El nuevo puente de Golbardo entrará en servicio antes del inicio del verano

El nuevo puente de Golbardo entrará en servicio antes del inicio del verano
Sara Torre

Aunque estaba prevista su inauguración en diciembre, las obras se han retrasado por la «adversa meteorología de los últimos meses»

Sara Torre
SARA TORRESantander

El nuevo puente de Golbardo (Reocín) estará funcionando antes del verano para sustituir al actual, el más antiguo de hormigón armado fabricado en España, calificado como Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de monumento, desde el año 2002. El mismo presenta varias deficiencias, ya que su estrechez impide que se crucen dos coches y tampoco puede ser utilizado por los vehículos pesados, cuyos conductores tienen que dar un gran rodeo para salvarlo y poder circular por la CA-354.

El consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, visitó esta pasada semana las obras, cuya conclusión estaba prevista para diciembre del pasado año, acompañado del director general del área, José Luis Gochicoa, quien aseguró que los retrasos que acumula el viaducto están vinculados a «la adversa meteorología de los últimos meses y a la necesidad de ejecutar acciones muy técnicas y precisas que no podían llevarse a cabo en esas condiciones».

Gochicoa también afirmó que «la actuación ya ha tomado todo el impulso necesario y que la obra estará terminada para antes del verano». También Mazón incidió en este hecho, destacando el inicio del montaje tras la llegada de las estructuras.

Aunque en un principio se valoró la posibilidad de ensanchar el puente existente, finalmente se decidió hacer uno nuevo, actuación que cuenta con un presupuesto de 3.797.535 euros. El nuevo viaducto sobre el Saja servirá para sustituir el antiguo puente de Golbardo, que en la actualidad se muestra insuficiente para asumir todo el tráfico que circula por esta ruta, una vía directa hacia la costa, en concreto al pueblo de Novales, en Alfoz de Lloredo. El nuevo viaducto mantendrá el espíritu del viejo puente de Golbardo, construido por José Eugenio de Ribera en 1902.

Siete metros

El viaducto que está ejecutando la empresa Ascán bajo el proyecto de Arenas&Asociados tendrá una anchura de 7 metros, 3,5 para cada carril, más dos aceras de 1,5 metros y otras dos rigolas (bordillos acanalados) de 0,50. Se trata de un puente en arco, que se está construyendo en paralelo al ya existente.

La longitud total de la actuación es de 450 metros, en los que se incluye el nuevo viaducto (210 metros), junto con dos intersecciones: una al inicio del tramo para conectar con la carretera N-634, y otra al final para servir de acceso desde el nuevo vial a la localidad de Golbardo.

Características

Carriles
La nueva estructura contará con dos carriles de 3,5 metros, mientras el viejo puente no permitía que se cruzaran coches.
Aceras
Mientras hasta ahora había muy poco espacio para los peatones, el nuevo puente tendrá dos aceras de 1,5 metros cada una.
Vehículos pesados
Tras la obra, tendrán acceso desde la carretera a Golbardo también los vehículos pesados, que lo tenían restringido.
Estética
El nuevo puente destacará por su estética moderna, adaptada al siglo XXI. Además, contará con varias jardineras.

La longitud del puente, 210 metros, viene motivada por condicionantes hidráulicos, ya que el estudio realizado por el Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria condicionaba la construcción de viaducto sobre el río Saja a liberar la terraza fluvial de éste, y a situarse 100 metros aguas abajo del puente actual.

La luz principal, de 60 metros y sobre el cauce del Saja, se salva gracias a un arco de 60 centímetros de espesor, formado mediante dos vigas Vierendell de acero. Además, el arco presenta un rebajamiento, lo cual le confiere una tensión adecuada y una imagen de modernidad.

Por otra lado, la transmisión de cargas gravitatorias al arco se realiza por medio de esbeltos montantes metálicos dispuestos cada 4,5 metros entre arco y tablero.

El tablero se materializa disponiendo sobre la estructura metálica las prelosas de hormigón armado, y hormigonando posteriormente la losa de éste.

El nuevo puente permite un gálibo vertical mínimo disponible para la carretera de acceso a Barcenaciones de 6,5 metros, superior a los 5,5 metros exigidos; mientras que para el ferrocarril de la línea FEVE se dispone de un gálibo vertical mínimo de 7,15 metros.

Además del desarrollo de las correspondientes calzadas e intersecciones con la extensión de zahorra y bituminosa, el proyecto contempla también la instalación de nueva señalización tanto vertical como horizontal y el balizamiento con barrera metálica de seguridad a lo largo de la carretera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos