Un equipo de voluntarios consigue devolver la vida al órgano de Novales

El experto Enrique Campuzano estudia el órgano de Novales./Javier Rosendo
El experto Enrique Campuzano estudia el órgano de Novales. / Javier Rosendo

Se ha llevado a cabo un estudio y un análisis histórico documental para determinar los daños y la reparación que necesita el instrumento

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEA

La Asociación para la Conservación de los Órganos de Cantabria, que preside Enrique Campuzano, ha llevado a cabo un estudio y un análisis histórico documental del órgano de la iglesia de la Asunción de Novales, con el objetivo de determinar los daños sufridos por este instrumento y acometer parte de su restauración. El trabajo ha sido realizado por un equipo multidisciplinar de voluntarios, entre los que hay técnicos en organería, arquitectos, historiadores de arte, profesores de música, compositores, organistas o restauradores, entre otros, que han ido dando las directrices sobre lo que se podría hacer para practicarle la cirugía a este instrumento, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2012. La iniciativa de que sea este equipo de expertos quien efectúe un diagnóstico sobre el instrumento es una novedad, ya que hasta ahora era la Administración quien se encargaba de este trabajo. Campuzano explicó que, tras varios meses de trabajo, «el próximo martes, día 15, se inaugurará el aparato en la Misa Mayor».

Es la primera vez que un equipo de expertos se ocupa de investigar sobre el órgano

En un primer lugar, este grupo de profesionales elaboró un estudio documental y una investigación sobre el instrumento, perteneciente al Barroco, de forma voluntaria, lo que hubiese acarreado un importante coste de otro modo. En el informe que pergeñaron en torno a este análisis, se determina que el estado del órgano, construido en el año 1857 por el alemán Thomas Hesse, es «muy deficiente, no suena y faltan muchos tubos […] y quedan once del pedal». Con respecto al resto de la estructura, «la transmisión mecánica y los secretos parecen estar relativamente bien, aunque se aprecia algo de carcoma». Añade el documento que «sería conveniente revisar el sistema de transmisión» y que carece de motor eléctrico, «pues mantiene el fuelle mecánico».

Trabajos en marcha

Tras llevar a cabo este informe, «iniciamos los trabajos para poner en marcha de nuevo el instrumento y solicitamos apoyo a la Consejería de Cultura, que se comprometió a subvencionar los materiales, como el motor ventilador especial para órganos y la chapa de estaño para realizar tubos y pieles con las que forrar los secretos», concretó Enrique Campuzano. Según el experto, «de los 11 tubos que existían en un principio, se lograron localizar otros 80 en diversos trasteros del templo, en muy malas condiciones, que han sido restaurados para que puedan sonar». Además, se han fabricado cuarenta tubos nuevos para completar los dos juegos (Principal y Octava), que son los que suenan en la actualidad. Tras estos arreglos, el órgano ya se puede utilizar para acompañamiento litúrgico. Sin embargo, aún faltaría el dinero necesario para restaurar los tubos existentes y comprar los demás juegos, hasta 16 que tiene el órgano, lo que, insiste Campuzano, «supondría alrededor de otros 670 tubos». A pesar de todo, el profesional está contento por el trabajo realizado. «Hemos contado con un equipo de profesionales, algo que no se suele dar en la restauración de órganos», matizó. Se trata, pues, de un «proyecto novedoso para evitar que sean otros elementos ajenos al conocimiento de los órganos quienes decidan qué es lo que se haga con ellos».

De momento, y mientras tanto, el próximo día 15 se podrán escuchar los acordes de este instrumento resucitado de la iglesia de la Asunción de Novales en lo que supondrá una nueva etapa para disfrute de los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos