«Cualquiera hoy en día puede ser coleccionista»

«Cualquiera hoy en día puede ser coleccionista»
Javier Cotera

Jaime Sordo es el presidente de la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 9915, ingeniero industrial y empresario

SHEILA IZQUIERDO Astillero

Es el presidente de la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 9915, ingeniero industrial y empresario. Además, es el propietario de la colección Los Bragales. El cántabro Jaime Sordo participó recientemente en las Primeras Jornadas de Arte Contemporáneo Collect-IN de El Astillero, una cita dirigida a profesionales, estudiantes e interesados en el universo del arte, en la que participó con una ponencia titulada 'Coleccionar, una pasión. Cómo iniciar una colección'.

-Se han celebrado por primera vez las Jornadas de Arte Contemporáneo de El Astillero, una iniciativa que pretende acercar el público al arte... ¿Por qué cree que sigue existiendo esa barrera?

-Las jornadas estuvieron centradas en acercar el Arte Contemporáneo (AC) pues su compresión y acercamiento al público es complicado y requiere dedicar mucho tiempo en visitas a exposiciones de galerías, museos, centro de arte..., así como a su lectura. Lo suelo simplificar diciendo que hasta el año 1950 se pintaba lo que se veía tanto en el siglo IXX y XX -impresionismo, expresionismo y cubismo- pero a partir de ese año, el Arte Contemporáneo pinta sentimientos y estados de ánimo de los artistas así como crítica social y política y esto ya no es tan fácil de asimilar. Y si a todo eso añadimos los diferentes soportes en que se expresan los artista actualmente todavía lo hace más complejo

«Una obra tiene que estar a disposición de los profesionales y de la sociedad»«Para coleccionar o disponer de una obra no es necesario grandes presupuestos»

-¿Qué opinión le merecen las jornadas en las que ha participado en El Astillero?

-Muy interesantes y muy bien organizadas por ARKO Promociones Culturales: por la diversidad de temas y ponentes (artista, profesionales de la conservación, agentes culturales, comisarios, directores de feria y coleccionista). Todo ello ha permitido tener una visión global de donde está el sector del arte contemporáneo.

-Su paso por esta iniciativa incluyó una ponencia sobre el coleccionismo como pasión... Dando la vuelta a la frase, y como cualquiera puede tener pasión, ¿Cualquiera puede ser coleccionista?

-Rotundamente si. Cualquier persona que reciba sensaciones hacia el arte de nuestros días y sienta por lo menos curiosidad y se haga preguntas, tiene un potencial seguidor del mismo. Para coleccionar o disponer de obra no es necesario grandes presupuestos, pues en la obra de edición están los artistas de relieve pero a precios asequibles. Véase la feria FIG de Bilbao donde se puede comprar obra desde los 100 euros. No es importante lo cualitativo o cuantitativo de una colección para participar en el arte contemporáneo. Lo importante es el interés que acaba en pasión.

-¿Por qué momento cree que pasa la creación artística en la región?

-Por buen momento. Hay buenos artistas, el problema es que es un mercado de oferta y no hay sitio para todos. Pero tenemos artistas de talla internacional, nacional y otros que se mueven más por el ámbito regional. Todo ello gracias a un importante número de galerías en Cantabria con presencia nacional e internacional y son capaces de dinamizar nuestros artistas en el mercado.

-¿Y por cuál el coleccionismo en particular?

-El que lleva tiempo coleccionando o habitando en colección tiene mucho conocimiento y experiencia. Raro es que no visite cinco ferias de ámbito nacional y dos o tres internacionales y se convierta en visitante asiduo de galeristas a los que compra en un elevado porcentaje superior al 85% y, por ende, cierra la cadena de valor del artista-galerista-coleccionista.

- Usted dijo en una entrevista una frase que me ha gustado, que el coleccionista de arte privado adquiere un valor social, que está obligado moralmente a posibilitar que la gente conviva y disfrute con dicha colección... ¿Ha tomado el pulso al impacto que genera su colección 'Los Bragales' en la gente?

-Digo y decimos en la Asociación 9915 que los coleccionistas solo tenemos un título de propiedad y nada más. Si una obra tiene valor para los profesionales, debe estar a disposición de ellos y de la sociedad para que ciudadanos puedan verla y disfrutarla. No se puede o no se debe tener raptada una obra por el coleccionista. Es como el árbol en tu jardín, será tuyo pero pertenece a la naturaleza y es imposible abstraerlo de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos