La Plaza de Abastos renueva su imagen

El proyecto contempla construir puestos fijos para los comerciantes. /I. Castresana
El proyecto contempla construir puestos fijos para los comerciantes. / I. Castresana
Castro Urdiales

La Consejería de Obras Públicas ha adjudicado la redacción del proyecto de remodelación interior del edificio diseñado por Eladio Laredo

INÉS CASTRESANA Castro Urdiales

La Consejería de Obras Públicas adjudicó el pasado 2 de mayo la redacción del proyecto de remodelación interior de la Plaza de Abastos de Castro Urdiales. El objetivo, una vez los trabajos estén ejecutados, es reunir en el edificio, obra de Eladio Laredo, los puestos de fruta, verduras, carne y pescado y que el mercado vuelva a ser centro de la vida comercial del municipio. En la actualidad, apenas cuatro puestos de fruta ocupan el edificio. Las concesiones de carnicerías, pescaderías y una panadería están en la plaza del mercado, un edificio cercano, construido en la década de los ochenta, que se encuentra totalmente degradado.

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, señaló durante su reciente visita a Castro Urdiales, que se encargará de esta redacción un equipo de arquitectos formado por Luis Climent Rosillo y Luis Climent Soto, que «ya pueden empezar a trabajar». Mazón aseguró que «en el plazo de tres meses, tenemos que tener ese proyecto redactado para licitar las obras. La previsión es que dentro de este año puedan estar en marcha esos trabajos de renovación interna».

El proyecto contemplará la construcción de puestos fijos con mostradores, cámaras frigoríficas en el caso de las carnicerías, desagües para las pescaderías, puestos de verdura, venta de pan y queso, dos baños, uno de ellos adaptado a personas con movilidad reducida, así como un puesto para la venta de prensa y un bar. «El arquitecto municipal se encargó de realizar un plano de planta y varias especificaciones técnicas acorde a las necesidades para poder reunificar ambos mercados», apunta el concejal de Urbanismo, Eduardo Amor.

El proyecto incluirá la construcción de puestos fijos con mostradores y cámaras frigoríficas

La concejal responsable de Mercados, Virginia Losada, explica que han recibido la noticia «con mucha ilusión porque la reunificación de los puestos en la plaza del mercado era algo que llevábamos en nuestro programa electoral y esperemos que, al menos, podamos dejarlo encauzado». Losada mantuvo hace dos meses una reunión con los titulares de los puestos de pescado y carne, así como las boteras, que ejercen su actividad en la plaza nueva. Todos ellos tendrán que trasladar su actividad en un futuro al Mercado de Abastos y, «en general, están de acuerdo con la idea porque las condiciones van a ser mejores». «Las que tienen puesto de pescado están deseando porque ahora están en la planta de abajo y ahí pasa muy poca gente», explica la edil.

En la actualidad, apenas cuatro puestos de fruta ocupan el edificio de la Plaza de Abastos

El equipo de gobierno de Castro inició hace dos años una regularización de los puestos de ambos mercados ya que, en algunos casos, había titulares que, incluso, habían fallecido. «Este proceso está casi terminado», explica Losada. «Cuando las obras ya estén recepcionadas y podamos trasladar todos los puestos al histórico edificio de Eladio Laredo habrá que actualizar el reglamento porque el que hay está totalmente anticuado». De hecho, el reglamento actual, que data de principio de los años ochenta, recoge cómo deben manipular la leche las lecheras, «y ahora está prohibido por Sanidad la venta de leche en el mercado».

Antiguamente había doce carnicerías, dos charcuterías y seis fruterías

Entre los vendedores de fruta y verdura que cada día tratan de captar clientes en la histórica Plaza de abastos que, ahora presenta un aspecto desangelado, las obras se esperan con ilusión y la reunificación de todos los comerciantes en el mismo lugar también. «Si es para bien y para juntarnos a todos, nos parece muy bien. Esto ahora está muerto, siempre vienen los mismos clientes y cuando viene alguien de fuera, asoma la cabeza y se marcha» asegura Juan Romaña, de Frutas Juan. En la misma línea se manifestaba su compañera Rosa María González, de 'La verdura de Espe' que apuntaba que «cuanta más gente estemos vendiendo, más movimiento habrá». «Como estamos ahora no podemos seguir, está desangelado», insistía. «La gente ni entra si no es cliente habitual».

Todos recuerdan o han oído hablar de los primeros años de la Plaza de Abastos, cuando aún no se había construido el nuevo mercado y no se había dividido la actividad. Una plaza abarrotada de clientes y placeros que invitaba al consumo y era el centro neurálgico de los recados castreños. «Aquí antiguamente había doce carnicerías, dos charcuterías y seis fruterías; luego nos dividieron y todo fue a peor», explica Antonio Zamanillo, de Frutas Lola. «No hemos ido avanzando, cuando un puesto se deja se tenía que haber sacado a subasta para que lo cogiese otra persona».

«Somos los que peor informados están de cómo van las obras», afirma Antonio Zamanillo

Hace dos meses comenzaba la segunda fase de las obras de rehabilitación de este mercado, adjudicadas por la Consejería a la empresa GIOC por un importe de unos 120.000 euros y aún no han finalizado. Tras la primera fase, desarrollada a finales de 2016 y en la que se actuó sobre el suelo, los pilares y las humedades, en esta segunda, se está mejorando la situación de la cubierta, con el arreglo de ventanas, techos y canalones. «A nosotros no nos informan de nada, nos enteramos por los medios de comunicación», apunta Zamanillo, uno de los comerciantes que tiene puesto fijo. «Somos los que peor informados estamos de cómo se van desarrollando las obras, aquí vienen los operarios y nos dicen que tenemos que ir de un lado o a otro». A pesar de los reproches, coincide con sus compañeros en que la reunificación es un proyecto beneficioso «porque ahora está muy abandonado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos