Mazón garantiza que el nuevo puerto deportivo de San Vicente «no es un despilfarro»

Imagen del frente marítimo de San Vicente, donde está proyectado construir el nuevo puerto deportivo de la villa. /José García
Imagen del frente marítimo de San Vicente, donde está proyectado construir el nuevo puerto deportivo de la villa. / José García

El consejero de Obras Públicas asegura que el Plan de Puertos 2014-2021 es «mucho más modesto» que el del período 2006-2013

DMSantander

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, garantizó ayer que en el desarrollo del nuevo Puerto de San Vicente «no habrá despilfarro» de dinero público y que «no se van a destruir las marismas». Así respondió, durante su comparecencia en el Parlamento para presentar el Plan de Puertos 2014-2021, a las peticiones de garantías y de compromiso personal que le trasladó el representante de Podemos, José Ramón Blanco, que cuestionó la idoneidad del proyecto tanto desde el punto de vista económico como medioambiental.

Mazón rechazó la mayor parte de los argumentos que esgrimieron Blanco y el diputado Ciudadanos, Rubén Gómez, para lo que el primero considera un «superpuerto» deportivo y el segundo un «macropuerto», coincidiendo ambos en que la obra «no es necesaria».

El consejero apuntó que el puerto «no costará ocho millones sino menos» e hizo hincapié en que el proyecto de habilitar 272 atraques responde a que, en la actualidad, sólo un 4% de la oferta de atraques de Cantabria se encuentra en la zona oriental de Cantabria, los puertos de Suances, Comillas y San Vicente, puerto éste en el que ahora hay «cientos de barcos fondeados de mala manera».

«No se van a destruir las marismas», dice el consejero respecto a las críticas ambientales

Sin embargo, Gómez y Blanco coincidieron en que «una cosa es la oferta y otra la demanda», por lo que aunque el número de atraques pueda ser bajo, si se tiene en cuenta que sólo hay 42 solicitantes de atraque para el Puerto de San Vicente, habilitar 272 puede ser un exceso. Así, recordaron que el Puerto de Laredo se habilitaron 800 y hay «700 vacíos»; sobre lo cual Mazón opinó que «no hay un plazo» para rentabilizar las infraestructuras que son públicas».

Además, Mazón explicó a Blanco que sí hay declaración favorable de impacto ambiental para el proyecto del Puerto de San Vicente, así como un estudio de la hidrodinámica marina en todo el estuario. «Sí hay nuevos estudios y los ha hecho el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria», insistió Mazón, para quien el nuevo puerto «creará actividad y generará empleo».

39,5 millones del nuevo plan

Mazón indicó además que el Plan de Puertos 2014-2021 no prevé colaboración privada en las inversiones y es «mucho más modesto» que el anterior (2006-2013), porque la coyuntura «es otra». El plan, que está pendiente de tramitación desde que llegó a la Cámara en octubre de 2016, contempla una inversión de 39,5 millones de euros, con una media de unos cinco millones al año, frente a los 20 millones anuales del plan 2006-2013.

Mazón indicó que no se contempla el contrato de concesión de obra pública -la figura que se utilizó para la construcción del puerto de Laredo-, porque en este momento «no se considera adecuado», lo que «no quiere decir que en el futuro no resulte interesante». Dado el «desfase» que supone que ya haya transcurrido el primer cuatrienio del nuevo plan sin que haya entrado aún en vigor, Mazón solicitó a los grupos parlamentarios la reprogramación de inversiones en los puertos de Castro Urdiales, Santoña y San Vicente de la Barquera.

Mazón señaló además que se han suprimido del plan dos actuaciones «llamativas»: por un lado, el puerto de Suances y por otro lado, la ordenación marítima en Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos