Los alumnos de Udías vuelven a clase hasta que se organice Educación

El pasado jueves los padres se concentraron en señal de protesta
El pasado jueves los padres se concentraron en señal de protesta / Javier Rosendo

Los padres deciden dar un margen a la Consejería y esperar los nuevos nombramientos para volver a solicitar el cambio de horario

LUCÍA ALCOLEAUdías

Los alumnos del colegio Monte Corona de Udías acudirán a clase con el horario habitual hasta que los padres comiencen las negociaciones con los nuevos cargos de la Consejería de Educación para efectuar un cambio de horario.

La decisión fue trasladada ayer por el presidente de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA), Roberto Rivera, tras la reunión mantenida entre los padres que están a favor del cambio de horario (un 85%) y el resto de progenitores que se posiciona en contra. Al encuentro acudió también el inspector de Educación, Lino Torralbo, quien ofreció a los afectados «la posibilidad de solicitar la jornada continua en el proceso ordinario que tiene lugar en el mes de noviembre».

Una propuesta que no ha convencido a esta mayoría de padres, que lo que quiere es un cambio en el horario actual del centro, que es de 9.45 a 13.15 y de 15.00 a 16.30 horas, a una jornada de 9.20 a 15.30 horas, con una parada de una hora y media para comer (actualmente disponen de dos horas para comer).

Ante la negativa de la Consejería de Educación, a quien los padres solicitaron este cambio de horario en el mes de agosto, se decidió que el pasado jueves, día de comienzo del curso escolar, los pequeños no acudirían a clase. Ayer lunes, los niños retomaron las clases pero salieron un cuarto de hora antes del horario habitual para realizar una protesta a la entrada del centro educativo.

Tras la reunión que tuvo lugar por la tarde, Rivera y el resto de padres calificaron la decisión de la Consejería de «política», algo paradójico, afirmaron, «ya que ahora mismo no hay políticos». A pesar de todo, los padres acordaron dar un margen a la Consejería «y esperar a que tengan lugar los nuevos nombramientos». En cuanto se efectúen los cambios previstos en el Ejecutivo, «volveremos a ponernos en contacto con el consejero de Educación y a plantearle nuestra propuesta».

Esta modificación de horario, que supone acortar la hora destinada al comedor, «no es lo mismo que una jornada continua», aclararon, que es lo que les propuso el inspector de Educación. «Quiere que esperemos a noviembre al proceso ordinario, cuando nosotros lo que pedimos es algo extraordinario», aclaraba ayer una madre.

El motivo por el que solicitan este cambio es que con el actual horario «ningún profesor elige este centro y todos los que vienen son interinos que se terminan marchando», expuso la directora del centro, Luisa Ferández. Una transitoriedad que supone, según los padres, «un problema para nuestros hijos, que no tienen una continuidad en el aprendizaje».

La directora del centro explicó que «se trata de un problema que tiene lugar en todos los colegios que están en entornos rurales, donde los padres no están de acuerdo con la jornada continua porque temen perder el comedor gratuito y por eso votan en contra». «Creo que la Consejería de Educación debería intervenir y plantear una solución a nivel general para que en los entornos rurales, con la jornada partida, los niños no terminen las clases a las cinco».

Fotos

Vídeos