La red 'verde' de El Astillero se amplía

La parcela sobre la que se está actuando abarca una superficie de 11.000 metros cuadrados de superficie junto a la ría de Solía. /Roberto Ruiz
La parcela sobre la que se está actuando abarca una superficie de 11.000 metros cuadrados de superficie junto a la ría de Solía. / Roberto Ruiz

La recuperación de un área de 11.000 metros cuadrados en la ribera de la ría de Solía permitirá ampliar los espacios naturales de El Astillero

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

El inicio de los trabajos de restauración en una parcela degradada de 11.000 metros cuadrados de superficie, en la ribera de la ría de Solía, permitirá al municipio astillerense implementar su red de espacios naturales recuperados. Se trata, según indicó el coordinador de la SEO/BirdLife en Cantabria, Felipe González, de la última pieza del litoral de El Astillero por adecentar y sanear, por lo que, con ello, una vez terminen los trabajos, los vecinos podrán disponer de una amplia cobertura de espacios naturales en torno a diferentes zonas urbanas en los que disfrutar de su tiempo libre.

El proyecto de recuperación de esta amplia área degradada se remonta a hace tres años, cuando la SEO/Birdlife redactó las bases y asentó las directrices para acondicionar la última pieza del 'puzzle' verde de El Astillero. Un bagaje que ha llegado a buen puerto este lunes, con el inicio de los trabajos gracias a la ejecución y financiación (por valor de 60.000 euros) de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria en el marco del plan de restauración de áreas degradadas de Cantabria.

Los primeros trabajos llevados a cabo en la parcela que se ubica a escasos metros de los huertos urbanos han consistido en el replanteo del terreno y el movimiento de tierras para la eliminación de maleza y plantas invasoras. Ahora, quedan meses por delante hasta poder ver la transformación del terreno.

Según informó la concejala de Medio Ambiente, Ana García, el proyecto sobre el que se sustentan las obras de recuperación se apoya en los principios básicos del plan EcoAstillero XXI, los cuáles se centran en la sustitución de la vegetación invasora por vegetación autóctona y en la recuperación de hábitats potenciales (los que podrán existir en la zona de no haberse producido la alteración de las condiciones naturales) que favorezcan el incremento de la biodiversidad y la presencia de especies silvestres, principalmente de aves y anfibios.

En una primera fase, los trabajos se centrarán en erradicar la vegetación invasora. Una vez despejado el terreno, se realizará un perfilado del suelo con el fin de dirigir la escorrentía hacia dos cubetas en las que se crearán dos charcas artificiales.

El objetivo del proyecto es generar un mosaico de ambientes diferenciados, con charcas artificiales para favorecer la presencia de anfibios, praderas floridas destinadas a beneficiar a las especies polinizadoras como abejas y mariposas y rodales arbustivos que proporcionen alimento y refugios a las aves, aseguró la concejala del área Ana García.

En concreto, según apuntó González, los trabajos permitirán eliminar los plumeros, repoblar con seto del cantábrico y otras especies vegetativas autóctonas, así como integrar los huertos urbanos en un nuevo área natural para el disfrute al aire libre. «En suma, daremos otra cara a esta zona de El Astillero».

Los primeros trabajos ya han comenzado sobre el terreno.
Los primeros trabajos ya han comenzado sobre el terreno. / Roberto Ruiz

El plan EcoAstillero XXI es la herramienta utilizada por el Ayuntamiento astillerense, en colaboración con SEO/BirdLife, desde el año 1999, para proteger el medio ambiente y potenciar la biodiversidad en el municipio, recurriendo para ello a la restauración ecológica de áreas degradadas y a la creación de una red de espacios de interés natural que permitan la convivencia entre los ciudadanos y la fauna y flora silvestre.

«Como concejala de Medio Ambiente es una gran alegría poder rehabilitar esta zona, que abarca un espacio de once mil metros cuadrados en la ribera de la ría de Solía, frente a la subestación eléctrica y que actualmente se encuentra colonizada por plumeros, al ser un área de rellenos en desuso, que además generaba bastantes problemas de forma recurrente por vertidos de basura y escombro», explicó Ana García.

Además, añadió la edil, para el Ayuntamiento de El Astillero es «fundamental» poder llevar a cabo este tipo de iniciativas. «Estamos trabajando mucho y dedicando muchos esfuerzos a preparar proyectos que permitan al municipio seguir en la senda del desarrollo sostenible, recuperar zonas degradadas y ampliar todo lo que podamos los espacios naturales del municipio, por lo que es una gran recompensa que, una vez comiencen las obras, en cuatro meses ya podamos disfrutar de esta zona en la ribera de la ría de Solía», apostilló.

Pero para el coordinador de la SEO/Birdlife en Cantabria, Felipe González, el trabajo no acaba aquí. Hay, asegura, otros proyectos encima de la mesa, pendientes de financiación, que permitirán seguir avanzando en la conservación de los espacios naturales de El Astillero. Dentro de ellos, la lucha contra los plumeros sigue siendo uno de los principales objetivos, así como la restauración de una serie de terrenos en Boo, que continúan pendientes de actuación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos