Cabezón enseña a prevenir y responder ante una agresión

Este año se han apuntado más de veinte participantes. /Javier Rosendo
Este año se han apuntado más de veinte participantes. / Javier Rosendo

El Ayuntamiento organiza junto a la Mancomunidad de Servicios Sociales un seminario para prevenir y responder ante la violencia, con Gema Quintana y Diego Ruiz

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal ofrece la posibilidad a los ciudadanos, desde el pasado jueves, de acudir al Curso de Prevención y Respuesta ante agresiones, impartido por Gema Quintana, Policía Local en la localidad, y Diego Ruiz, Guardia Civil. Se trata de la tercera edición de este curso que se organiza en el municipio, dado el éxito cosechado el año pasado, y el proyecto cuenta esta vez con la colaboración de la Mancomunidad de Servicios Sociales Saja-Corona. «Hemos querido implicarnos porque es algo muy necesario para las mujeres de los pueblos de toda la comarca», explica la presidenta de la Mancomunidad, Rosa Fernández, que anima también a los hombres y demás colectivos a acudir.

Aunque se trata de un curso dirigido a los «núcleos de personas vulnerables, como jóvenes y mujeres, queremos animar a todo el mundo a acudir». Y es que el curso va bastante más allá de lo que el imaginario popular entiende cuando se le habla de este tipo de actividades. «Queremos profundizar y enseñar a los participantes algo más, aparte de una serie de técnicas para defenderse», explica Diego. «Lo primero que intentaremos es prevenir la agresión para que no se llegue a producir y luego trataremos de dar una respuesta a esa agresión para intentar escaparnos». Pero lo principal es «entender cómo funcionamos ante las agresiones y qué tipos de violencia nos podemos encontrar en nuestro día a día, de forma que logremos conocernos un poco más, y así controlemos nuestras emociones y sepamos cómo influyen cuando estamos en un momento así». Diego no solamente se refiere a la violencia de los hombres hacia las mujeres, «sino a situaciones violentas que puedan tener lugar en el espacio doméstico, en centros educativos o en otros ámbitos de la sociedad».

A esta tercera edición, cuyas sesiones tendrán lugar los jueves a las 19.00 horas en el gimnasio del IES Foramontanos, se han apuntado por el momento más de veinte mujeres y algún hombre. El año pasado se tuvieron que llevar a caso dos cursos por el éxito de asistencia. La idea de impartir este curso fue de Gema y de Diego, que dedican una buena parte de su vida a estos temas. «Diego y yo compartimos muchas horas de trabajo en las que hablamos no solo de la violencia de género, sino de otro tipo de agresiones», comenta Gema. Un día surgió el tema de «cómo podemos conocernos para ser capaces de ver venir una agresión y de saber por qué se produce y cómo podemos solucionarla entre todos, porque este es un problema de toda la sociedad». «Decidimos hacer algo e implicar al Ayuntamiento para que todo el mundo pudiera entender los problemas que se generan con este tipo de agresiones».

Uno de los problemas, comenta Gema, «es que desde fuera, la gente que no ha sufrido algún tipo de volencia no entiende por qué hay personas que no son capaces de reaccionar ante una agresión, por eso intentamos que esta gente sea capaz de entender el daño psicológico que puede producirse». Lo más complicado y más en un entorno pequeño como Cabezón de la Sal, «donde casi todo el mundo se conoce», es generar un clima de confianza para que los participantes en el curso cuenten sus experiencias. «Vivimos en un entorno relativamente pequeño y para que la gente se abra a tí es necesario que seas empático y tengas credibilidad como persona. En las sesiones se genera confianza y se demuestra que el hecho de sacar a la luz nuestros puntos débiles para compartirlos y pedir consejo no te hace ser menos fuerte». De hecho, el curso se basa en generar ese clima de confianza, más allá de en aprender técnicas para defenderse. «También es cierto que en cuanto la primera cuenta su caso, luego el resto ya se va abriendo más», asegura Diego. «También es muy necesario desde el punto de vista de que habrá mujeres que no sepan que están sufriendo algún tipo de violencia psicólogica que pueden ser ayudadas», aporta a su vez Rosa, quien advierte que «este tipo de situaciones se dan en nuestro entorno más de lo que pensamos».

«Intentamos que la gente que no ha sufrido una agresión, entienda las consecuencias»

Por su parte, la concejala Raquel Fernández, explicó que «es muy importante terminar con ciertos micromachismos que tenemos totalmente interiorizados, de los que poco a poco vamos tomando conciencia», motivo por el que animó en primer lugar, «a todas las víctimas a denunciar las agresiones» y en segundo lugar «a todo el que lo desee a acudir a este curso, donde se cuenta con dos grandes profesionales, como Gema y Diego». Aunque ya ha dado comienzo la pasada semana, aún está a tiempo de apuntarse todo el que quiera y aprender a generar, sobre todo, «mucha más confianza en nosotros mismos», concluyeron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos