Cabezón tiene un nuevo policía

A partir de ahora, las patrullas se realizarán siempre por parejas. :: JAVIER ROSENDO/Javier Rosendo
A partir de ahora, las patrullas se realizarán siempre por parejas. :: JAVIER ROSENDO / Javier Rosendo

Desde el pasado 1 de diciembre, el cuerpo de la Policía Local del municipio cuenta con un nuevo miembro, atendiendo así una demanda histórica

LUCÍA ALCOLEA Cabezón de la Sal

Tras varios años solicitándolo y no pocos trámites burocráticos, Cabezón de la Sal cuenta desde el pasado día uno de diciembre con un nuevo agente en el cuerpo de la Policía Local, lo que va a suponer que las patrullas se realicen a partir de ahora siempre en parejas y un cambio en el horario de trabajo de cara al próximo año, de forma que se cubran algunas noches de los sábados, algo que hasta ahora no se podía contemplar. «No es la panacea, porque según el reglamento, a Cabezón de la Sal le correspondería tener el doble de agentes en el cuerpo de la policía (1,5 policías por cada mil habitantes), es decir, unos doce» y actualmente son seis y un agente que ha pasado a una segunda actividad, «por lo que estamos igual que antes». Para ofrecer un servicio de calidad, explica el jefe, «tendríamos que estar las 24 horas y eso es imposible de cubrir entre vacaciones, permisos, bajas, etc». Al final, dice, «siempre hay un compañero que tiene que sustituir a otro».

Lo que sí ha cambiado es que a partir de ahora ninguno de los agentes realizará las patrullas en solitario, como ha venido sucediendo hasta ahora en algunas ocasiones. ¿Peligroso? «Peligroso es siempre, aunque vayas acompañado, pero solo lo es más». La creación de esta nueva plaza de policía también tendrá incidencia en el horario de trabajo. «Durante muchos años estuvimos cubriendo el servicio del sábado noche, pero en los dos últimos dejamos de hacerlo», explica Joaquín. Sin embargo, «en la propuesta del nuevo horario que he presentado a la Alcaldía, incluyo cubrir algunas tardes y noches del sábado, de forma que se realice la tarde de sábado una semana y la noche de sábado la semana siguiente, alternándolas», matiza. También quiere que haya patrullas los domingos, «o bien en servicio de mañana o bien en servicio de tarde, y los días festivos». En general, apunta, «vamos a estar presentes desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche y siempre va a haber al menos una persona disponible». Un avance primordial «para garantizar la seguridad de los ciudadanos, ya que para eso estamos aquí».

A pesar de todo, la buena nueva llega con bastante más retraso de lo esperado, ya que el año pasado, la anterior alcaldesa, Isabel Fernández, ya inició los trámites para cubrir esta nueva plaza de Policía Local, que sin embargo se alargaron en el tiempo hasta comienzos de mes, en que se cubrió definitivamente. «La selección se ha dilatado bastante en el tiempo», reconoció Joaquín, «porque ha habido que salvar una serie de obstáculos». Pero lo importante, añade, «es que esta persona ha empezado a trabajar con ganas e ilusión y con esa dedicación al ciudadano con la que todos empezamos, lo que esperamos continúe siendo así».

«Hace 35 años éramos tres agentes y desde entonces hemos logrado ser el doble»

Con respecto a la necesidad de ir incorporando más agentes al cuerpo, Joaquín Sánchez, policía en Cabezón desde hace 35 años, es optimista. «Cuando yo empecé, éramos tres agentes y desde entonces, hemos logrado el doble». La ley en Cantabria, apunta, «recomienda a los ayuntamientos que vayan adaptando sus plantillas al número de habitantes». Nosotros, asegura, «con cuatro agentes más ya daríamos un servicio de calidad al cien por cien las 24 horas». «Sería lo ideal como municipio cabecera de comarca que somos y centro neurálgico de multitud de actividades». «Es algo que deberían pensar los alcaldes y los políticos en general», insiste.

El debate sobre el número de agentes que hay en la Policía Local de Cabezón aumentó el año pasado como consecuencia de varios robos que se produjeron en la localidad con cierta frecuencia. Los hurtos fueron perpetrados por cacos que cometían el delito con relativa facilidad ante la falta de presencia policial, por lo que algunos de los comerciantes que se vieron amenazados valoraron incluso la posibilidad de realizar patrullas de vigilancia. Idea que finalmente no se puso en práctica. También, la anterior alcaldesa, Isabel Fernández, valoró en serio la posibilidad de colocar cámaras de vigilancia a la entrada del municipio para tener más controlada la zona. Pasado un año, ya apenas se habla del tema.

A pesar de todo, la mayoría de vecinos considera que Cabezón de la Sal es un municipio seguro y sobre todo, tranquilo, a pesar de ser cabecera de comarca. Seguro o no, es desde luego un lugar donde la gente vive a gusto. Joaquín, el jefe de la Policía, lo confirma y puede hacerlo después de 35 años trabajando al servicio de los ciudadanos. «Siempre me ha gustado, porque entiendo que estamos aquí para servirles y ayudarles en la medida de nuestras posibilidades», asegura. A partir de ahora lo harán con un agente más en el cuerpo y algunos cambios en el horario de los turnos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos