y el domicilio de Esther Díaz en busca de alguna pista o prueba esclarecedora.

Todo ello mientras espera los resultados de la autopsia del cadáver, que, con toda seguridad, revelarán las causas de la muerte de la mujer así como algunos otros datos esenciales en la investigación.

Fotos

Vídeos