Fallece Miguel Ángel Díaz, exalcalde de Potes

Miguel Ángel Díaz/Pedro Álvarez
Miguel Ángel Díaz / Pedro Álvarez

Fue alcalde de la villa durante dos legislaturas

PEDRO ÁLVAREZPotes

¿Qué es lo que tienes Liébana,

que si estoy lejos de ti

siempre me haces llorar

cada vez que vuelvo a ti?

Quiero subir tus montañas,

quiero tumbarme en tus prados,

quiero estar dentro de ti,

quiero morir en tus brazos.

Estas dos estrofas escritas por Miguel Ángel Díaz, reflejan el cariño que desde niño tuvo a Liébana y a sus gentes. 'Cantolla', como cariñosamente se le conocía, deja una huella marcada en esta tierra que recorrió y que siempre disfrutó. Era un hombre tenaz, que siempre demostró gran tesón y capacidad de sacrificio, especialmente, después de sufrir un gravísimo accidente, del que se repuso con una gran fuerza de voluntad; un hombre del que su esposa Lupe y sus hijos fueron el eje de su vida.

Porque Cantolla era familiar, entrañable... Tenía un cariño especial hacia sus nietos, a los que también inculcó el conocimiento de la tierra lebaniega. Quiso volar y voló, para ver su querido rincón desde las alturas. Miguel Ángel fue relojero, una profesión que le venía de familia. Con sus manos hizo obras de arte, con paciencia y sensibilidad, ya que otra de sus pasiones fue trabajar la madera.

Quiso dar un paso adelante y se presentó para alcalde en su pueblo. Corría el año 1979. Durante dos legislaturas y en una candidatura independiente, se volcó en traer a la villa obras que han dejado huella. Durante estos años, el barrio de Rases tuvo agua y luz; se construyó el Centro de Salud; se dio un gran empuje a la ampliación y mejora de la Residencia de Ancianos; se cedieron los terrenos para el polideportivo y piscinas; se construyó la Casa de Cultura del barrio del Sol; se inauguró el monumento al médico rural; se inició la Escuela Taller y se hizo la traída de aguas desde el puerto.

'Cantolla' también tuvo afición por la poesía y por los libros. Poemas dedicados a la tierra lebaniega y libros como 'Entre los Picos de Europa' y 'Liébana, un paraíso en la tierra', son el fiel reflejo de su entrañable cariño a la comarca lebaniega y Picos de Europa.

Muchos días subió hasta el mirador de San Miguel, uno de sus rincones favoritos, para conversar de su tierra con los visitantes que se acercaban hasta ese lugar. Ayer inició el vuelo final, un vuelo desde donde seguirá contemplando esta tierra lebaniega que tanto amó y disfrutó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos