El Astillero paraliza la reforma en un bar al exceder la obra la licencia concedida

Local en el que se estaban realizando las obras que han sido paralizadas.
Local en el que se estaban realizando las obras que han sido paralizadas. / Roberto Ruiz
Astillero

Los técnicos detectaron la presencia de una pala excavadora no autorizada y quieren comprobar el estado de la estructura del edificio

SHEILA IZQUIERDO EL ASTILLERO.

El Ayuntamiento de El Astillero ha paralizado las obras de reforma emprendidas por un particular en el interior de un local ubicado en la calle Bernardo Lavín, que se iba a destinar a servicio de bar tras detectar que dichos trabajos no correspondían con la licencia solicitada. Así lo confirmó ayer el alcalde astillerense, Francisco Ortiz, que aseguró que esta determinación se ha tomado «de inmediato» ante el temor de que la estructura corriera el mismo destino que la que se desplomó por cuestiones similares en el número 57 de la calle Sol de Santander el pasado mes de julio.

La orden de paralización de las obras se hizo efectiva nada más conocer el Ayuntamiento, a través de los técnicos municipales, que al local se había trasladado una mini-pala para realizar trabajos de excavación en las cercanías de un muro que une dos pilares de la estructura del inmueble y del que no se hacía referencia en la licencia de obra solicitada por el impulsor de los trabajos.

En vista de que dicha actuación excedía lo permitido por las consideraciones técnicas municipales, el Consistorio no dudó en suspender de inmediato, y como medida cautelar, las obras que habían sido solicitadas y aprobadas, pues no se correspondían con la «reforma para cafetería y restaurante» que se había propuesto formalmente.

Como corresponde en estos casos, los técnicos visitaron el local para comprobar el inicio de los trabajos y al encontrarse la mini-pala en el lugar realizando trabajos de excavación sobre el muro promovieron la paralización de los mismos, ante el desconocimiento de la transcendencia que pudiera haber para la estructura.

Según explicó el regidor, el Ayuntamiento tuvo que consultar el proyecto técnico sobre el que se fundamentó la licencia municipal, y en él no se contemplaba la existencia de dicho muro ni partida alguna para su demolición.

Investigación

Por ello, y como medida cautelar, se ordenó por decreto de alcaldía el cese de los trabajos de manera inmediata, una decisión que se apoyó en los informes emitidos por los técnicos municipales en los que se alerta de dicha anomalía.

Ahora, desde el Ayuntamiento, indicó Ortiz, se abrirá una investigación para conocer los pormenores técnicos y las responsabilidades que pudieran deducirse de las decisiones adoptadas dentro del proyecto. Sobre todo, lo que el Consistorio quiere saber es el por qué de haber intervenido en un muro cuya modificación podría poner en riesgo la estabilidad de la estructura.

Por el momento, ya se ha remitido un escrito al promotor de la obra para que aclare las actuaciones efectuadas en el local para el que se solicitó la reforma y justifique la idoneidad urbanística de los trabajos.

A través de ese escrito, también se insta al promotor a que en el plazo de una semana aporte, por un técnico legalmente competente, el certificado que analice la naturaleza de dicho muro, su comportamiento estructural y la posibilidad de su eliminación sin riesgos para la estructura del edificio.

Fotos

Vídeos