«Esperamos sacar este barco adelante entre todos los grupos políticos»

El salón de plenos se llenó de público que acudió a presenciar la investidura del nuevo alcalde regionalista
El salón de plenos se llenó de público que acudió a presenciar la investidura del nuevo alcalde regionalista / Javier Rosendo
Cabezón de la Sal

Víctor Manuel Reinoso asume la Alcaldía de Cabezón con los siete votos necesarios para gobernar durante los próximos dos años con mayoría absoluta

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEA

El regionalista Víctor Manuel Reinoso fue investido ayer alcalde del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal de forma definitiva, después de haber ejercido este cargo en funciones desde el pasado jueves, momento en que presentó su renuncia la hasta entonces alcaldesa socialista, Isabel Fernández. Se dio así cumplimiento , en un salón de plenos bastante concurrido, al pacto de gobernabilidad firmado al comienzo de legislatura por los grupos que conforman el actual equipo de gobierno, PSOE, PRC e IU, para «garantizar un gobierno progresista real». La condición más importante de aquel pacto era la alternancia de estos dos portavoces en la Alcaldía. La candidatura del regionalista fue apoyada por siete concejales, los de su equipo de gobierno y el voto del portavoz de Leales a Cabezón, Jesús Herrera, los necesarios para gobernar con mayoría absoluta. Los cinco concejales del PP votaron a su portavoz, Esther Merino, y Blanca Castañeda, la portavoz de Cabezón Puede, se votó a sí misma. Todo salió según lo previsto y la exalcaldesa entregó el bastón de mando al nuevo regidor entre fuertes y marcados aplausos, ya que entre el público se encontraban algunos altos cargos del Partido Regionalista de Cantabria.

«Siempre he trabajado por y para el pueblo y lo seguiré haciendo durante estos dos años» Víctor Manuel Reinoso. Alcalde

El nuevo alcalde dijo al recibir el bastón de mando que «siempre he destacado por trabajar por y para el pueblo», algo que aseguró, seguirá haciendo «para dar continuidad a este gobierno por un periodo corto», pues le quedan dos años de legislatura. Aunque dada la situación en que se encuentra el Ayuntamiento, con el Plan General de Ordenación Urbana anulado por el Tribunal Supremo, puede que este camino no se le haga tan corto. Lo que sí destacó Reinoso es que las puertas del Ayuntamiento «seguirán abiertas para todos y esperamos sacar este barco adelante entre todos los grupos políticos».

Una idea ésta del equipo en el que también incidieron la exalcaldesa, Isabel Fernández, y la portavoz de Izquierda Unida, Raquel Fernández, quien insistió en que «las puertas están abiertas para aportar ideas, sugerencias, quejas o lo que sea necesario». Por su parte, el portavoz de Leales, que hace dos años se abstuvo en la investidura de Isabel Fernández, señaló que «hemos votado a favor única y exclusivamente de la investidura de Reinoso, pero seguiremos votando de forma independiente y según lo que consideremos mejor para los vecinos». Herrera puso sobre la mesa cuatro argumentos para justificar su voto: «que debemos continuar ayudando en la gestión municipal; que el tripartito debe terminar esta legislatura que se pactó en junio de 2015; que tu dedicación exclusiva sea beneficiosa para todos los vecinos, y que la buena sintonía con el Gobierno regional traiga para Cabezón proyectos y ayudas».

«Seguiremos apoyando este equipo bajo este nuevo liderazgo» Isabel Fernández. Ex regidora

También Blanca Castañeda aprovechó su turno de palabra, como ya hiciera en el pleno de renuncia de la exalcaldesa, para explicar por qué esta vez su partido ha decidido abstenerse, tras votar por la candidatura de Fernández hace dos años, en junio de 2015. «Hace dos años dimos nuestro voto favorable al partido progresista pero ahora vemos que es necesario un compromiso mayor porque no se ha producido el cambio real hacia una forma de gobernar progresista, lo que nos llevó a redactar una serie de condiciones que fueron rechazadas». Es, dijo, «el juego político», pero a pesar de todo, «vamos a seguir trabajando porque finalmente se dé esa política progresista».

La portavoz del PP, Esther Merino, que ha hecho una oposición dura con la anterior alcaldesa y que gobernó en coalición con el ahora alcalde en la anterior legislatura, dio la enhorabuena al nuevo regidor y destacó que durante los dos primeros años de legislatura «los intereses generales no han primado por encima de los particulares». Además, pidió a Reinoso que la continuidad «no se dé como hasta ahora». «Cambio el que queráis», insistió. Aun así, «vamos a tenderte la mano en todo aquello que suponga un progreso real para nuestro municipio y nuestros vecinos».

Sin sorpresas

No hubo sorpresas y eso que el portavoz de Leales llegó justo cuando la aguja del reloj marcaba las ocho de la tarde, ni un segundo antes. «¿Dónde está Jesús?», se preguntaban unos a otros, pero finalmente llegó y votó como estaba previsto que hiciese. Y es que la renuncia de la exalcaldesa, que ahora pasa a ser primer teniente alcalde y concejal de Hacienda (cargo éste último que ha ejercido hasta ahora), se dio una semana más tarde de lo previsto, mientras tenían lugar las negociaciones entre las diferentes agrupaciones políticas para que Reinoso lograse los votos suficientes para gobernar con mayoría absoluta. Finalmente se cumplió lo pactado y ahora será el regionalista quien presida la mesa del salón de plenos, cuyo asiento ya empezó a ocupar ayer. Tras finalizar el pleno, otra vez hubo aplausos y enhorabuenas para el flamante alcalde que coge las riendas del Ayuntamiento en una situación un tanto delicada, con el presupuesto sin aprobar y el Plan General paralizado. Reinoso tendrá que realizar la reubicación de ciertos servicios, como de la biblioteca y la escuela de adultos, tan necesaria y tan demanda, y también que seguir trabajando en Santiago Galas. Juega, eso sí, con las cartas del Gobierno regional en su baraja.

Fotos

Vídeos