Dos rescates en 24 horas en la Aguja Ostaicoechea

Miembros del GREIM durante el rescate a dos montañeros en Picos de Europa
Miembros del GREIM durante el rescate a dos montañeros en Picos de Europa / Guardia Civil
Picos de Europa

El Greim y el 112 han ayudado este martes y miércoles a dos parejas de escaladores distintos a liberar las cuerdas que se les habían quedado enganchadas en esta cumbre del macizo central de los Picos de Europa

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander

No es una de las escaladas más difíciles de los Picos de Europa, pero sí es una de las grandes clásicas. Una vía muy apetecible tanto para los que se inician en la escalada alpina como para aquellos más experimentados que quieren disfrutar de lo aéreo y espectacular de su trazado. Esta especie de colmillo pedregoso, que forma parte de la cresta integral de las llamadas Agujas del Tajahierro, ha sido protagonista este martes y miércoles. En menos de veinticuatro horas, el Greim y el 112 han tenido que rescatar allí a dos parejas de escaladores, ambas por el mismo motivo: se les quedaron enganchadas las cuerdas en los descensos.

El primero de los rescates se produjo este martes por la tarde. La Guardia Civil de Montaña acudió a la llamada de auxilio de dos vecinos de Murcia, un hombre de 47 años y una mujer de 40, a los que se les había atascado las cuerdas en el segundo de los rápeles. La Aguja Ostaicoechea está situada a apenas veninte minutos de la Estación superior de Fuente Dé, más conocida como El Cable, muy cerca de la Collada de Covarrobes. Los montañeros, una vez hicieron cumbre, se econtraron con los problemas al llegar a la segunda reunión. No podían ascender para recuperar las cuerdas y tampoco podían bajar. Así que avisaron al 112, que a su vez alertó al Greim. Los guardias civiles de montaña consiguieron llegar hasta la terraza donde se encontraban los escaladores, les proporcionaron agua y ropa de abrigo y continuaron con la labor de recuperación del material atascado. Para lograrlo, escalaron 40 metros por una pared vertical y, a continuación, montaron dos rápeles para poder bajar ellos y los escaladores rescatados.

Rescate del martes. / DM

En el trayecto de bajada hacia el teleférico, los mismos guardias que habían protagonizado el rescate tuvieron que asistir a una mujer, de 33 años y vecina de Sevilla, que se encontraba tumbada en el suelo, con heridas en una rodilla y en una mano. Esta se dirigía del Cable a Áliva, una ruta muy concurrida, cuando sufrió el percance. El Greim le hizo una primera cura sobre el lugar y la acompañó hasta su vehículo donde le realizaron una segunda atención.

Una escalada clásica

La Aguja Ostaicoechea es una de las vías clásicas del Macizo Central de los Picos de Europa, que fue abierta por primera vez en 1966 por Pedro Udaondo y Alfonso Urones. Forma parte de la cresta integral que va de esta cumbre hasta Peña Vieja, la cima más alta de Cantabria. Su dificultad técnica es media aunque, como toda actividad alpina, requiere de un cierto compromiso y destreza en las maniobras, además de, en ocasiones, suerte para que las cuerdas no se queden enganchadas.

El segundo suceso en la Aguja Ostaicoechea se ha registrado este miércoles. En esta ocasión fue el helicóptero del 112, que se encontraba en esos momentos sofocando un incendio forestal en el cercano monte Yebas, en Cabezón de Liébana, el que atendió la llamada de auxilio. Dos montañeros madrileños, un hombre de 32 años y una mujer de 34, no han podido recuperar la cuerda tras realizar el primer rápel de descenso de la vía. El piloto de la aeronave se ha acercado a la cima, a donde ha descendido un técnico de rescate que ha sido el que ha liberado las cuerdas que a continuación ha permitido a los dos escaladores continuar con el descenso por sus propios medios.

Rescate de este miércoles. / DM

Fotos

Vídeos