Pierde la mano y parte del brazo tras explotarle un cohete en Val de San Vicente

Val de San Vicente

El hombre, de 52 años, participaba en las fiestas de Santa Marina que se celebraban en San Pedro de las Baheras

Sara Torre
SARA TORRESan Pedro de las Baheras

Un hombre de 52 años perdió la mano y parte del brazo en la noche del martes en un accidente pirotécnico que se produjo en la localidad de San Pedro de las Baheras (Val de San Vicente) durante las fiestas de Santa Marina. El hombre, natural del pueblo, aunque actualmente reside en Panes (Peñamellera Baja, Asturias), iba a proceder, según relatan algunos testigos, a lanzar el cohete que anunciaría el inicio de algunas de las actividades nocturnas. Contaba con la ayuda del presidente del Concejo, Pedro Castro, quien también resultó afectado por un impacto en el pecho, pero no tuvo que ser ingresado. El herido grave fue trasladado a Valdecilla, donde se le amputó la mano derecha y parte del brazo. Durante la jornada de ayer, permanecía ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El presidente del Concejo, visiblemente afectado, declinó hacer declaraciones, aunque aseguró que en unos días detallará cómo se produjo el accidente en una jornada tan señalada para el pueblo, en el que las actividades festivas se habían sucedido desde por la mañana. Precisamente en esta edición se habían recuperado precisamente en esta edición algunas actividades que, con el paso de los años, se habían perdido. De hecho, por la mañana la procesión había alegrado las calles del pueblo y también había habido pruebas dirigidas a los más pequeños.

Para la noche se había preparado música para hacer bailar a todos los vecinos, que contaban con una barra de bar en la pista polideportiva del pueblo. Pero en el intento de anunciar el comienzo de esas actividades nocturnas con el citado artefacto sucedió el percance. Según señalan testigos presenciales, enseguida fue llegando al pueblo personal de la Guardia Civil y de la Policía. Algunos de uniforme y otros de paisano, se encargaron de señalizar a los conductores de los vehículos que se disponían a subir a la pista que la fiesta se habían suspendido y que debían dar la vuelta.

Mientras, se trabajaba en localizar la parte del cuerpo del hombre afectado por la explosión para una posible reconstrucción, que finalmente no pudo realizarse.

Enseguida, la noticia se difundió por todo el municipio. Los vecinos de San Pedro de las Baheras no daban crédito a lo ocurrido en su fiesta. «Es la fiesta del pueblo y siempre se hacen las mismas cosas y nunca había habido percances de ningún tipo», comentaban lamentando lo ocurrido. El alcalde de Val de San Vicente, Roberto Escobedo, que también mostró su pesar por lo sucedido, explicó que no pudo asistir a la fiesta porque se encontraba en una reunión y recibió el aviso del 112 a eso de las diez de la noche.

Las de San Pedro de las Baheras son unas de las muchas fiestas que se desarrollan en los pueblos del municipio que organizan directamente bien las comisiones, las juntas vecinales o, en este caso, el Concejo.

Fotos

Vídeos