'Gota a gota, la vida no se agota'

El centro acogió un punto de recogida de sangre para familiares, profesores y vecinos dentro de las jornadas. /D. Pedriza
El centro acogió un punto de recogida de sangre para familiares, profesores y vecinos dentro de las jornadas. / D. Pedriza

El colegio San José pone en marcha una iniciativa que, tomando como eje la donación de sangre, se basa en la enseñanza transversal y experiencial

SHEILA IZQUIERDO

Toda la comunidad educativa del colegio San José de El Astillero celebró una jornada de puertas abiertas en torno a un ambicioso programa educativo y social que han venido desarrollando en las aulas, y que tuvo, como eje central, la importancia de la donación de sangre. Bajo el lema 'Gota a gota, la vida no se agota', el centro acogió durante la jornada un punto de donación de sangre (para adultos) y un stand con la exposición de los trabajos artísticos realizados por los alumnos más pequeños, que sirvieron como obsequio para los asistentes.

La Concejalía de Cultura, Educación y Juventud del Ayuntamiento de El Astillero respaldó la iniciativa y la responsable del área, María Ángeles Eguiguren, indicó que desde su departamento «tratamos de contribuir en la difusión de todas las actividades que se realicen desde los centros educativos del municipio, apoyarlos y respaldar en la medida de lo posible todo aquello que suponga enriquecer el crecimiento personal y la responsabilidad cívica de los alumnos, en este caso, porque serán nuestros ciudadanos adultos del futuro».

De hecho, Eguiguren participó en la donación, como muchos otros padres, profesores y vecinos del municipio, que no dudaron en acercarse al centro y contribuir con la causa.

Todos los alumnos han participado en actividades que se incluyen en el currículo y serán evalubles

Tras su paso por el centro, la concejala valoró muy positivamente esta iniciativa porque, dijo, «todos debemos contribuir en ayudar a las personas que lo necesiten, con un pequeño gesto altruista, que en este caso es la donación de sangre».

El objetivo general de este proyecto es conseguir un aumento de las donaciones en el centro y para ello se programaron diferentes objetivos pedagógicos y sociales que serán valorados en las diferentes áreas en las que se trabajen.

Y es que la jornada de puertas abiertas tan solo fue una actividad más de las propuestas por el centro para concienciar a todo el alumnado de la importancia de la donación. De esta forma, y en función del nivel académico, se añadieron contenidos al currículo académico que serán evaluables.

Así, los alumnos de infantil realizaron diversos obsequios para los donantes; los del primer ciclo, marcapáginas; los del segundo, carteles publicitarios; los del tercero, dípticos; los de primero y segundo de la ESO redactaron noticias; y los de cuarto y quinto de la ESO, videos. En la asignatura de matemáticas se recogieron los datos de la donación para que los alumnos pusieran en práctica la estadística y los de tecnología, recogerán estos resultados después, para pasarlos al formato 'Excel'.

En suma, y como explicaron desde el colegio San José, se trata de una propuesta de aprendizaje «activo», donde los estudiantes tienen pleno protagonismo en todas las fases de la actividad, participando en el análisis de las necesidades de la realidad, en la decisión del tipo de servicio que realizarán y de los conocimientos que deberán adquirir, en la planificación del proyecto, en su puesta en marcha y en la celebración y evaluación posteriores.

Una iniciativa en la que se aplica el aprendizaje-servicio, que es un método de enseñanza-aprendizaje innovador y de carácter experiencial que integra el servicio a la comunidad y la reflexión crítica con el aprendizaje académico, el crecimiento personal y la responsabilidad cívica. «Se trata de una herramienta poderosa de aprendizaje y de transformación social, que responde al objetivo último de la educación: formar ciudadanos competentes capaces de transformar la sociedad», según explicaron los promotores de esta actividad.

Y es que, este rol activo del estudiante, provoca un cambio sustancial en las funciones del docente, que se posiciona en un segundo plano, ejerciendo de guía y coordinador de los proyectos, rompiendo la linealidad jerárquica de arriba abajo (de docente a estudiantes) de antiguos métodos de aprendizaje que se limitan a transmitir un discurso, continúan explicando desde el centro. «Enseñar no es hacer seguimiento de los contenidos de un discurso, sino transformar estos contenidos para el conocimiento, la vida y la acción, promoviendo una práctica transversal en todos los sentidos».

Así pues, la propuesta del colegio San José de El Astillero parte de su intención de «transformar la sociedad que nos rodea» y «concienciar a todos aquellos que llegue nuestro mensaje de la necesidad de donar sangre, puesto que todos somos hijos de Dios y por lo tanto, hermanos y ¿Quién niega la ayuda a un hermano?». De la misma manera, «queremos sensibilizar de la importancia de este acto ya que todos y todas en algún momento de nuestra vida hemos necesitado o necesitaremos que nos donen 'vida'», concluyen desde el San José.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos