La nueva Casa de los Carabineros (II)

Panorámica del muelle en la década de los cincuenta con el Instituto de Carabineros al fondo. / DM

BALDOMERO BRÍGIDO. DIRECTOR ARCHIVO MUNICIPAL

Las instalaciones del puesto de Carabineros de Laredo que consistían en una antigua caseta ubicada entre la calle del Sol y la del Doctor Velasco, junto con el anexo, que se componía de la cocina y la cuadra, a medida que transcurría el tiempo y las necesidades de la Villa en materia de seguridad aumentaban, se iban quedando pequeñas y obsoletas.

Es por ello que a partir de 1915 el Ayuntamiento de Laredo comienza a tramitar y a gestionar un expediente de permuta o de cesión del Instituto de Carabineros al Ayuntamiento de la caseta y cuadra, más el terreno que ocupaban a cambio de un solar que cedería el Ayuntamiento al Instituto de Carabineros en la manzana nº 3 de la Zona del Canto para edificar otra nueva caseta.

Por tanto existía por parte de la Corporación Municipal y por la Comandancia del Cuerpo de Carabineros la necesidad de «construir una casita de nueva planta que reuniera las debidas condiciones para el total alojamiento de la fuerza del instituto armado para dar un mejor servicio a la Villa».

El proceso de permuta y de construcción de las nuevas instalaciones llevará unos trámites que durarán varios años con unos expedientes complejos que empezarían formalmente el 24 de agosto de 1915, cuando la Comisión de Fomento formada por Juan Rey Ramos, Emilio Urrutia y Andrés Bárcena, encargados por el Excmo. Ayuntamiento de esta Villa de redactar las bases para la cesión al Cuerpo de Carabineros de la manzana nº 3 de la Zona del Canto, y del Cuerpo de Carabineros al Ayuntamiento de la caseta donde se halla instalado el cuartel y oficina del mismo y del local destinado a cuadra, cumple su cometido en la siguiente forma:

1º. La manzana número tres de la Zona del Canto de esta Villa, mide dos mil quinientos setenta y cinco metros cuadrados, o sea, sesenta y tres de larga por veinte y cinco de ancha. Dicha manzana linda al Norte, con la calle de la Marina, al Sur, con la de Revilla, al Este con calle privada o de luces, y al Oeste con la Calle H o continuación del Doctor Velasco.

2º. Como quiera que dicha manzana corresponde a bienes de propios en que el Ayuntamiento posee el ochenta por ciento y el Estado el veinte, el Ayuntamiento cede al Instituto de Carabineros dicho ochenta por ciento, debiendo recabar este del Estado la cesión del veinte por ciento restante.

3º. El documento para acreditar la cesión, consistirá en un certificado del acuerdo del Ayuntamiento en que se harán constar las presentes bases, expedida por el Secretario de la Corporación, y caso de que al Instituto de Carabineros conviniere escritura pública, será de su cuenta el pago de la misma.

4º. El Instituto de Carabineros remitirá a este Ayuntamiento otra certificación autorizada por sus superiores, en que se haga constar la cesión al mismo, de la caseta actual, solar resultante del derribo de la misma cuando este se efectúe y del local destinado a cuadra.

5º. La cesión del Ayuntamiento al Instituto de Carabineros de la manzana número tres de la Zona del Canto de esta Villa, se entiende ha de ser con la obligación de edificar o dar principio a la edificación, en término de un año a contar de la fecha de la cesión, sujetándose mencionada edificación a las líneas del plano de población y ornato consiguiente.

Acta de tasación

Dos años más tarde, el día seis de septiembre de mil novecientos diez y siete se realiza un acta de tasación de ambas fincas que dice así: «Se reúnen en el Salón de Actos de la Casa Consistorial de dicho Ayuntamiento el Sr. Alcalde del mismo D. Juan Basoa Marsella, el Teniente Coronel Jefe de la Comandancia de Carabineros D. César Sotés Sendra, el Capitán de Ingenieros D. Antonio González Yrún y el Arquitecto municipal D. Emilio de la Torriente y Aguirre, al objeto de proceder a la medición y tasación por estos dos últimos Sres. del solar y edificación de la actual caseta de carabineros radicante en la calle de Pereda con esquina a la Alameda, y el solar o manzana número tres de la Zona del Canto de esta Villa situado entre las calles H o continuación de la Del Doctor Velasco por el Oeste, con la de la Marina (hoy Juan José Ruano) por el Norte, con calle privada o de luces por el Este y con la de Revilla por el Sur.

La valoración del solar y caseta actual de carabineros, de común acuerdo, fue de ochocientas pesetas y la valoración del solar, que tiene sesenta y tres metros de largo por veinticinco de fondo que en suma arroja la cantidad de mil quinientos setenta y cinco metros cuadrados, asciende a veinte mil cuatrocientas setenta y cinco pesetas es decir, a trece pesetas metro cuadrado, cuyo valor se fijó también de común acuerdo entre ambos Sres. Y para que conste, a los efectos de cesión por parte de este Ayuntamiento al Instituto de Carabineros del ochenta por ciento del importe de mencionado solar, siendo el veinte por ciento restante propiedad de la Hacienda y del Instituto de Carabineros a este Ayuntamiento de la caseta y solar hoy propiedad de mencionado Instituto, expedimos y firmamos por duplicado la presente acta».

El 15 de septiembre de 1915 Antonio Tovar, Teniente Coronel de la Comandancia de Santander del Cuerpo de Carabineros insta al Alcalde Santiago Basoa y Marsella «a la construcción a la mayor brevedad, en bien del ornato, por tratarse de sitio elegido, por sus excelentes condiciones de asiento e higiene para ensanche, embellecimiento y modernización de la población».

Pero los trámites se paralizan por la complejidad de la cesión y no será hasta 1918 cuando se retomen las negociaciones y las condiciones para ubicar definitivamente el Instituto de Carabineros en la Zona del Canto de la Villa de Laredo.

Fotos

Vídeos