Los Reyes vuelven a Cantabria el día 19 para visitar Santo Toribio de Liébana

Los Reyes, en su visita del pasado día 23 de junio a Santander. / EFE

consuelo de la peña
CONSUELO DE LA PEÑASantander

Habrá que poner velas al santo y rezar muchas oraciones para que el próximo miércoles, día 19, brille el sol en el cielo de Liébana y los Reyes de España puedan visitar el Monasterio de Santo Toribio y dar un impulso real al Año Jubilar Lebaniego, que comenzó el pasado 23 de abril y se prolongará durante un año.

Don Felipe y doña Letizia viajarán ese día a Liébana y, como manda la tradición, cruzarán la Puerta del Perdón del monasterio, uno de los cinco lugares del mundo, con Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz (Murcia), donde se conmemora el año santo desde la Edad Media y en el que se conserva el mayor trozo de la Cruz de Cristo, el ‘Lignum Crucis’.

La presencia de la pareja real en Liébana iba a coincidir con la inauguración del Centro Botín el pasado 23 de junio, pero el riesgo de volar en helicóptero en condiciones adversas de meteorología aconsejó la cancelación del viaje.

Los Reyes iban a iniciar el recorrido por la mañana en Santo Toribio de Liébana, con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, como anfitrión, y desde Santo Toribio se desplazarían a Santander para participar en el acto inaugural del centro artístico puesto en marcha por la Fundación Botín. Pero el mal tiempo frustró la presencia de los monarcas en Potes y obligó a la Casa Real a cambiar los planes. Aunque más que una cancelación fue un aplazamiento, porque la visita se ha retrasado a julio, en concreto al próximo día 19.

La presencia de los Reyes en Liébana es el mejor cartel promocional

Felipe VI aseguró en Santander que tanto él como doña Letizia intentarían «volver» al monasterio de Camaleño «lo antes posible», y así lo harán. Revilla, el artífice de la invitación real, vio la botella medio llena ante la suspensión del viaje lebaniego. «Es un día incompleto, pero no hay mal que por bien no venga», señaló en el acto de apertura del Centro Botín, ya que esta circunstancia «dará lugar a que nos vuelvan a visitar próximamente. Tendremos en este año dos veces a los Reyes en Cantabria», enfatizó el presidente.

Fue el jefe del Ejecutivo quien encadiló a los Reyes en la última edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), celebrada en enero, para que se acercaran a Santo Toribio, sabedor de que la presencia de los monarcas es el mejor cartel promocional de Cantabria y del Año Jubilar Lebaniego. En aquel acto Revilla sacó toda su artillería dialéctica y, sin rubor, les espetó que «gracias a un cántabro como Don Pelayo, Don Felipe puede ser Rey hoy».

En principio estaba previsto que Don Felipe y doña Letizia asistieran al acto de apertura de la Puerta del Perdón, que se celebró el 23 de abril, pero no pudo ser por cuestiones de agenda. El estreno del Centro Botín brindaba una oportunidad excepcional para organizar la visita al monasterio. Era el primer viaje que Felipe VI hacía a Cantabria junto con doña Letizia desde el relevo en la Corona en junio de 2014. Como jefe de Estado, don Felipe estuvo en Santander en septiembre de aquel año para trasladar su pésame por la muerte del banquero Emilio Botín y asistir al arranque del Mundial de Vela. Pero la meteorología impidió el traslado a la comarca lebaniega.

Fotos

Vídeos