Archivada la denuncia contra la exalcaldesa de Cabezón de la Sal

Esther Merino /Javier Rosendo
Esther Merino / Javier Rosendo

El Tribunal de Cuentas emite un auto en el que ratifica «la inexistencia de supuestos constitutivos de alcance» del anterior gobierno municipal

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEA

El Consejero de Cuentas de la Sección de Enjuiciamiento Departamento 3º del Tribunal de Cuentas, José Manuel Suárez Robledano, ha emitido un auto en el que notifica el archivo de la denuncia realizada en diciembre de 2016 por la exalcaldesa de Cabezón de la Sal, Isabel Fernández (PSOE), en la que acusaba al anterior equipo de gobierno municipal (PP y PRC) y presidido por la popular Esther Merino, de haber cometido delitos relacionados con las cuentas municipales entre los años 2012 y 2015.

La notificación del consejero le ha sido remitida al Ayuntamiento después de que el mismo tribunal notificara hace un mes «la inexistencia de supuestos constitutivos de alcance» con respecto a esta misma cuestión.

El actual alcalde de Cabezón, Víctor Manuel Reinoso (PRC), envió ayer el informe a los medios de comunicación. En el documento, ratifica lo que en su día dedujeron los técnicos del tribunal, quienes consideraron que «el anterior gobierno municipal no cometió irregularidades», lo que coincidió a su vez con el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº6 de Torrelavega en mayo del año pasado, que aseguraba que «no ha resultado debidamente acreditada la comisión de los delitos investigados», basados, según denunció Fernández, en el gasto por parte del anterior gobierno de 1.690.000 euros al margen del presupuesto. En el presente Auto no se realiza sino una deducción similar, al confirmar lo que dictó el Ministerio Fiscal el 2 de marzo, donde el delegado instructor llega a la conclusión de «ausencia de responsabilidad contable».

Por su parte, la exalcaldesa que en su momento puso la denuncia, Isabel Fernández (PSOE), aseguró ayer que «no me corresponde opinar sobre este asunto, ya que actualmente ya no estoy como política en el Ayuntamiento». Merino por su parte, opinó que el auto «confirma que se trataba de una farsa de Isabel Fernández para desacreditarme» y exigió que «sea ella quien pague de su bolsillo los 30.000 euros de abogada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos