Las familias de Udias dan un margen a Educación para llegar a un acuerdo

Javier Rosendo

La consejería les pide tiempo y el lunes llevarán a los niños al Colegio aunque no suspenden los actos de protesta

LUCÍA ALCOLEA y PILAR CHATOSantander

Como habían anunciado una veintena de padres y madres acompañados de sus hijos se han concentrado hoy a las puertas del colegio público Monte Corona en Udías. Como habían anunciado, los pequeños no han entrado a clase y por tanto no han iniciado el curso escolar. Han permanecido concentrados junto a sus padres con pancartas en las que piden a la Consejería de Educación interlocución y que cambie los horarios del centro, una reclamación que tiene ya varios meses sin respuesta. «Cambio de horario, que nos escuchen», «Sí al cambio de horario» o «Huelga de Familias», son algunos de los lemas que se han podido leer, todos ellos haciendo énfasis en que el 85% de los padres apoya la medida.

No obstante, la 'huelga' de alumnos prevista para la próxima semana ha quedado de momento suspendida. En el transcurso de la concentración la dirección del centro ha recibido una llamada de un inspector de Educación que les ha dicho que en este momento no hay nadie en la Consejería que pueda tomar una decisión debido al relevo del consejero socialista Ramón Ruiz y la dimisión de la mayoría de su equipo técnico. Por ello les ha pedido que les den tiempo porque están abiertos al diálogo.

Como mañana es fiesta en Udías, los padres ha acordado suspender la decisión de no llevar a los niños a clase la próxima semana. Los más pequeños, todos de Primaria, sí acudirán al colegio el lunes pero les sacarán de clase 15 minutos antes y de 13.00 a 13.15 horas volverán a concentrarse a la puerta para mantener las medidas de protesta y presión a la consejería. Roberto Rivera, presidente de la Asociación de Padres, ha explicado que también han convocado una reunión el lunes a las siete de la tarde con el 15% de padres y madres que no están a favor del cambio de horario, una reunión a la que también van a invitar a la consejería para debatir una solución consensuada.

Los padres ha solicitado a la Consejería de Educación una modificación del actual horario escolar, que es de 9.45 a 13.15 y de 15 a 16.30 horas, a una jornada de 9.20 a 15.30 horas, con una parada de una hora y media para comer (actualmente disponen de dos horas). Insiste en que no están pidiendo una jornada continua sino adelantar el fin de la jornada lectiva porque se trata de un colegio rural y los desplazamientos hasta allí son largos, para las familias y sobre todo para los docentes. El centro tenía el año pasado 62 alumnos de 2 años, infantil y hasta 6º de Primaria. Según el presidente del AMPA, el 85% de las familias respaldan la petición de cambio de horario y las medidas de presión que se iniciarán mañana.

Los padres solicitan un cambio en el horario escolar porque «con el actual horario de jornada partida ningún profesor decide acudir a nuestro centro a dar clases», explicaba a la puerta del centro Inés Fernández, con un niño de ocho años escolarizado en Udías. El cambio constante de profesores (los que vienen no se quedan más de un año) «afecta a los niños, ya que mi hijo en tres cursos va a tener cuatro profesores diferentes», remarcaba esta madre. A su lado, Almudena Ibáñez argumentaba también que con el cambio de horario «mi hijo de siete años podría acudir a las actividades extraescolares». «Mira, entre que salen a las cuatro y media y meriendan, en seguida te dan las seis de la tarde, por lo que ya poco pueden hacer», señalaba también Juan José Cadavieco, con un niño de cinco años en el colegio. De hecho, añadía a su lado Rubén García, «se han jubilado dos profesores y no se han cubierto las plazas. Viene porque no tienen más remedio, pero no hay continuidad y eso perjudica a nuestros hijos», insistían.

Por eso, «planteamos un término medio, algo que resulte atractivo para los docentes que vengan a dar clase». Quieren que los profesores elijan el colegio de Udías «y que no sean por obligación, de forma que podamos contar con una plantilla estable de docentes», explicaba también Carmen Abín. «Y si la respuesta es no, que nos den un por qué, ya que la mayoría de los padres quiere un cambio». El resto de padres sí acudieron al colegio con sus hijos.

Fotos

Vídeos