La falta de protección acaba con lo poco que quedaba de Villa Lisa en Mazcuerras

Junto al monumento a Concha Espina, se puede observar lo que ha quedado de la edificación tras la última intervención. :/Javier Rosendo
Junto al monumento a Concha Espina, se puede observar lo que ha quedado de la edificación tras la última intervención. : / Javier Rosendo

Mazcuerras continúa sin una figura que preserve su conjunto histórico artístico, cuatro años después de que se autorizase el polémico derribo de la casona

LUCÍA ALCOLEA y ELENA TRESGALLO

Apenas un par de paredes de Villa Lisa siguen en pie. La casona del siglo XVIII que coronaba el centro de la mítica plaza de Concha Espina en Mazcuerras se ha disipado año a año e intervención tras intervención, tras la polémica surgida en torno a su demolición la Semana Santa de 2014. Hace unos días, la presencia de palas y obreros en la finca hacían saltar de nuevo las alarmas, puesto que se derribaban restos de la fachada principal que aun quedaba en pie -según los testigos- y volvían a surgir las especulaciones sobre el futuro uso de su solar en un conjunto histórico sin protección. El alcalde, Francisco Javier Camino (PP), afirmó ayer a éste periódico que el Ayuntamiento «no permitirá hacer cualquier cosa» allí.

Villa Lisa formaba parte de uno de los conjuntos históricos y artísticos más emblemáticos de la antigua Luzmela. Se construyó junto a la torre, la casa y el monumento a Concha Espina, donde también se ubica el chalé de Las Magnolias. Por ello, la última actuación «para evitar el derribo» de una cuadra anexa -según la versión municipal- levantó de nuevo las suspicacias ante la venta del solar y el proyecto urbanístico que allí se haga. Ambas propiedades -lo que queda de Villa Lisa y la cuadra en riesgo de colapso- son propiedad de la Sociedad de Activos Inmobiliarios de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

LAS CLAVES

La denuncia
Vecinos y colectivos defensores del patrimonio denuncian en mayo de 2014 que Villa Lisa está en peligro y que está siendo objeto de una demolición irregular, interponiendo una denunciante la Fiscalía. También piden que se declare la figura de conjunto histórico artístico para proteger la zona de la amenaza de la especulación urbanística.
La defensa
La Sareb se defiende de las críticas en abril de 2014 con un informe técnico municipal que respalda su actuación por «colapso total» del inmueble.Diez meses después la Fiscalía se pronuncia afirmando que el edificio formaba parte de un 'Precatálogo', por lo que no llegó a ser protegido.

La última intervención contaba, según confirmó el Ayuntamiento, con una «orden de ejecución municipal» para una intervención general en la cubierta, «retirando la cubrición y la parte de la ripia que no se encuentre en buen estado, y conservando los elementos de soporte estructural». También se instaba a la Sareb a vallar el jardín, de tal modo que se impida la entrada de personas al recinto, y la eliminación de cascotes en el solar (restos de Villa Lisa). A la par, el Consistorio recordó que se instó a la propiedad a hacer esto ya en julio de 2017, y al no ejecutarse se les impusieron varias multas de hasta 3.000 euros.

Como consecuencia de ello, el miércoles pasado se iniciaban los trabajos requeridos y -según los testigos y vecinos- se llevaban parte de la fachada principal, se vaciaba la casa por dentro y se «destrozaba» una obra perteneciente a la muestra de arte urbano Aselart. Este colectivo confirmó los daños y la reclamación que se realizará a los responsables.

Antecedentes

Hace cuatro años que vecinos y expertos en urbanismo y en patrimonio, entre ellos el actual presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñan o el propio grupo Alceda, entre otros, denunciaron la demolición parcial del edificio que entendían «estaba protegido». Contaban con licencia municipal por el estado de colapso del inmueble y el asunto llegó a la Fiscalía General del Estado que archivó el caso meses después. El motivo, que las normas sólo incluían a Villa Lisa en un 'Pre Catalogo' de protección que nunca se llegó a materializar dejando al inmueble y la cuadra anexa «sin protección», tal y como confirmaba esta semana el arquitecto municipal Pedro Ubieta. «Los defensores del Patrimonio denunciaron al Ayuntamiento cuando la Sareb desmontó el edificio y la Fiscalía se pronunció a los nueve meses diciendo que se había actuado conforme a la ley, ya que las normas subsidiarias no protegen estos edificios, porque no existe en la actualidad en Mazcuerras un catálogo de edificios protegidos», resaltó el técnico, cuya actuación fue muy cuestionada en el momento de autorizar la primera intervención.

Javier Rosendo

Cabe recordar que aquellos «defensores» -como apoda Ubieta- cuestionaron que Villa Lisa estuviera al borde del colapso como defendía la Sareb, asegurando que solo tenía «un desplome y una grieta en la fachada de la solana», recomendando asimismo la restauración «piedra a piedra». Una tesis con la que se alineó el entonces portavoz del PP y actual alcalde Francisco Javier Camino. Además, en vista de lo ocurrido, también se solicitó la protección de todo el conjunto histórico que, hoy en día, sigue sin existir y que hubiese salvado a Villa Lisa de la piqueta. En la actualidad, el regidor sigue defendiendo que la intención de su equipo de gobierno «es la protección».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos