El Puerto de Laredo retoma el pulso bajo la administración del Gobierno

El Puerto de Laredo retoma el pulso bajo la administración del Gobierno
Celedonio Martínez

El alquiler de atraques permanentes aumenta un 17% respecto a las cifras de 2016 a la par que crece el tiempo medio de estancia

Jesús Lastra
JESÚS LASTRALaredo

Un año le ha bastado al Gobierno de Cantabria para poner encima de la mesa estadísticas que acreditan que el Puerto deportivo de Laredo, que navegaba por la zozobra permanente y ofrecía una hiriente imagen de una dársena sin barcos tras una inversión millonaria por parte de la Administración, va recobrando el pulso.

Después de que el Ejecutivo asumiera la propiedad del equipamiento tras la quiebra de la concesionaria –aún está pendiente de concretar la indemnización que percibirá la Unión Temporal de Empresas (UTE) conformada por Ascan y FCC, suma que será establecida por los tribunales– la Consejería de Obras Públicas no oculta su satisfacción con los datos estivales en comparación con los guarismos de 2016. Como ejemplo, el alquiler de atraques permanentes, a fecha 22 de agosto, creció un 17% al pasar de 183 a 214 embarcaciones.

Pero hay más. Los arrendamientos transitorios también han arrojado un saldo positivo, sobre todo en lo relativo a los de temporada, que han incrementado «notablemente» su presencia en el puerto con estancias muy superiores a las del pasado ejercicio. En junio la presencia media fue de tres meses, en julio de dos y en agosto de uno, destacan desde la Consejería.

Estancia media

El periodo medio de estancia ha crecido en relación al verano pasado, superando los dos días, cuando en 2016 no se alcanzaba esta cifra en los tránsitos.

En los datos relativos a los tránsitos sí que se observa esta tendencia alcista. Mientras que en 2016 se contabilizaron 205 y 317 embarcaciones en julio y agosto, este verano han pasado por la villa pejina 275 y 346 barcos, un incremento del 78 y del 26%, respectivamente. No solo eso, sino que este crecimiento además viene acompañado de uno de los principales objetivos del departamento que dirige José María Mazón, como es el del incremento de la estancia media de los clientes. Así las cosas, mientras hace 12 meses el tiempo promedio era de 1,65 y 1,9 días, en la actualidad se ha pasado a 2,14 y 2,21 días.

«Estamos bastante satisfechos con el camino que hemos recorrido en poco más de un año tanto en número de barcos como en cuanto a las actividades que estamos llevando a cabo», reconoce el propio Mazón, que agrega que la idea pivota en torno a «ir dotando de más servicios a la instalación».

214

es el número de atraques permanentes alquilados a 22 de agosto, frente a los 183 de 2016.

El consejero de Obras Públicas, área de la Administración sobre la que recae la titularidad de los puertos cántabros, alaba la eficacia del «sistema mixto de gestión que adoptamos en torno a servicios públicos más concesiones». Con la colaboración del Club Náutico, que también explota determinados servicios en el complejo de Laredo, «estamos logrando que la dársena empiece a funcionar como deseamos», admite.

¿Cómo se han conseguido estos ‘brotes verdes’? «Estamos tratando de potenciar el equipamiento con una campaña de divulgación en el País Vasco, Francia y Gran Bretaña, ya que nos interesa mucho el visitante exterior», informa. De momento, en los tránsitos estivales se observa que, en julio, el 65% de los barcos tenía matrícula española; el 28% francesa; y el 7% provenía de otras zonas de la Unión Europea como Gran Bretaña o Alemania. En agosto, en cambio, el 52% de los clientes fueron nacionales, el 38% galos y el 13% de otros puntos de la UE. En cuanto a pernoctaciones, también se aprecia una mejoría, pues las 1.355 de los dos últimos meses contrastan con las 938 del año anterior, una subida del 44,45%.

Clientes potenciales.

El Gobierno está haciendo diversas campañas promocionales para captar clientes en el País Vasco, Francia y Gran Bretaña, mercados considerados prioritarios.

A pesar de estos guarismos alentadores, Mazón no quiere hablar de «un objetivo numérico concreto» para que la instalación alcance el necesario punto de equilibrio económico y se afiance en la senda de la rentabilidad. «Lo que buscamos es que en cinco o diez años el puerto esté consolidado en su funcionamiento y tenga ocupado un muy alto porcentaje de sus atraques. Lo que es evidente es que la parte pesquera está siendo un éxito y la zona náutica está mejorando».

Más actuaciones

El titular de Obras también pone el foco en las diversas actuaciones desarrolladas en el último año para explicar el mejor desempeño del puerto pejino. De hecho, los nuevos balizamientos, la rampa flotante, la puesta en marcha vía concesión de un negocio hostelero o la intención de albergar una etapa en 2018 de la prestigiosa regata ‘Le Figaro’ no son sino los primeros mimbres de un cesto que tendrá continuidad en los próximos meses.

Sin ir más lejos, la Consejería tiene previsto realizar una obra de conexión del entorno portuario con la propia localidad de Laredo tanto en forma de paseo como de carril bici que sirva de unión con el casco urbano. Este proyecto se contempla para el corto plazo y pretende dinamizar aún más el complejo. «Tenemos poco dinero, pero lo estamos gastando bien», sostiene Mazón.

Fotos

Vídeos