Bárcena Mayor de cara al público

Bárcena Mayor es uno de los destinos preferidos por los turistas que se acercan al interior de Cantabria.
Bárcena Mayor es uno de los destinos preferidos por los turistas que se acercan al interior de Cantabria. / Javier Rosendo

La Mancomunidad Saja Nansa coloca un punto de información comarcal en la iglesia del pueblo y ofrece visitas guiadas

LUCÍA ALCOLEA

Lo primero que se ve nada más bajarse del coche en el aparcamiento fuera del pueblo de Bárcena Mayor es un panel con información sobre la calidad del aire. «Los Tojos. Calidad del aire: buena» y la fecha y la hora. Los turistas se acercan al pueblo por un camino de piedra donde algún letrero les informa sobre las bondades del lugar. Conjunto Histórico Artístico, un pueblo coqueto. De foto, con la esencia de Cantabria en cada piedra. Lleno de tipismo. Son las 11.30 horas de la mañana y está a punto de empezar la visita guiada que ofrece la Mancomunidad Saja Nansa a la iglesia de Santa María, donde además se ha instalado un punto de información comarcal. Esta visita guiada se ofrece desde comienzos de agosto y hasta el 17 de septiembre, y se enmarca dentro de las actuaciones de promoción que está llevando a cabo la Mancomunidad Saja Nansa en colaboración con los ayuntamientos que la conforman.

El proyecto lleva por nombre Promoción y Divulgación turismo, naturaleza, cultura y deporte en Saja Nansa e implica la colocación de puntos de información comarcal en las oficinas de turismo de estos ayuntamientos, entre otras muchas actuaciones. Tantas, que se ha de hablar de ellas de una en una. Lo de las visitas guiadas a la iglesia de Bárcena Mayor, rehabilitada recientemente gracias a la insistencia de un grupo de vecinos, es una exitosa novedad. Lo explica Carmen Fernández, geógrafa, que hace de guía los jueves y los domingos, a las 11.30 y a las 13.00 horas. «Se trata de la única iglesia, aparte de la de San Vicente de la Barquera, donde se realizan visitas guiadas», explica. Su mirada es ancha y uno se siente afortunado cuando le ofrecen una explicación tan panorámica. Todo forma parte de ese objetivo de informar siempre desde un punto de vista comarcal. De abrir el cerco y ver los diferentes pueblos de la comarca como un abanico que ofrece aire a un turista que se mueve y fluye por los cuatro costados de Cantabria.

«Tomando como ejemplo la visita a la iglesia de Bárcena Mayor, les hablo a los visitantes sobre el patrimonio religioso de la comarca y les explico el contexto económico, social y político», explica Carmen. Es decir, la visita no sólo habla de la forma de los ábsides del templo y de su por qué, sino que se le invita al turista a visitar la iglesia de Renedo de Cabuérniga «y quedarse prendado de su portalada barroca», o la de Treceño. «Generalmente, se habla del patrimonio civil, pero no religioso y la comarca en general tiene una serie de iglesias que merecen la pena y que hasta ahora no se han enseñado ni se ha aprovechado de cara al turismo», matiza esta experta. Carmen ha sido contratada para realizar las visitas guiadas y detectar las necesidades de la comarca en este sentido bajo el prisma de potenciar sus recursos de forma conjunta.

Para ello, se ha contratado además a un historiador y tres diplomados en turismo. «Hemos realizado un inventario sobre el patrimonio religioso y en la visita intento explicar qué tipo de situaciones se han dado históricamente para llevarnos a poseer este patrimonio». A pesar de que reconoce que «Cantabria no tiene la riqueza religiosa en forma de monumentos que puede tener Castilla, sí que tenemos edificios religiosos que mostrar, más allá del románico de la Colegiata de Santillana del Mar».

De ahí la novedad de esta iniciativa. Por la iglesia de Bárcena Mayor, según los datos recogidos hasta ahora, «pasan alrededor de ochenta personas en los días de visita», matiza María José Urraca, coordinadora del proyecto en la Mancomunidad Saja Nansa. «Es el resultado de trabajar en red con los ayuntamientos y la Mancomunidad», resume. La apuesta de la Mancomunidad con este proyecto de promocionar la comarca pasa por «rehabilitar y cuidar lo que tenemos para sacarle partido». Esa rehabilitación, asegura, «revierte en el desarrollo de estos pueblos».

Su objetivo es realizar un proyecto «que vaya más allá, y que consiste en patrocinar el territorio de forma común». «Antes, las oficinas de turismo de algunos de los pueblos de la comarca cerraban algún día de la semana y gracias a esta apuesta y a este proyecto, ahora se abren todos los días». Entre las iniciativas, también está la de instalar un punto de información turístico a la entrada del bosque de las secuoyas de Cabezón de al Sal, lo que ha supuesto otro éxito rotundo. «Ten en cuenta que de esta manera, a la gente que visita las secuoyas o la iglesia de Bárcena Mayor, se les invita a acercarse a la Ferrería de Cades, por lo que pretendemos que los flujos de visitantes puedan moverse de una parte del territorio a otra, ofreciéndoles itinerarios y distintas opciones para conocer nuestra comarca», apunta la coordinadora.

«La apuesta de la Mancomunidad pasa por cuidar lo que tenemos para sacarle partido»

Además, matiza, «igualmente, tras la finalización del periodo de apertura de los puntos de información comarcal, podremos hacer un análisis de la demanda real, de las prioridades y las necesidades a plantear en nuestra comarca a nivel turístico, con un conocimiento más exhaustivo de nuestros recursos y mejoras que se pueden llevar a cabo en esta materia, con el fin de crear un producto de calidad para nuestros visitantes de cara al próximo año europeo del Patrimonio». Un éxito por el momento que seguramente seguirá dando de qué hablar.

Fotos

Vídeos