Las viviendas sociales de Laredo siguen deshabitadas después de diez meses

Imagen de las viviendas sociales construidas en pleno centro de la Puebla Vieja de Laredo. /Abel Verano
Imagen de las viviendas sociales construidas en pleno centro de la Puebla Vieja de Laredo. / Abel Verano

El Ayuntamiento no concederá la primera ocupación hasta que no se realicen una serie de remates y se cumplan las condiciones impuestas en la licencia de obras

ABEL VERANO LAREDO.

El próximo mes de noviembre se cumple un año desde que se sortearan las 12 viviendas sociales en régimen de alquiler que el Gobierno de Cantabria ha construido en pleno centro de la Puebla Vieja de Laredo, y todavía siguen sin habitarse porque no disponen de la pertinente licencia de Primera Ocupación.

El pasado mes de junio, fuentes de la Consejería de Obras Públicas aseguraron a este periódico que llevaban esperando la citada licencia «varias semanas» después de que se aclarase una discrepancia que existía por la instalación de persianas interiores en las viviendas, una actuación que, según las tesis del Consistorio pejino no permite el Plan Especial de la Puebla Vieja de Laredo. Por contra, el Gobierno de Cantabria defiende que dicho plan no se opone a la instalación de dichas persianas, y sí en el caso de que fueran exteriores.

Para resolver esta discrepancia entre administraciones, el Ayuntamiento de Laredo recurrió al departamento de Patrimonio de la Consejería de Cultura, que ha sido el encargado de informar sobre este asunto, que lleva bloqueado desde hace unos cuantos meses. Pues bien, dicho departamento entendía que las viviendas, tal y como están construidas, no vulneran el Plan Especial de la Puebla Vieja, con lo que, según el Gobierno de Cantabria, no hay ningún motivo para que las viviendas no pueden ser ocupadas de inmediato. Y eso a pesar de que el informe de Patrimonio no es vinculante, según señalaron desde la empresa pública Gesvicán, que ha sido la encargada de construir las viviendas.

Ayuntamiento y Gesvicán discrepan sobre el tipo de persianas instaladas

Este periódico ha tenido acceso a un decreto de Alcaldía con fecha 6 de julio, en el que se condiciona la concesión de la licencia de Primera Ocupación a una serie de aspectos. Por un lado, el Ayuntamiento pejino exige a la Consejería que preside José María Mazón que cumpla las condiciones impuestas en la Licencia de Obras otorgada el 11 de septiembre de 2014, que hacen referencia a las ventanas y balcones y la prohibición de persianas metálicas o de plástico.

Por otro lado, se requiere a Obras Públicas que aporte certificación del facultativo director de las obras que acredite el cumplimiento de las condiciones de la correspondiente licencia urbanística.

Solicitan la cesión de los restos de la muralla medieval

La agrupación vecinal Sí Se Puede Laredo ha presentado una moción para su debate en el próximo pleno en la que solicita a la empresa pública Gesvicán y a la Consejería de Obras Públicas la cesión al Ayuntamiento de Laredo del local comercial donde se encuentran los restos de la antigua muralla medieval, «para darle un uso acorde con la importancia del patrimonio histórico que alberga y asegurar su conservación y accesibilidad». Sí Se Puede Laredo entiende que la muralla medieval, aparecida durante las obras de construcción de las viviendas de alquiler social, constituye un bien de dominio público que debe conservarse y ponerse en valor, «es decir, que pueda ser accesible para ser visitada ya que forma parte de la historia de la villa como se puso de manifiesto en un informe arqueológico y como recoge la Ley de Patrimonio».

Además, el Ayuntamiento de Laredo solicita el cumplimiento efectivo de lo dispuesto en el artículo 4.3.4. del Plan Especial de la Puebla Vieja de Laredo. Por último, solicita la corrección de los puntos informados por el arquitecto técnico, jefe de la Brigada de Obras Municipales e ingeniero de caminos municipal, relativos a «diversos remates en materia de servicios urbanísticos».

«Larga espera»

El departamento que dirige José María Mazón lamentó el pasado mes de junio la «larga espera» a la que están haciendo frente los 12 agraciados en el sorteo de las viviendas, aunque tres de ellos renunciaron al no estar de acuerdo con las condiciones establecidas. «No entendemos por qué esta situación se está demorando tanto en el tiempo, una vez que Patrimonio ha dejado claro que no se está vulnerando ningún plan. No hay que olvidarse que los adjudicatarios son vecinos con una serie de necesidades, entre ellas, la de ocupar su vivienda», apuntan desde Obras Públicas.

Hay que recordar que el Gobierno regional destinó a alquiler social doce de las 20 viviendas construidas en pleno centro de la Puebla Vieja pejina, puesto que las ocho restantes se reservarán para otros usos (cuatro se quedará el Ayuntamiento de Laredo para atender necesidades propias y otras cuatro Gesvicán para situaciones de emergencia).

Fotos

Vídeos