La Guardia Civil investiga a dos vecinos como posibles autores de los incendios de Puentenansa y Valdáliga

Imagen del incendio de Valdáliga, ocurrido el 4 de abril./
Imagen del incendio de Valdáliga, ocurrido el 4 de abril.

Uno merodeaba por el foco principal de madrugada y el otro admitió que una quema se le había descontrolado

DM .
DM .Santander

La Guardia Civil procedió ayer a la instrucción de diligencias en calidad de investigados a dos hombres como presuntos autores de dos delitos de incendio forestal ocurridos en Valdáliga y Puentenansa, los días 4 y 21 de abril respectivamente.

Como consecuencia de ambos incendios tuvieron que intervenir efectivos de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria para su extinción. Su colaboración resultó «fundamental», indica la Guardia Civil, para la investigación del incendio ocurrido en Puentenansa, donde ardieron unas 10 hectáreas de monte bajo.

En Valdáliga se quemó algo más de una hectárea de monte bajo y matorral de tojo, siendo presumiblemente la causa una quema no autorizada que se descontroló.

Los investigados son dos hombres de 60 y 64 años de edad, vecinos de las zonas donde se produjeron los incendios.

A las 5 de la madrugada en el monte

La noche del pasado 21 de abril, sobre las 5 de la madrugada, la patrulla de la Guardia Civil de Puentenansa fue requerida por un incendio forestal en la zona del repetidor de la localidad, lugar donde se encontraban agentes del Medio Natural en labores de extinción y que tendrían a una persona sospechosa de realizar el incendio.

Una vez en el lugar los componentes de la Guardia Civil fueron informados que al estar apagando el fuego observaron nuevos focos. Al acercarse al lugar localizaron a un hombre en «actitud extraña».

Una vez identificado por la Guardia Civil, se realizaron diferentes pesquisas y localizaron el vehículo con el que se había desplazado hasta el lugar. Junto con otras pruebas conseguidas, en la mañana de ayer fue investigado como presunto autor de un delito de incendio forestal.

Encontrado por el SEPRONA junto al incendio de Valdáliga

Incendio de Valdáliga
Incendio de Valdáliga

Durante la mañana del pasado 4 de abril, efectivos del Seprona de la Guardia Civil de Cabezón de la Sal en servicio de prevención de incendios en el monte Caviña de Valdáliga, observaron en una finca la presencia de humo en varios puntos, y que se estaría produciendo un incendio que afectaría a monte bajo y matorral de tojo.

Inspeccionada la zona localizaron a un hombre en una finca colindante. Él mismo comunicó a los agentes que había prendido fuego y que se había descontrolado, y que carecía de medios para controlarlo y tampoco tenía permiso de quema ni había comunicado el incendio a ningún servicio de emergencia.

Los agentes del Seprona alertaron del incendio, trasladándose al lugar una cuadrilla de la Dirección General del Medio Natural que lo sofocó.

En un principio los agentes comunicaron al hombre que sería denunciado administrativamente por realizar una quema sin autorización, pendiente de la evaluación del incendio.

En dicho análisis llegaron a la conclusión de que lo ocurrido podía ser constitutivo de un delito, teniendo en cuenta la prohibición existente en esa zona de realizar cualquier tipo de quema y estando activado ese día el nivel máximo de peligro de incendio, que unido a otros datos es por lo que en la mañana de ayer procedieron a investigar a ese vecino como presunto autor de un delito de incendio forestal.

Colaboración ciudadana

La Guardia Civil aprovecha este comunicado para solicitar la colaboración ciudadana para evitar los incendios forestales y también para ayudar en la investigación de los que se produzcan, porque «el cuidado de naturaleza y el medio ambiente es cosa de todos, consiguiendo con ello un beneficio para nosotros y generaciones futuras»

Recuerda que, además de no realizar quemas en días y lugares prohibidos, sin las preceptivas autorizaciones, así como en días de calor, fuerte viento, etc, es necesario que en caso de que ocurra un incendio se colabore tanto con la Guardia Civil como con el personal de la Dirección de Medio Natural del Gobierno de Cantabria, facilitando cualquier dato que pueda ser relevante.

La casuística indica que los incendios forestales intencionados suelen ser cometidos por vecinos de las propias zonas o por personas que puedan tener algún tipo de interés sobre las mismas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos