Los ayuntamientos con la educación

Los bancos de recursos son un instrumento primordial para garantizar la educación pública gratuita. /Javier Rosendo
Los bancos de recursos son un instrumento primordial para garantizar la educación pública gratuita. / Javier Rosendo

Siete consistorios de la comarca acuerdan contribuir a financiar el banco de recursos de los institutos Valle del Saja y Foramontanos de Cabezón

LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Los ayuntamientos de Cabezón de la Sal, Cabuérniga, Los Tojos, Mazcuerras, Ruente, Udías y Valdáliga contribuirán a financiar el banco de recursos del los institutos Valle del Saja y Foramontanos de Cabezón de la Sal. La medida es fruto del «preacuerdo» que fue firmado el jueves en el acto celebrado en el IES Valle del Saja, donde se contó con la asistencia del consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, de la directora general de Innovación y Centros Educativos, Isabel Fernández, y de representantes de los siete ayuntamientos, que aportan estudiantes a estos dos centros educativos. El objetivo, según explicaron los directores del Saja y el Foramontanos, Juan Jácome y Manuel Sánchez, respectivamente, «es lograr la práctica gratuidad del material escolar». Un trabajo que se ha logrado, insistieron ambos, «gracias a la colaboración y el gran trabajo realizado por las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de ambos centros», que han impulsado y han hecho posible el funcionamiento de estos bancos de recursos.

Dichos recursos están formados por material escolar, sobre todo por libros, «que han sido muy cuidados y que pueden servir a varios alumnos de un año para otro». A pesar de que los estudiantes se conciencian sobre la importancia de cuidar el material escolar, «cada curso es necesario reponer lo que ya no es utilizable», para lo que se cuenta desde hace dos años con una ayuda económica de la Consejería de Educación, a la que ahora se unirá la que aporten los ayuntamientos, que han fijado una cantidad de en torno a 33 euros por alumno matriculado. Los bancos de recursos constituyen un instrumento de utilidad para facilitar el acceso a la educación en condiciones de una mayor igualdad, al suministrar los materiales curriculares a todos los alumnos de la educación obligatoria que así lo deseen, además de constituir un vehículo para fomentar la cultura de la reutilización de los libros

Juan Jácome expresó que espera que en el futuro «este acuerdo se pueda hacer extensible a la escuela de adultos de Cabezón de la Sal y a los dos centros de primaria». El jueves fue un día de celebración para los miembros que componen la comunidad educativa. «La educación es una labor colectiva y hoy celebramos que diferentes instituciones se ponen de acuerdo», resaltó el director del IES Valle del Saja «para generar un clima de diálogo, armonía y franqueza». Una jornada que Manuel Sánchez definió como «histórica». En el acto, el consejero de Educación destacó que los bancos de recursos constituyen una experiencia «colaborativa, sostenible, responsable y solidaria» y que el esfuerzo «compartido y de colaboración que supone este compromiso es un magnífico ejemplo de educar haciendo». Mañanes valoró también el esfuerzo realizado por estas instituciones municipales, «que supondrá un apoyo extraordinario para los habitantes de la zona». Y recordó a las familias implicadas en la gestión de los bancos de recursos, «que raealizan un trabajo callado y silencioso», dijo. Mañanes expresó su satisfacción «por la implicación de todas las partes en favor de la educación pública». Todo ello, «con el fin de cumplir con el mandato constitucional de educar para que estos estudiantes sean ciudadanos libres y responables, y nos ayuden a transformar esta sociedad donde todavía hay tanta injusticia».

«Celebramos que las instituciones se ponen de acuerdo para generar un diálogo y armonía»

Por su parte, la directora general explicó que la Consejería «aporta alrededor de dos millones de euros a esta iniciativa» y valoró la «unión de todos los esfuerzos para ir en la misma dirección». Los alumnos representantes de los consejos escolares dijeron que «participar en un banco de libros es cuidar el material y ser solidario y responsable». «Hemos ahorrado muchos recursos y valoramos el diálogo, la comunicación y el consenso». El alcalde de Cabezón de la Sal, Víctor Manuel Reinoso, asisitó al acto acompañado de algunos concejales de su equipo de gobierno y remarcó que «hemos dado el paso de intentar que la educación obligatoria sea gratuita». Los asistentes pusieron como ejemplos iniciativas similiares que han llevado a cabo los ayuntamientos de Campoo-Los Valles, así como Camargo, Los Corrales de Buelna y Polanco, además de Piélagos, que fue el primero en poner en práctica una medida de este tipo. «A todos ellos hay que darles las gracias», dijeron.

Lo más destacado de este hecho es que el sistema educativo ha estado muchas veces sometido a la voluntad política y ha cambiado frecuentemente en función del color de los gobiernos. Sin embargo, el del jueves fue un acto de unión y de entendimiento entre las partes, dejando a un lado las siglas y los intereses particulares y mirando por el bien común.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos