El presidente de Nuevas Generaciones se da de baja del PP y el partido le reclama el acta de concejal

Javier Fernández Soberón (derecha) y Alejandro Hoz, en la rueda de prensa de esta mañana./Roberto Ruiz
Javier Fernández Soberón (derecha) y Alejandro Hoz, en la rueda de prensa de esta mañana. / Roberto Ruiz

Fernández Soberón y la edil astillerense Bella Gañán dejan el partido por el «veto» de Saénz de Buruaga a los 'dieguistas' de El Astillero

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

El presidente de Nuevas Generaciones y concejal por el PP en el Ayuntamiento de El Astillero, Javier Fernández Soberón, y la también edil Bella Gañán han presentado hoy su petición de baja del PP. Pero seguirán en el Ayuntamiento como concejales no adscritos , dejando al grupo municipal popular con cuatro de los seis ediles con los que contaba a comienzos de legislatura.

Así lo ha comunicado Fernández Soberón en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto a Alejandro Hoz, secretario general de Deportes en el PP y vocal en la Junta Vecinal de Guarnizo, que también renuncia a seguir formando parte del partido. Junto a ellos, Bella Gañán, concejala en el Ayuntamiento de El Astillero desde el año 1999, y Miguel Ortega Vega, responsable local de Nuevas Generaciones, han seguido el mismo camino, aunque estos últimos no han comparecido «por motivos laborales». Tras conocerse la decisión, el diputado del PP Íñigo Fernández ha reclamado a Soberón que devuelva el acta de concejal y ha opinado que su decisión se debe a que ha querido ser alcalde «por un atajo» y no lo ha conseguido.

El diputado regional cree que si alguien «no está a gusto» en un partido y ha sido elegido para un cargo por ese partido, lo que debe hacer es marcharse y entregar el acta, porque ese es «un elemento básico de ética y de decencia política y una obligación».

Para Soberón, en cambio, esta decisión, aunque «meditada», ha sido «extremadamente dura» y «difícil», sobre todo «después de haber trabajado tanto en un proyecto en el que creía». Los acontecimientos de los últimos meses, resaltó, «tienen sus consecuencias».

Dentro de los motivos que han llevado a los cuatro miembros del PP en El Astillero a abandonar el partido se encuentra la serie de discrepancias que han venido surgiendo en el seno del PP local y regional. Así, Soberón apuntó a la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, por «vetar» en El Astillero «a todos los que apoyamos a Ignacio Diego» y «ha prohibido el diálogo con otras formaciones», en alusión al PSOE e IU, -en un momento crucial para el municipio, como fueron los días sucesivos a la ruptura del equipo de gobierno (PRC-PSOE). A su juicio, Buruaga también ha «priorizado futuros pactos con el PRC» y «no respeta los acuerdos de nuestra formación en El Astillero».

Ante esto, Íñigo Fernández ha subrayado que ni la presidenta del PP de Cantabria ni la dirección regional «han impedido ningún tipo de diálogo» en el Ayuntamiento de El Astillero. Según el portavoz del PP, quienes han desautorizado la negociación con el PSOE para promover una moción de censura y la han descartado han sido el grupo municipal, que tiene seis concejales (de los que dos se han marchado), y la junta local del partido.

Por otro lado, el ya exconcejal del PP y presidente de Nuevas Generaciones también justificó la decisión de abandonar el PP en el «ritmo» que lleva el partido a nivel local y la falta de renovación, ya que, concretó, «es muy triste que en el pueblo haya calado que se sobreponen los intereses particulares a los del pueblo».

La dimisión de Soberón como presidente de Nuevas Generaciones y la presentación de su baja como afiliado podría desencadenar nuevas bajas entre los afiliados, una posibilidad que ya le ha sido transmitida -como reconoció en la rueda de prensa-, pero que dará a conocer una vez transcurran los días. Lo que también deja para el «futuro» es la posibilidad de concurrir con otras formaciones en las próximas elecciones. Una posibilidad que ya han seguido otros compañeros de partido, pero que, en su caso todavía no se plantea.

Respuesta del grupo municipal

También el grupo municipal ha contestado a su ya exconcejal en el mismo sentido que lo ha hecho la dirección regional del PP. En su nota acusa a Soberón de haber mantenido contactos con otros partidos del Ayuntamiento a pesar de que se había acordado esperar a ver los movimientos de las otras formaciones ante la ruptura del pacto PRC-PSOE. Una actitud «desleal» dicen, en la que trató de imponer su criterio favorable a una moción de censura «con quien fuera y a costa de lo que fuera para defender sus intereses personales, porque quería convertirse en alcalde».

Insisten en que «ni el PP de Astillero ni la dirección regional han vetado a nadie. Todos somos necesarios y ninguno imprescindible en un proyecto colectivo que algunos, a pesar de años entre nosotros, no han logrado entender».

Por ello aseguran que es «radicalmente falso que se haya impedido a nadie trabajar por el equipo y junto al equipo y que se hayan exigido condiciones personales para apoyar ninguna moción de censura».

En opinión del PP de Astillero dos concejales «convertidos en transfugas» -les califican así por no devolver el acta que ganaron con el PP- «no pueden dar lecciones ni de principios ni de comportamientos éticos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos