«Un escritor debe reflejar la sociedad en la que vive»

«Un escritor debe reflejar la sociedad en la que vive»

María Luisa Martín Horga | Escritora

SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

María Luisa Martín Horga es la autora de 'Una puerta al sur' y 'Asesinando a Henry, civilizadamente', dos libros que han funcionado muy bien en el mercado y que también se sirven de los nuevos formatos para su difusión. Esta polifacética autora fue la escritora invitada en el encuentro del pasado martes con el Club de Lectura El Puente de los Ingleses.

–¿Qué tal su cita con El Astillero?

–La respuesta fue muy positiva, llenamos la sala de la biblioteca y me sentí muy cómoda y arropada por el Club de Lectura El Puente de los Ingleses, que mostró un gran poder de convocatoria y un excelente trabajo previo –Tomás Suárez ya había introducido mis libros, para que los lectores conociesen las obras–.

–Entre sus seguidores, se dice que 'tira' de mucho humor, de fina ironía y de mucha crítica...

–Sí, hay mucho mensaje y crítica en mis textos. Escribo para comunicar inquietudes, para denunciar situaciones sociales que creo intolerables, para protestar ante la pasividad con la que aceptamos como normal lo que es una aberración, pero intento hacerlo desde el humor. Mis libros permiten una lectura recreativa, más superficial, y otra más profunda en la que el lector puede llegar hasta estos temas.

–En 'Asesinando a Henry civilizadamente' denuncia las mafias...

–Creo que el tráfico de personas –de mujeres, que lo sufren más– es la esclavitud del siglo XXI. Puede que cerca de nuestra casa haya un club en el que 'trabajen' chicas que han sido engañadas –a las que han quitado su pasaporte, que permanecen secuestradas y amenazadas; a veces, drogadas–, y que son obligadas a ejercer la prostitución. Es un escenario aterrador y no entiendo que algo así siga ocurriendo en nuestra sociedad.

«Todo lo que hago se mueve en el ámbito de la comunicación, la educación y el arte

–También aborda la violencia de género...

–Este tema se trata más superficialmente; digamos que no es la cuestión principal de la novela, pero afecta a una de las protagonistas porque, desgraciadamente, hay un porcentaje muy alto de mujeres que se ven en una situación similar a la de Paqui en algún momento de sus vidas.

–¿Cree que el escritor tiene la responsabilidad de sacar a relucir asuntos que siguen tan asentados en la sociedad?

–Sí, sí, por supuesto. Esta es una de las funciones más importantes de cualquier actividad artística: reflejar la sociedad en la que vive, aunque la imagen que se proyecte en el espejo sea incómoda.

–Sus profesiones encajarían no solo en esta sección de entrevista, también en la del oficio, la de cultura... Es escritora, profesora, directora de una escuela, ¡Vale para todo!

–Todo lo que hago se mueve en el ámbito de la comunicación, la educación y el arte; si vamos a la esencia, todo es casi lo mismo y está muy ligado a la creatividad. Este es el medio en el que soy feliz porque me permite jugar y crecer mientras estoy trabajando.

–También ha creado un proyecto de danza enfocado al autismo...

–La danza es un medio increíble para trabajar con todo tipo de personas, porque los bailarines pensamos con todo el cuerpo. Es la actividad física más completa que existe y totalmente simétrica: no se potencia un lado del cuerpo más que el otro, por lo que integra la actividad de los dos hemisferios cerebrales. Además, se baila con música, que produce efectos muy positivos sobre el estado de ánimo. En mi tesis doctoral abordé los efectos de la práctica de la danza en el desarrollo cognitivo infantil, que son altamente significativos. Pensé que la danza también podría favorecer el desarrollo de niños con autismo u otras dificultades.

«Escribo para comunicar y denunciar situaciones sociales que creo so

–¿Qué resultados ha obtenido?

–Lo realicé en Aptacan. Trabajamos con 26 alumnos y se impartieron 32 sesiones. Se observó una mejora en la interacción con los compañeros durante las sesiones, especialmente en los chicos de mayor edad y en un grupo de referencia.

–¿De dónde saca el tiempo? Tiene también una escuela de danza...

–Organizándome, supongo. Ja, ja... Sí, en Cazoña, 'Danzasantander'. Nos podéis seguir en Facebook.

–Hablando de danza. ¿En qué estado de salud cree que se encuentra en la región?

–Cantabria es una comunidad muy pequeña y con poco movimiento en el ámbito profesional. Hay, además, mucha confusión entre lo que es educación, cultura y ocio. Me parece ofensivo que el ocio se venda como cultura o educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos