Ejecutado el 30% del dragado en roca en el puerto de San Vicente

Las obras del dragado en roca de la entrada al puerto de San Vicente se está ejecutando con importantes medios mecánicos . /José García
Las obras del dragado en roca de la entrada al puerto de San Vicente se está ejecutando con importantes medios mecánicos . / José García
San Vicente de la Barquera

Los temporales han impedido desarrollar un mayor volumen de la obra, trabajos que se confía acelerar con la llegada del buen tiempo

VICENTE CORTABITARTE San Vicente de la Barquera

Ya se ha consumido la mitad del tiempo previsto para realizar la obra del dragado en roca de la entrada al puerto de San Vicente de la Barquera. En este tiempo se ha ejecutado la eliminación de aproximadamente el 30% del total previsto, es decir, unos 5.000 metros cúbicos de los 16.000 contemplados en el proyecto que la Consejería de Obras Públicas adjudicó a la empresa cántabra Drasemar, especializada en este tipo de trabajos, a lo que se suman otros 4.000 metros cúbicos de arena.

Aunque con estos datos encima de la mesa pueda parecer que la obra se está realizando con retraso, los responsables de la empresa Drasemar han señalado que los trabajos se van ejecutando de acuerdo con el calendario previsto, ya que la actuación arrancó en el pasado mes de noviembre, contando con un plazo de doce meses para concluirla, dedicando una buena parte del tiempo de las primeras semanas en el montaje de la compleja infraestructura que se está utilizando.

A todo ello hay que sumar el mal tiempo registrado los últimos meses, que no ha permitido actuar a lo largo de muchos días por las malas condiciones del mar. Aunque la maquinaria si podía trabajar en el área establecido para eliminar la roca, la draga no podía salir a mar abierto para depositarlo en la zona fijada desde la Demarcación de Costas de Cantabria. Cabe recordar que se ha establecido este punto de vertido para la piedra extraída en un área situada a varias millas de la costa, frente a Pechón en Val de San Vicente, en donde hay unos 60 metros de profundidad. Sin embargo, la arena limpia se está depositando enfrente de la playa de Merón para que las corrientes y mareas la arrastren hasta el arenal.

La empresa adjudicataria cuenta con importantes medios mecánicos para eliminar los 16.000 metros cúbicos de roca

Esta actuación ha sido largamente demandada por los marineros barquereños. Su ejecución supondrá, entre otras ventajas, la ampliación del horario de operatividad del puerto y, con ello, ganar en seguridad para los propios tripulantes, al no tener que esperar para entrar al puerto en días de oleaje y, también, de las propias embarcaciones que, en algunas ocasiones, llegaban a tocar fondo en esa zona provocando daños en su casco.

Este proyecto que financia la Consejería de Obras Públicas supone una inversión de 981.294 euros, la más importante realizada en el puerto en los últimos años.

La obra supone actuar a lo largo de unos 300 metros de longitud por unos 50 metros de ancho, en la zona situada entre los dos espigones de entrada al puerto barquereño. En ese punto, cuando se encuentra limpio de arena, el calado máximo en bajamar apenas alcanza los 2,5 metros. El objetivo, con el proyecto que está en marcha, es ganar un metros más de calado y alcanzar la cota 3,5 metros, la misma que se tiene, cuando no hay problemas con la arena en la mayor parte del canal de navegación.

Los marineros han demandado esta obra que dará al puerto mayor operatividad y seguridad

En estos trabajos se cuenta con una gran pontona modular flotante de 225 metros cuadrados de superficie y con otra de menor tamaño, con lo que se logra un mayor rendimiento al permitirles trabajar sin que les afecte la climatología ni los temporales, siempre que las dragas puedan salir del puerto.

Sobre la gran pontona, que lleva por nombre 'Amarradores 100', se cuenta con dos retroexcavadoras que, por medio del martillo picador submarino con que están dotadas, se realiza la demolición de la roca que posteriormente es recogida con un gánguil desde otra embarcación para terminar vertiéndolo en la zona establecida.

En el proyecto también se contempla que, junto a los citados medios mecánicos que se están utilizando, se pueda recurrir -en caso de necesidad- a realizar voladuras controladas para romper la roca. Esta es una solución que, en la medida de lo posible, se pretende evitar por la protección existente al estar actuando en una zona que forma parte del Parque Natural de Oyambre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos