Tresviso se queda aislado

Imágenes del pueblo de Tresviso y vistas de Liébana, esta mañana./Pedro Álvarez
Imágenes del pueblo de Tresviso y vistas de Liébana, esta mañana. / Pedro Álvarez

Aunque las máquinas tratan de limpiar la única vía de acceso al pueblo, la ventisca lo cubre de nuevo en cuestión de minutos

Mariña Álvarez | efe
MARIÑA ÁLVAREZ | EFETresviso

El pueblo de Tresviso está incomunicado. Es la primera vez en este invierno que la pequeña localidad se queda aislada por la nieve, una vicisitud que ocurre aquí casi cada invierno, con episodios memorables como el mes entero que estuvo aislado el año pasado. La ventisca ha tapado su única carretera y no se puede entrar ni salir desde primera hora de esta mañana. La quitanieves trabaja sin descanso «y ya solo le quedan por limpiar cuatro kilómetros», indicaba a este periódico Miguel Campo, responsable del bar del pueblo, sobre las 11.00 horas. Pero ojo, que la máquina llegue hasta el final no significa que de pronto se pueda entrar y salir de Tresviso con normalidad, «porque hace tanto viento que en diez minutos se vuelve a tapar».

Porque ha sido el fuerte granizo que ha caído esta noche y a primera hora de la mañana, más que la nieve que también ha llegado a Tresviso, el que ha cerrado el acceso al municipio más alto de Cantabria -situado a 900 metros-, que, como todos los inviernos, está preparado para pasar un tiempo «bloqueado».

En 2015, 25 días aislados

Sin embargo, su alcalde, Javier Campo, explica que esperan que a última hora de esta tarde, si las condiciones meteorológicas lo permiten, abrir «algo» la carretera que da acceso al municipio a través de la localidad asturiana de Sotres.

Una cuña ha intentado, entre esta noche y esta mañana, abrir el acceso a esta localidad, pero se ha quedado a cinco kilómetros del pueblo, no tanto por la nieve sino por el granizo caído en las últimas horas, que es «peor».

Javier Campo cuenta como el granizo provoca un «mayor espesor» para el paso de las cuñas y las quitanieves, sobre todo con la «fuerte bajada» que tiene la carretera que permite llegar a Tresviso.

También ha habido «bastante ventisca» en la parte alta del puerto que da acceso al pueblo, con lo que ahora está cerrado, pero Campo insiste en su confianza de que «a última hora de la tarde» pueda abrirse la carretera.

En Tresviso habrá unos veinte centímetros de nieve, aunque el espesor parece mayor por todo el granizo que ha caído.

Sin embargo, la veintena de vecinos que tiene este municipio cántabro, situado en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa, saben perfectamente lo que es el invierno y lo que supone estar días sin poder salir del pueblo. Y, por eso, no hay problema. «Solo faltaba, el primer día de nieve», dice bromeando el alcalde.

Los vecinos de Tresviso están siempre preparados en invierno, cuentan con todo lo necesario y también son conscientes de que viven a 900 metros de altitud, en un paraje espectacular para la vista, pero difícil para el acceso, en el caso de que la nieve llegue, como hace siempre por estas fechas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos