La festividad de San Roque se celebró en la ermita entre Vendejo y Caloca

Celebración de la misa en el interior de la ermita de San Roque/
Celebración de la misa en el interior de la ermita de San Roque

Los romeros degustaron una paella en la campa junto a la ermita

PEDRO ÁLVAREZVendejo

Vecinos de Vendejo, de Caloca y del resto del municipio de Pesaguero, junto a romeros de otros lugares de la comarca y visitantes, disfrutaron de un día de convivencia en la fiesta de San Roque, celebrada en la ermita situada entre las dos localidades lebaniegas.

Durante los meses de verano las fiestas se suceden en los pueblos de la comarca y son motivo de reencuentros de familiares y amigos, muchos de los cuales acuden ese día para disfrutar de una jornada de alegría.

La fiesta, que estuvo organizada y patrocinada por el Ayuntamiento de Pesaguero, dio comienzo con una misa solemne en el interior de la ermita, oficiada por el párroco y arcipreste de Liébana, Elías Hoyal, quien recordó la figura de San Roque, «nacido en el siglo XIV en la localidad francesa de Montpellier, en el seno de una familia rica, pero que lo dejó todo para ser un peregrino, dedicándose a ayudar a los enfermos, principalmente, de peste, llegando finalmente a contagiarse él de la terrible enfermedad que entonces asolaba a Europa». La misa concluyó con el canto de la tradicional Salve.

Ya en el exterior, los romeros fueron invitados a un aperitivo, mientras Chucho Fuente, alcalde de Cabezón de Liébana, preparaba una paella. Entre las autoridades que asistieron a la fiesta se encontraba Vicente Vélez, alcalde de Pesaguero, junto con Javier Gómez, alcalde de Potes; Isabel Urrutia, diputada regional del PP, y varios concejales y concejalas de la comarca.

La degustación de la paella dio paso al baile, que estuvo amenizado por 'Peña Sagra y sus teclados'

Fotos

Vídeos