Denuncian 21 puntos de vertidos en el Saja-Besaya

DM

SOS Suances y Ecologistas en Acción llevan al Seprona un informe que advierte de aguas fecales, residuos ganaderos e industriales en Suances, Polanco, Santillana y Reocín

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Los colectivos SOS Suances y Ecologistas en Acción Cantabria han detectado más de una veintena de puntos de vertidos en la cuenca del Saja-Besaya, la mayoría de ellos de aguas fecales, colectores y dos industriales. Su informe ha sido base de una denuncia ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, el Seprona, que revisó cada uno de los puntos, tomó muestras y elaboró su propio informe que remitió a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y a la Consejería del Medio Rural para que determinaran cuáles de estos puntos de vertido son ilegales y cuántos tienen permiso.

La denuncia se presentó el pasado mes de marzo, aunque la información se ha hecho pública hoy por ambas organizaciones. Desde Ecologistas en Acción, Ramón Sáinz confió en que buena parte de estos puntos hayan sido ya eliminados pues los ayuntamientos tienen constancia de las denuncias, pero insiste en la necesidad de aumentar las medidas de control ya que muchos de los vertidos de aguas fecales se encontraban a escasa distancia de la red de saneamiento del municipio, «es lamentable que haya que estas haciendo esta labor de campo todo el tiempo».

La mayor parte de los colectores incluídos en la denuncia vierten al río Saja en las riveras de Suances, Polanco, Santillana y Reocín. En concreto, en el estudio se ha constatado la existencia de 21 puntos de vertido, 11 de los cuales vierten aguas fecales. De estos destaca uno de ellos por su cuantioso volumen entre la iglesia y le ermita de los Valles en Reocín, donde el agua presentaba un color grisáceo y un fuerte olor. Se da la circunstancia de que aquí, como en otros lugares, el vertido se encontraba a «escasos metros de un registros de saneamiento». También había dos vertidos industriales, uno de sustancias químicas de la factoría de Solvay en Polanco y otro vertido en Reocín de la fábrica de Bridgestone. En las cercanías del arroyo Jerónimo que atraviesa Viveda y Queveda, las asociaciones relatan vertederos de basura, colectores y residuos ganaderos "camuflados entre la vegetación"; y en Polanco emisarios que vierten al río Cabo los lixiviados de productos procedentes del vertedero al sur de lsla Monti, productos que en la actualidad se vierten por el emisario de Usgo pero que en el pasado se almacenaban en este lugar.

Imágenes facilitadas por las asociaciones ecologistas / DM

También sedetectaron, entre otros, vertidos fecales bajo el puente de los Italianos, en la ribera izquierda del Saja, y en el Ayuntamiento de Suances se localizaron dos vertidos fecales, uno en la calle Borrañal, de domicilios particulares, y otro en la calle Gándara al mismo arroyo.

La información recopilada, con las correspondientes fotos, mapas de situación y coordenadas, se remitieron al Seprona, que confirmó la presentación de la denuncia y explicó que se revisron cada uno de los 21 puntos, en los que se tomaron muestras de agua, aunque cuando acudieron en algunos de ellos ya no detectaron nada anómalo. Con todo ello se elaboró un informe que se ha remitido a las autoridades correspondientes que son quienes deben determinar si se trata o no de vertidos autorizados.

Según las dos asociaciones denunciantes, el Seprona, durante los trabajos de comprobación y recogida de muestras, detectó algunos puntos más que no estaban incluidos en el informe inicial.

Fotos

Vídeos