«El hombre quería salir del agua pero era imposible, me tiré a por él sin pensar y pude salvarlo»

Imagen los agentes condecorados ayer en Castro Urdiales, junto al delegado del Gobierno/Abel Verano
Imagen los agentes condecorados ayer en Castro Urdiales, junto al delegado del Gobierno / Abel Verano

La Asociación de Policía Local y Bomberos de Cantabria entregó este sábado sus condecoraciones anuales en un acto celebrado en Castro

ABEL VERANO

«Fue bastante rápido. El hombre se estaba ahogando, quería salir pero era imposible. Sin pensarlo me tiré y esperé junto a él hasta que llegó la embarcación de rescate». Haritz Majo, bombero de Castro, fue uno de los homenajeados este sábado en la quinta edición de la entrega de condecoraciones, honores y distinciones de la Asociación de Policía Local y Bomberos de Cantabria. Un acto celebrado en el Centro Cultural La Residencia de Castro, que estuvo presidido por el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra.

Durante el evento se otorgaron menciones al servicio prestado a todos policías locales jubilados de Cantabria, la 'Cruz a la Constancia en el Servicio' a los agentes con más de treinta años de servicio y que continúan en activo y la 'Cruz de Servicios Distinguidos' que se concedió a las unidades de intervención de la Guardia Civil y Policía Nacional desplazadas a Cataluña para salvaguardar el orden constitucional.

También fueron distinguidos con la 'Medalla al Mérito Profesional' diversos policías locales de toda Cantabria que han destacado por hechos de gran valía humana, rescatando personas en peligro o realizando intervenciones de gran riesgo, «yendo en todos los casos más allá de lo exigible en su labor profesional». Como los policías de Santoña que rescataron personas de un inmueble poco antes que fuese totalmente devorado por las llamas o el policía Local de Santander que frustró un intento de suicidio en los acantilados de Cabo Mayor poniendo en riesgo su propia vida. También recibieron esta distinción tres policías de Noja que rescataron en los acantilados del Joyel a un menor, en una acción delicada y difícil por la gravedad de las lesiones que presentaba el herido y tener que coordinar un acción con los servicios aéreos de rescate. Finalmente, fue condecorado un policía local del Ayuntamiento de Puerto Serrano, Cádiz, que en acto de servicio enfrentándose a una conocida banda de delincuentes, sufrió graves lesiones que provocaron su jubilación en condiciones muy desfavorables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos