El Pájaro Amarillo regresará «de inmediato» a la playa de Oyambre

Los temporales han destrozado la antigua plataforma del Pájaro Amarillo, afectando también al acceso peatonal. /Javier Rosendo
Los temporales han destrozado la antigua plataforma del Pájaro Amarillo, afectando también al acceso peatonal. / Javier Rosendo

El Patronato del Parque de Oyambre aprobó el inicio de importantes actuaciones y de nuevos instrumentos de planificación

VICENTE CORTABITARTE UNQUERA.

El Patronato del Parque Natural de Oyambre se reunió en la mañana de ayer en Unquera, bajo la presidencia del consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, dando cuenta a sus miembros del desarrollo de importantes actuaciones como será el inicio inmediato de la demandada reubicación del monumento al Pájaro Amarillo, el comienzo en este ejercicio de la obras preliminares de restauración de la Casa Pozo como sede del Centro de Interpretación del Parque y del informe favorable de la Dirección General del Medio Natural al proyecto del puerto deportivo de San Vicente, con las medidas compensatorias y las exigencias ambientales impuestas para minimizar en la ría el impacto del dragado. También se dio cuenta del inicio de los trabajos de redacción del Plan Rector de Uso y Gestión y del Plan de Desarrollo Sostenible que estarán concluido en un plazo de 24 meses. El consejero Oria destacó «la importancia que tendrán estos instrumentos de planificación para lograr los objetivos del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales que se encuentra vigor desde 2010».

Por su importancia y el volumen de la inversión destaca el compromiso de iniciar en este año las obras de rehabilitación y ampliación de la conocida como Casa Pozo para destinarlo a Centro de Interpretación del Parque de Oyambre, actuación que se contempla finalizar en el año 2020 con una inversión de 1.645.542 euros que se suman a los 740.000 que constó hace 15 años la adquisición del inmueble y su finca y el del posterior equipamiento que aún no se ha cuantificado. Los trabajos a ejecutar en este ejercicio consistirán en la limpieza, el desescombro y los derribos.

Jesús Oria anunció el «inicio inmediato» de los trabajos para ejecutar la reubicación del monumento al Pájaro Amarillo, «un compromiso que adquirí en su momento con el Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera y, en general, con la historia de Cantabria y de Oyambre» manifestó.

Las obras se iniciarán este año y concluirán en el 2020 con una inversión de 1.645.542 euros

Esta actuación, a pesar de no requerir una importante inversión, ya que su presupuesto asciende a 32.543 euros, se mantenía pendiente desde el año 2010, momento en el que tuvo que ser desmontado ante el peligro de su derrumbamiento al verse afectado por los temporales marítimos. La directora del Parque, Raquel Sánchez, detalló que se construirá una nueva plataforma de 4 por 4,5 metros para colocar el monumento original del escultor cántabro Jesús Otero que se situará por detrás de la linea de la costa, frente a la ubicación original de la playa de Oyambre para evitar el efecto de las mareas. El objetivo será que la obra esté concluida para el próximo 14 de junio, fecha en la que se celebra el 89 aniversario del aterrizaje de aquel histórico vuelo.

El monumento estará de nuevo en Oyambre el 14 de junio que se celebra el 89 aniversario de su llegada

El proyecto del puerto deportivo de San Vicente también fue tratado en esta reunión, dando cuenta del informe favorable concedido desde la Dirección del Medio Natural así como a las medidas compensatorias propuestas desde la consejería de Obras Públicas por los posibles impactos, medidas que supondrán una inversión superior a 300.000 entre las que incluirá la redacción de restauración ambiental de la Marisma de Pombo que se suma a otras de gran importancia como será la protección de la dunas de Merón, la instalación de un observatorio de aves en la marisma de Rubín o la senda del Faro.

Los nuevos planes de Uso y Gestión y de Desarrollo Sostenible concluirán en 24 meses

Con relación a las obras del nuevo puerto, la Dirección General del Medio Natural ha establecido que los acopios de materiales se hagan siempre fuera de la influencia mareal y a una distancia que asegure la minimización del riesgo de vertidos sobre la ría. Entre las exigencias impuestas, está que se dispongan barreras o cortinas antiturbidez para minimizar los impactos en las operaciones de dragado y relleno, así como el uso de desencofrantes ecológicos para las obras de estructuras y aceites y grasas lubricantes de origen vegetal con elevada biodegradabilidad y baja toxicidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos