«Si para el mediodía no he mandado la viñeta al periódico, el día es nefasto»

«Si para el mediodía no he mandado la viñeta al periódico, el día es nefasto»

El humorista gráfico Íñigo Ansola recibe este jueves el V Premio Bahía Sur Cultura

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El viñetista Íñigo Ansola (Laredo, 1971) recibirá el próximo jueves, 22 de marzo, el V Premio Bahía Sur Cultural en un acto que se celebrará en el Gran Casino de El Sardinero a partir de las 20.00 horas. Este galardón, que otorga anualmente la Asociación Bahía Sur Cultural, reconoce a personalidades del mundo artístico, cultural y deportivo vinculadas con Santander y Cantabria. En este caso, la asociación, en un fallo alcanzado por unanimidad, ha reconocido la visión «crítica» de la actualidad que el dibujante, caricaturista y viñetista ofrece a los lectores diariamente a través de las páginas de 'El Diario Montañés'.

Según el acta de concesión del galardón, la reinterpretación de la actualidad que cada día opera Ansola ofrece unos niveles de lucidez reflexiva que, a juicio del jurado, sitúa al creador a la altura de los maestros del género y ofrece a los cántabros la posibilidad de acceder a una mirada distinta y particular de los acontecimientos diarios, una síntesis aguda y original de la realidad política y social de la Comunidad Autónoma. Además, la asociación considera que la «genialidad» de la ya larga trayectoria de Ansola hace al autor merecedor «indiscutible» del galardón, que han recibido en ocasiones anteriores otros exponentes de las artes, la cultura y el deporte en Cantabria. Así, con la concesión de este premio, Ansola se suma al compositor Juan Carlos Calderón, el dibujante e ilustrador José Ramón Sánchez, el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y el futbolista y entrenador 'Manolo' Preciado, que fueron distinguidos con este galardón en las cuatro ediciones anteriores.

En el transcurso del acto, que será de acceso libre hasta completar aforo, el redactor jefe de Cultura de 'El Diario Montañés', Guillermo Balbona, será el encargado de ofrecer la laudatio del galardonado.

-¿Cómo acoge la concesión del premio que le entregarán el día 22?

-Estoy sorprendido y también agradecido, claro.

-¿Cree que es el reconocimiento a una trayectoria?

-Me lo dan por las viñetas que publico diariamente en El Diario Montañés. Lo hago desde hace diez años, no está mal.

-¿Cuando se inició en este mundo pensó en algún momento llegar tan lejos?

-Teniendo en cuenta que no he salido nunca de Laredo y que el premio iré a recogerlo a Santander, no creo que haya llegado muy lejos. Pero para mí es suficiente. Yo voy a Santoña en barco y me siento casi como Elcano, que por cierto, llegó más lejos que nadie y acabó en el mismo sitio. Aún así me doy con un canto en los dientes por poder ser profesional.

-Cuénteme, ¿de dónde surge esta afición por el humor gráfico?

-Creo que del ácido desoxirribonucleico que nos arrastra en esta vida por donde quiere. De todas maneras para mí es un oficio, no una afición. Nunca haría viñetas por afición, y no disfruto más del humor gráfico que de otras muchas cosas. Lo que realmente he querido ser siempre es futbolista de élite. Me gustaría haber sido George Best.

-¿El humorista gráfico nace o se hace?

-El humorista gráfico nace, a veces se pone farruco y se crece y alguna que otra vez incluso se reproduce. Me remito a lo del ADN.

-¿Quién es para usted un referente en esta especialidad?

-Hice la transición de la revista 'Mortadelo' a 'El Jueves' con Quino y Forges. Hablo de finales de los 70 y principios de los 80, de la infancia a la adolescencia. Era una época oscura, no había internet pero sí muchas revistas, cómics y tebeos. Aquel 'Jueves' era el de Ivá, Óscar, El Périch, José Luis Martín, etc... También me gustaba mucho Chumy Chúmez, aunque le veía como de otra época. Ahora, al releer, es el que más me gusta de todos. Actualmente estoy bastante desconectado, no estoy ni en el Facebook, pero les hay muy buenos por ahí.

-¿Hay pocos humoristas gráficos en Cantabria?

-Lógicamente somos pocos y estamos dispersos. Al menos yo me siento bastante disperso siempre.

-¿La creatividad es una de sus principales herramientas?

-La creatividad es una capacidad. Luego hay herramientas que te ayudan a desarrollarla o ponerla en práctica. En mi caso el bolígrafo, el cuaderno, el Photoshop, etc... son herramientas con las que fabrico las viñetas y que personas muy majas inventaron hace tiempo...¡Ellos sí eran gente creativa!

-¿Cuánto tarda en diseñar una de las viñetas que publica cada día en el Diario Montañés?

-Si para las 12:30 no he mandado la viñeta al periódico, considero el día como nefasto.

-¿Se tarda más en tener la idea que en ejecutarla?

-Lo importante es tener la idea, que viene cuando quiere. Si no hay que hacer caricaturas, que es algo que odio con toda mi alma, dibujar y colorear normalmente no me lleva demasiado tiempo. Depende de muchos factores: el número de personajes que aparecen; si requiere un paisaje o un escenario detallados; si lo que necesita es un fondo plano... Ya digo, depende de cada viñeta. Lo que más disfruto es haciendo los textos, manipulándolos. A veces me paso con tanto desbarre, pero no puedo evitarlo.

-¿Alguna de sus viñetas le ha provocado algún problema o incidente reseñable?

-No lo calificaría como problema. Algún mosqueo, poca cosa.

-Además de las viñetas también ha publicado libros, ¿está trabajando en alguno en estos momentos?

-Vamos a sacar la traducción en inglés de 'Epopeya Farmacéutica', que es una historia de la farmacia en el mundo antiguo escrita por Luis Marcos Nogales. Lo publicó el año pasado la editorial de la Universidad de Salamanca. Mis viñetas acompañan al texto. La intención era darle un toque colorista a la obra. La maquetación corrió a cargo de 'Visible', una empresa laredana de diseño muy profesional. Ahora mismo estoy haciendo las viñetas de la segunda parte, dedicada a la Edad Media: Bizancio, el mundo islámico y Europa Occidental. Me he enredado un poco con los alambiques. ¡Se me echa el tiempo encima! ¡No me lo recuerde!

-A parte, ¿está inmerso en algún otro proyecto?

-Sí, en varios. Los proyectos son la sal de la vida.

-¿Qué trabajo le gustaría hacer y aún no ha podido?

-Me gustaría hacer algo relacionado con lo audiovisual.

-La última, ¿cree que hay que tener buen humor por encima de todo?

-Hombre, no está demás. Pero, como decía el bolero, lo que hay que tener por encima de todo es salud, dinero y ardor guerrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos