Cabezón quiere venderse mejor

Diez establecimientos participaron en el concurso de escaparates del Día de Cantabria.
Diez establecimientos participaron en el concurso de escaparates del Día de Cantabria. / Javier Rosendo

El Ayuntamiento proyecta realizar un sondeo para averiguar cuáles son las necesidades de los vecinos en cuanto al comercio local

LUCÍA ALCOLEA

La concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal ha presentado un proyecto a la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria «para llevar a cabo un sondeo con el fin de averiguar cuáles son las tendencias y las necesidades de los vecinos de cara al comercio local», explicó el concejal de Comercio, Javier Gutiérrez (PSOE).

La iniciativa responde al interés del Consistorio por conectar las necesidades y demandas de los ciudadanos con la oferta de la que dispone el municipio, al que acuden a realizar sus compras vecinos de toda la comarca residentes en los pueblos colindantes. «El Ayuntamiento ya realizó un estudio entre los comerciantes de cuáles percibían que eran las necesidades de los clientes y sus principales quejas», añadió el concejal, quien concretó que muchas de las quejas de los vecinos estaban relacionadas con «la falta de aparcamientos en la avenida principal o el casco urbano de la localidad, donde se encuentra la mayoría de comercios». Los usuarios desearían poder dejar el coche en la puerta del establecimiento al que van a comprar y esta es una demanda que continúa existiendo, a pesar de la construcción que se llevó a cabo hace unos dos años de un aparcamiento con ochenta plazas junto al Restaurante Saja, al lado de la estación y a pocos metros del casco urbano. También los usuarios disponen de otro aparcamiento junto a una de las rotondas de acceso al municipio y el bar El Reino.

En los dos últimos años se ha retomado la actividad de la Asociación de Comerciantes

Más allá de la disponibilidad o falta de aparcamientos, la mayoría de los vecinos, al ser preguntados, califican el comercio como «variado, con una buena oferta y una buena relación calidad precio», asegura María Bueno, que suele hacer sus compras en las tiendas del pueblo. Tiendas que por otro lado, han de competir con la oferta de las grandes superficies comerciales. El eterno caballo de batalla. Por eso, la intención del concejal de Comercio ha sido en los dos últimos años, y continúa siéndolo, «establecer una relación entre el Ayuntamiento y los comerciantes para ayudarles en la medida en que nos sea posible». Hace dos años también que retomó su actividad la Asociación de Comerciantes, Acosal, que en las dos últimas navidades ha puesto en marcha, gracias también a la labor de su presidenta, Balbi Peón, y en colaboración con el Ayuntamiento, un desfile de moda en el que han participado varios comercios. Se han hecho campañas, sorteos y se ha tratado de adquirir una identidad común entre todos los comerciantes, algo muy complicado en estos tiempos de individualismo.

También este verano se ha retomado una iniciativa que se había olvidado en Cabezón, y es el Concurso de Escaparates del Día de Cantabria. El concurso se llevó a cabo durante años en el municipio, hasta que se perdió por la falta de interés de los participantes. Pero este verano el concejal y Acosal decidieron retomarlo. «Participaron un total de diez comercios», que son pocos, «pero que no está mal para ser la primera vez que se lleva a cabo desde hace tantos años». Javier Gutiérrez está contento con el resultado.

El propietario de la farmacia y ganador del primer premio, Jacobo Pulgar, asegura que «supone un aliciente» y le echa toda la culpa del premio a Raquel Vallines, una de las trabajadoras de la farmacia. «Raquel realizó una especie de homenaje a Antoliano Ruiz, un señor que trabajó en la farmacia toda su vida. También utilizó frasquitos de mi abuelo y útiles antiguos de la farmacia». El otro escaparate Raquel se lo dedicó a su padre, Agustín Vallines, que era árbitro de bolos. «Con bolos, pañuelos del día de Cantabria, rabeles, albarcas, castañuelas y demás elementos tradicionales, Raquel creó un escaparate dedicado por entero a las tradiciones cántabras». Y ganó. El escaparate de la Farmacia Pulgar ganó el concurso, «algo totalmente inesperado», dice Jacobo. «En realidad teníamos más ganas de hacerlo y participar que de ganar nada». Además, asegura, «como era una especie de invasión de objetos tradicionales, todo el mundo se paraba a mirarlos», bromea. Para el farmacéutico «están muy bien este tipo de concursos y al pueblo le gustan, porque ves los escaparates bonitos y te paras a mirarlos». La verdad, reconoce, «es que había algunos muy buenos». El segundo premio fue para Electricidad Sergyvan (150 euros) y tercero se lo llevó el Rincón del Gourmet (75 euros). La iniciativa se repetirá en las próximas Navidades. «Supongo que habrá presencia de Papa Noel para que nos traiga regalos a todos», vuelve a bromear Jacobo. «Vamos a repetir el concurso y esperemos que haya una mayor participación y que la gente se anime en Navidad», dice en serio el concejal.

Fotos

Vídeos