PP denuncia que el alcalde de Santillana «perdona» 30.000 euros a la concesionaria de los parking

Parking de Santillana del Mar./DM
Parking de Santillana del Mar. / DM
Santillana del Mar

Iberpark debía pagar 102.000 euros anuales al Ayuntamiento por la gestión de los aparcamientos, pero sólo abonará 68.210 euros después de que la propia empresa haya presentado un estudio de viabilidad

DM .
DM .Santander

El grupo del PP en el Ayuntamiento de Santillana del Mar ha denunciado que el alcalde, Isidoro Rábago (PSOE), ha «perdonado» 33.708 euros a la empresa adjudicataria de los aparcamientos municipales, mediante un acuerdo por el que se le reduce el canon a la concesionaria.

En un comunicado, el portavoz popular, Agustín García, asegura que este acuerdo se ha adoptado «en base a un informe económico presentado por la propia empresa», lo que a su juicio supone «un verdadero agravio» hacia los vecinos del municipio.

Asegura que resulta «lamentable» que mientras los vecinos «sufren el cobro indiscriminado» del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), «y padecen un nivel impositivo altísimo o tienen que fraccionar muchos de los impuestos, como el de plusvalía, el Ayuntamiento se pliegue y contente a una empresa».

Según detalla el PP, la adjudicación del contrato suponía que la concesionaria debía pagar 102.000 euros anuales al Ayuntamiento en concepto de canon por la gestión de los aparcamientos, pero ahora por decisión del equipo de gobierno del PSOE se reduce hasta los 68.210 euros. Agustín García reitera que ello se ha hecho porque la adjudicataria presentó un estudio de viabilidad recogiendo todas las modificaciones planteadas tras diversas quejas vecinales, adjuntando un informe económico que reducía el canon establecido en un principio, algo que ha sido aceptado por el Ayuntamiento.

A su juicio, esta actuación «no tiene explicación» y resulta «una auténtica negligencia», en especial que para tomar esa decisión el Ayuntamiento se apoye en un informe presentado por la propia empresa.

En este sentido, considera que debe ser el Ayuntamiento, en base a sus estimaciones, o una empresa independiente, el que redacte un nuevo estudio «para, al menos, contrastarlo con el de la adjudicataria».

«Causa sonrojo»

Además, Agustín García se muestra crítico con el estudio económico de la empresa, y asegura que «causa sonrojo» que contemple unas ocupaciones del 40 % para el mes de julio y del 45 % para agosto, «números totalmente irreales».

Asimismo, la empresa incluye entre sus gastos la compra de una cabaña para recibir a sus clientes por 12.000 euros, que «no se ha adquirido», así como la compra de una motocicleta eléctrica para la movilidad de los controladores por 4.500 euros que «tampoco se ha comprado».

Todo empezó por un fraude de 28.000 euros

La contratación de una empresa externa para gestionar los aparcamientos municipales llegó al Ayuntamiento de Santillana del Mar después de que saliese a la luz un fraude de 28.000 euros con los tiques de aparcamiento en el que estaban involucrados seis trabajadores municipales, entre ellos un agente de la Policía Local del Ayuntamiento. En el Consistorio se dieron cuenta de que las actuaciones irregulares de unos trabajadores municipales durante la temporada estival gracias a que uno de ellos habló de más en la barra de un bar del pueblo. Su ‘bravata' fue transmitida a los gestores municipales, pero todas las alertas acabaron saltando cuando pocos días después, uno de los trabajadores hizo entrega de los tiques sobrantes de una jornada y la numeración de éstos no se correspondía con los que la tesorera municipal había validado para tal fin.

El ‘modus operandi’ empleado en esta estafa dejó a las claras que hubo una cierta «ausencia de control» de los talonarios que contenían los resguardos que se entregaban a los conductores tras haber pagado por una plaza de aparcamiento.

Sorprendentemente, el equipo de gobierno liderado por Isidoro Rábago en principio no llevó el caso a los tribunales y emprendió una investigación interna en el Ayuntamiento, aunque después dio marcha atrás y trasladó ante el Ministerio Fiscal el presunto desfalco detectado.

De forma casi paralela, el Pleno aprobaba conceder la gestión de los aparcamientos a una empresa privada, Iberpark, tras un corcuso al que concurrieron un total de cuatro interesadas. De esta manera, el Ayuntamiento se quitaba de encima la preocupación de vigilar de cerca las transacciones con los tiques. El contrato con Iberpark para la gestión de las 319 plazas de estacionamiento de los tres aparcamientos públicos de la villa era por cuatro años, prorrogables dos más y eso le supondría al Consistorio unos ingresos anuales de 101.918 euros. Pero, según denuncian los Populares de Santillana ahora las arcas municipales ahora solo ingresarán 68.210 euros anuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos