Astillero en las fotografías de Trevor Rowe

Imagen del trolebús Santander-Astillero en la década de los 50. /Trevor Rowe
Imagen del trolebús Santander-Astillero en la década de los 50. / Trevor Rowe
El Astillero

El fotógrafo británico, especialista en la historia del ferrocarril, hizo varios trabajos en el municipio

JESÚS MARÍA RIVASAstillero

Uno de los fotógrafos más reconocidos de la historia del ferrocarril es el británico Trevor Rowe, viajero incansable, que recorrió varios países buscando imágenes de los ferrocarriles más singulares, allá por los años 60, cuando comenzaba la retirada de las máquinas de vapor que eran sustituidas por los automotores diesel o las nuevas locomotoras de tracción eléctrica. Rowe fue recogiendo en varios libros ilustrados las locomotoras y los viejos trenes de vapor, herederos de aquellos primeros trenes del siglo XIX, que hoy nos parecen llenos de encanto y romanticismo, y que daban paso a los nuevos sistemas de tracción que modernizaban el transporte ferroviario.

Este viajero y fotógrafo, apasionado por el ferrocarril, realizó cinco viajes a España, entre 1952 y 1968, realizando fotografías de los ferrocarriles más escondidos, mucho de ellos actualmente desaparecidos, y las locomotoras más originales que fue encontrando a lo largo de toda la geografía española. Fue capturando imágenes de ferrocarriles mineros, de montaña o ferrocarriles de vía estrecha, pasando por diversos tranvías urbanos; nada se escapaba a su curiosidad, de manera que, incluso, fotografió, de forma excepcional, el trolebús de Santander a Astillero, prácticamente en el momento de su inauguración, como vemos en la fotografía que ilustra este artículo.

Fruto de este concienzudo trabajo fotográfico fue la publicación de varios libros, entre los que queremos destacar aquellos relacionados con nosotros como: 'Railway holidays in Spain' (Vacaciones ferroviarias en España) publicado en 1966; 'Spain & Portugal Railwais' (Ferrocarriles de España y Portugal) de 1970; 'Narrow gauge railwais of Spain' (Ferrocarriles de Vía estrecha de España) aparecido en 1955. En este último libro aparecen tres fotografías relacionadas con Astillero y, una cuarta, con una automotor del ferrocarril Astillero-Ontaneda, que para muchos de nosotros sigue en la memoria, puesto que prestaron servicio hasta su cierre en el año 1976.

No puede resultarnos extraño que este fotógrafo, aficionado al ferrocarril, hiciera una parada en Astillero, puesto que, como hemos comentado en estas páginas, nuestro municipio estuvo atravesado por varios ferrocarriles, desde el primero en construirse, como fue el Ferrocarril de Alar del Rey-Santander, hasta el inacabado Santander-Mediterráneo, sin olvidar la vía estrecha entre Santander-Bilbao-Liérganes o Astillero-Ontaneda, además del ferrocarril minero entre Obregón y el cargadero de Orconera en la ría de Astillero.

De las imágenes capturadas por Denis Trevor Rowe, en Astillero, y publicada, en sus libros, es muy conocida para muchos astillerenses interesados por la historia local, una de ellas en la que aparece el tren correo de Santander-Bilbao, el 12 de abril de 1961, arrastrando el convoy una locomotora de vapor de la casa Engerth, humeante a su paso, junto al Cargadero de Orconera donde se encuentra atracado un barco para la carga de mineral de hierro, un trozo de La Playuca y unas barcas que han pasado el invierno fuera del agua, lo que podríamos calificar como un homenaje a la historia de Astillero del siglo XX.

Mucho menos conocida que esta, es otra instantánea en la que puede verse un automotor del ferrocarril Astillero-Ontaneda frente a los hangares de los talleres y el depósito de material de este ferrocarril, s que se encontraban situados, entre la vieja estación del Astillero-Ontaneda, que compartía con el ferrocarril de Bilbao, y los campos de sport de las marismas, situados algo más al Sureste que los actuales. El automotor de la serie M, que aparece en la foto, fue construido por Mariano Corral, para la compañía en 1954.

Pero hemos elegido para ilustrar este artículo una foto, que ya hemos mencionado anteriormente, y que, escapándose de las imágenes ferroviarias del autor, recoge la llegada de un trolebús de la línea Santander-Astillero a su destino. En la foto, el trolebús está estacionado en lo que hoy es la Plaza de la Constitución, y que, precisamente, se llamó durante años «la parada de trolebús»; junto a el, vemos al conductor perfectamente uniformado posando junto a su vehículo delante de la antigua Villa Generosa de Lomba o casa de Abascal, que también se llamó. Se aprecia también el logotipo de la empresa CTSA y el entramado de columnas de hormigón y troles que componían la infraestructura del trolebús.

El fotógrafo Trevor Rowe falleció en el mes de febrero de 2015, pero ya en 2014, había cedido todas sus fotografías realizadas en España al Museo Vasco del Ferrocarril, situado en Azpeitia, y que ha realizado una importante labor de recuperación y restauración de su legado fotográfico, gracias a lo cual podemos disfrutar hoy de esta importante documentación gráfica de la historia de los ferrocarriles españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos