Los tramperos consiguen atrapar al osezno herido de Cambarco

El animal fue cazado a lazo, en la tarde noche del miércoles, y ahora los especialistas evaluarán el estado de su pata para conocer si resultó herido por bala en una cacería

Agentes del Medio Natural estuvieron esta semana preparando el terreno. / Alberto Aja
Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOSantander

Llevaban días preparando el terreno y este miércoles se consiguió cerrar en positivo el primer capítulo de la historia del osezno de Cambarco. El animal llevaba vagando sólo, herido en una pata y sin su madre por el municipio de Cabezón de Liébana más de dos meses, hasta que el operativo dispuesto por la Dirección General de Medio Natural ha dado sus frutos. Han sido los tramperos del Ministerio de Medio Ambiente quienes lo han cazado a lazo al primer intento y al atardecer. La cría de oso ha pernoctado tranquilo en un hospital de campaña que se improvisó en Tama, y este jueves será trasladado al centro de recuperación de fauna salvaje de Villaescusa. Por otro lado, la Fiscalía de Medio Ambiente ya ha abierto diligencias para investigar qué le ocurrió al animal.

El mismo método que se utilizó en su día para cazar a la vieja ‘Güela’ ha servido ahora para atrapar al osezno. Falló la trampa Culvert (que llevaba instalada desde el 21 de noviembre y fue activada en dos tiempos) y se pasó al plan ‘B’. Este miércoles llegaron los tramperos del Ministerio de Medio Ambiente, quienes se sumaron al operativo junto a los guardas, agentes del medio natural y veterinarios que han estado trabajando en el seguimiento del oso todo este tiempo. Ya habían acudido días antes y se había procedido a cebar al animal. Este miércoles se preparó todo y, en torno a las 19.00 horas se capturó al osezno «a lazo».

La primera evaluación de su estado se realizó en Cambarco y poco después se le trasladó a Tama para atenderle, donde se montó un hospital de campaña que ya se tenía preparado de antemano ante la previsión de capturarlo.

Fiscalía de Medio Ambiente

Fuentes del operativo aseguraron que el osezno se encontraba en buen estado y con una pata aparentemente «rota», aunque se desconoce qué motivó esa lesión. Precisamente, ése es el caballo de batalla ahora de los colectivos conservacionistas que han solicitado que se abra una investigación por lo sucedido para esclarecer dos incógnitas claves. La primera de ellas, qué le pasó al oso, y la segunda, qué pudo pasar con la madre, ya que una cría de esta edad nunca va sola.

Según ha podido conocer este miércoles este periódico, la Fiscalía de Medio Ambiente ha comunicado ya por escrito a las entidades conservacionistas que denunciaron el caso del osezno que se han «abierto diligencias» ya para esclarecer qué le pasó al animal y descartar o confirmar si éste fue herido por una bala en una cacería, como se ha especulado.

Ayer, el presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero –que ha sido muy crítico con la gestión que se ha realizado con este oso por parte de Medio Natural– hacía una primera valoración de la noticia en positivo. «Nos alegramos mucho de que la operación haya sido un éxito y no podemos más que felicitar al equipo que lo ha rescatado», valoró.

No obstante, el responsable de la FOP insistió en que ahora «es muy importante» identificar la causa de la herida en la pata, para lo que se pedirá la participación de un perito o veterinario «externo» a la Consejería de Medio Rural. Asimismo, insistió en que «el empeño» debe ser curar la pata al animal y «tratar de reinsertarlo en su medio radio equipado», para ver si hay posibilidad de devolverlo al monte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos