PRC y PSOE defienden la fortaleza de sus pactos pese al choque en El Astillero, Reocín y Molledo

Los concejales del PRC y PSOE en El Astillero han escenificado recientemente la ruptura de su pacto de gobierno. /DM
Los concejales del PRC y PSOE en El Astillero han escenificado recientemente la ruptura de su pacto de gobierno. / DM

«Somos dos partidos distintos con programas diferentes y eso genera dificultades alguna vez, pero los acuerdos gozan de buena salud», dice la regionalista Paula Fernández

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

No hay buena sintonía entre Miguel Ángel Revilla y Pablo Zuloaga. Las diferencias entre ambos quedaron patentes después de que el líder socialista le arrebatara la secretaría general del partido a Eva Díaz Tezanos y contagiara la crisis del PSOE al Gobierno. Al presidente no le hizo ninguna gracia la exigencia de cese del consejero de Educación y Cultura, Ramón Ruiz, ni las dimisiones obligadas de los responsables de Sodercán y MARE. Y tampoco que Zuloaga criticara el acuerdo con el «tránsfuga» Juan Ramón Carrancio para aprobar el Presupuesto. Ahora, a poco más de un año para las elecciones autonómicas y municipales, estas desavenencias parecen haberse contagiado a los pactos que ambas formaciones mantienen en 24 municipios. Primero fue la ruptura del gobierno en El Astillero y, después, los reproches públicos en Reocín y Molledo. A pesar de que no son los únicos y existe un desgaste evidente de los acuerdos en otros ayuntamientos, como en Polanco, las direcciones regionales quieren evitar una crisis en abierto y defienden la fortaleza de sus pactos.

Los encargados de mantener la paz son Paula Fernández Viaña, por el PRC, y Agustín Molleda, por el PSOE. Ella de Bárcena de Pie de Concha, donde gobiernan ambos partidos. Él, de Cartes, donde gestiona en minoría con acuerdos puntuales con otros grupos, ya sea PRC, ya sea PP, Cartes Sí Puede o La Unión.

Fernández Viaña opina que «en términos generales los pactos gozan de buena salud». «Es evidente que somos dos partidos políticos distintos con programas electorales diferentes, lo que en alguna ocasión, las menos, genera ciertas dificultades en la toma de decisiones», pero, con todo, «en el día a día de los ayuntamientos se gobierna con respeto a los acuerdos alcanzados a comienzos de legislatura». El PRC, insiste, «es un partido unido y cohesionado que mantiene firmes los compromisos priorizando siempre el interés general de sus gentes frente a intereses partidistas».

«Gobernar en coalición exige mucha cintura política y mucha capacidad de negociación» J Pablo Zuloaga (PSOE) Alcalde de Santa Cruz de Bezana

«En cualquier gobierno hay tiempo para hacer gestión y tiempo para hacer política» osefina González (PSOE) Alcaldesa de Los Corrales

«Con tres partidos y en minoría debemos entendernos todos por el bien de nuestros vecinos» Víctor Manuel Reinoso (PRC) Alcalde de Cabezón

«Los pactos son muy bonitos al principio, pero después es complicado darlos continuidad» Víctor Manuel Concha (PSOE) Alcalde de Santiurde de Toranzo

Agustín Molleda también cree que los pactos municipales, en general, «funcionan bien» sobre todo, dice, de cara a la ciudadanía, «independientemente de las personas, porque hablamos de pactos entre partidos, respaldados por la fuerza política que está detrás, y no de intereses individuales». Para el alcalde socialista de Cartes «ese es el secreto de los pactos que funcionan».

Asegura que son más las opiniones convergentes que las divergentes, pero reconoce que «existen diferencias, como en cualquier matrimonio». Confiado, asegura que «no nos preocupa ningún pacto en especial, estamos trabajando bien en la gran mayoría de municipios, poniéndonos de acuerdo en los temas principales, y no parece que vaya a cambiar esa dinámica».

Sin duda Torrelavega ratifica esa opinión, un pacto a dos bandas que se muestra sólido en los grandes retos de la legislatura, como el soterramiento de las vías del tren.

Uno de los pactos a varias bandas lo encabeza el nuevo secretario general de los socialistas cántabros, Pablo Zuloaga, alcalde de Santa Cruz de Bezana gracias al acuerdo con PRC, ADVI e IU y a «mucha cintura política y mucha capacidad de negociación». La clave, asegura, «anteponer los intereses de los vecinos a los particulares de los partidos». Zuloaga es de los que apuesta por las iniciativas que surgen de un equipo plural, «iniciativas con especial valor añadido porque surgen tras haber pasado por filtros diferentes». La fórmula, «trabajo, transparencia y diálogo».

Camargo sigue la misma línea. Esther Bolado y Héctor Lavín, alcaldesa del PSOE y primer teniente de alcalde del PRC respectivamente, suman fuerzas incluso para evaluar su acuerdo, un pacto que «goza de perfecta salud» y que parte de «un equipo unido, sólido y leal, que trabaja en base al respeto y al diálogo». «Como es lógico» reconocen que «puede haber momentos puntuales de pequeñas discrepancias, pero gracias al trabajo, al entendimiento y al respeto se solucionan estos pequeños problemas, porque por encima de todo buscamos siempre lo mejor para los vecinos», apuntan ambos dirigentes.

En Los Corrales de Buelna o Santoña todo son piropos. Sergio Abascal, alcalde socialista de Santoña, asegura que el pacto «ha funcionado bien desde el principio, consensuando los principales proyectos de legislatura», con puntos de vista diferentes en algunos asuntos, pero sin fisuras en la toma final de decisiones, un buen ambiente en lo político que ha trascendido a lo personal, «clave en el éxito del gobierno santoñés», según el alcalde.

En ese mismo sentido se pronuncian la alcaldesa de Los Corrales, Josefina González (PSOE), y el primer teniente de alcalde regionalista, Luis Ignacio Argumosa. Éste último afirma que trabajan en conjunto «con la misma ilusión y las mismas ganas que el primer día» y califica el acuerdo como «un pacto sólido». González habla de «trabajo en grupo en el que lo que importa es que salgan bien las cosas para los corraliegos», por encima de diferencias que las hay, asegura, «para bien de la toma definitiva de decisiones». «Hay tiempo para hacer gestión y tiempo para hacer política», sentencia.

Desde Comillas la regionalista Teresa Noceda también lo tiene claro. «Nos ha ido muy bien, mantenemos una relación perfecta en la que cada uno se ocupa de sus parcelas». Añadió que «el acuerdo está funcionando bien, con buena comunicación y coordinación de todos para tomar decisiones consensuadas».

En Noja, el alcalde, Miguel Ángel Ruíz, también sigue creyendo en la bondad del pacto y de «una buena sintonía» con el concejal socialista que completa su gobierno de cinco regionalistas.

Cabezón de la Sal es caso aparte. El pacto es la esencia constante del gobierno en la villa. No puede ser de otra forma en un Ayuntamiento con 13 concejales y seis formaciones diferentes. Un pacto que ya de por sí tiene una característica principal, reparto de tareas y de tiempo de mandato. Los dos primeros años fueron para el PSOE, los dos últimos para el PRC, ambos escoltados en el gobierno por IU. Tres formaciones que no suman mayoría absoluta, por lo que la búsqueda de acuerdos se lleva a cada reunión dentro y fuera del propio gobierno. Un rompecabezas en el que «debemos entendernos entre todos por el bien de nuestros vecinos», decía el alcalde, Víctor Manuel Reinoso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos