La Ordenanza de Convivencia de Reocín prohíbe saltar al río desde los puentes

La Ordenanza de Convivencia de Reocín prohíbe saltar al río desde los puentes
Andrés Fernández

El objetivo de la norma aprobada es disuadir a los vecinos de los actos y comportamientos incívicos que generan molestias y muchos gastos

S. TORRE

El equipo de gobierno de Reocín acordó en el último pleno la prohibición de saltar al río Saja desde los puentes, entre las críticas del Partido Popular, que defendió que «esto es una tradición de toda la vida y hay que dejar a los chavales que disfruten». El portavoz popular, Miguel García Cayuso, criticó así la nueva ordenanza sobre protección de la convivencia, elaborada por el equipo de gobierno por considerar que algunas restricciones como ésta sobrarían. Sin embargo, el alcalde, Pablo Diestro, defendió que para elaborar el documento se ha contado con la opinión de la Policía Municipal, quien ha apuntado cuáles son los puntos que había que contemplar.

Respecto a la prohibición de saltar desde los puentes, puntualizó, se decidió como consecuencia de la costumbre que hay de saltar desde el puente de Santa Isabel a un pozo en el que explica que hay poca profundidad por lo que se pueden poner en peligro quienes salten, pero además, «suelen romper las barandillas al saltar y también, al ser un puente estrecho, a veces hay conflicto entre los coches y los peatones».

Dicha ordenanza tiene por objeto, según explicó Diestro, «prevenir actuaciones perturbadoras de la convivencia ciudadana, y la protección de los bienes públicos, tanto de instalaciones como de los elementos que forman parte del patrimonio urbanístico».

Se trata, según dijo, «de un instrumento para el normal desarrollo de la convivencia vecinal, que trata de disuadir de los comportamientos y actos incívicos, que además de causar molestias generan unos gastos de reparación de los elementos y bienes públicos que podrían ser destinados a otras finalidades».

El texto tipifica las infracciones y sanciones correspondientes y pretende ser no sólo una disuasión para los infractores, sino también un llamamiento a la responsabilidad que todos tenemos como ciudadanos.

En la misma sesión se aprobó también un reglamento de participación ciudadana que regula la intervención de hasta cinco vecinos en los plenos municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos