El puente de Golbardo, en Reocín, toma forma y estará listo en agosto

La estructura metálica ya está lista para ser elevada en los próximos días. /Antonio 'Sane'
La estructura metálica ya está lista para ser elevada en los próximos días. / Antonio 'Sane'

Esta semana, los operarios empezarán a elevar toda la estructura metálica para después, soldar, ensamblar y pintar el viaducto

Sara Torre
SARA TORRESantander

El nuevo puente de Golbardo, que acabará con las limitaciones que los conductores tienen para acceder por el puente actual a la localidad del mismo nombre, perteneciente al municipio de Reocín, y que también da acceso a los pueblos de Alfoz de Lloredo, va tomando forma y está previsto que pueda entrar en funcionamiento en el mes de agosto. Esta semana se procederá a elevar toda la estructura metálica que ha ido trasladándose cuidadosamente hasta el emplazamiento indicado, después de comprobar que se ajusta a las medidas previstas.

Según fuentes del Gobierno regional, posiblemente sea el viernes cuando se proceda a elevar dicha estructura con la ayuda de una grúa, tras lo que se comprobará que todo está ajustado a la perfección y comenzarán los trabajos de soldadura de la estructura y ensamblaje, para concluir con el pintado. Se trata, según señalan los técnicos, de «la fase más delicada» de las obras, teniendo en cuenta que «todo tiene que encajar perfectamente bien para poder llevar a cabo todas las tareas.

El nuevo puente, que supondrá una inversión de 3.795.535 euros, se sitúa en el tramo inicial de la CA-354, en su intersección con la carretera N-634, que se encuentra constreñida a su paso por el río Saja por la escasa disponibilidad de anchura que permite el puente actual. Este viaducto posee una plataforma «inadecuada del todo» para los requerimientos mínimos del tráfico rodado de hoy en día, pues sólo tiene cabida un único carril de circulación, según recogen los informes técnicos

LOS DATOS

Inversión total
La inversión de la obra, incluyendo las expropiaciones que se han realizado, alcanza los 3.795.535 euros.
La longitud
La longitud de la actuación es de 450 metros, en los que se incluye el nuevo viaducto, de 210 metros.
Los plazos
La adversa meteorología de los últimos meses ha retrasado las obras que podrían estar concluidas en agosto próximo.

Además, el estado de conservación del actual puente es «malo», de manera que existe una limitación de peso para los vehículos que pueden cruzar sobre el mismo, impidiendo el paso de vehículos pesados.

Estas circunstancias impiden el normal desarrollo del tráfico, al tiempo que suponen un peligro para la seguridad vial, dado que también existe un uso peatonal del citado puente con poco espacio disponible, lo que hace necesaria la construcción de un nuevo viaducto con el que se resuelva esta problemática.

Lejos de tocar el puente existente para mejorarlo o derribarlo y construir en uno nuevo en su misma ubicación, se decidió respetarlo y construir éste en paralelo a él, considerando que el antiguo es el primero de hormigón fabricado en España, y por ello posee la calificación de Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento desde 2002.

En las obras, se contempla un tramo de unos 450 metros de nuevo trazado, que incluye el nuevo puente, junto con dos intersecciones: una al inicio del tramo para conectar con la carretera N-634 y, otra al final, para servir de acceso desde el nuevo vial a la localidad de Golbardo.

En cuanto al drenaje, se establecerá un nuevo sistema para este tramo de carretera mediante rigolas, cunetas, bordillos y colectores.

El alcalde de Reocín, Pablo Diestro, ha destacado la importancia de esta obra tanto para su municipio como para las relaciones con el vecino de Alfoz de Lloredo y ha puesto en valor la mejora en seguridad vial que se conseguirá con los trabajos.

Desde el Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo, se ha hecho posible que las enormes estructuras hayan pasado por Cóbreces y Novales hasta llegar a Golbardo. «Tenemos muchísimas ganas de que se inaugure», dice el alcalde, Enrique Bretones, que recuerda que esta obra se suma a la de la carretera que accede desde Golbardo a Novales y marcará un antes y un después en las vías de acceso a su municipio.

Aunque en un principio la finalización de las obras estaba prevista para diciembre de 2017, los trabajos han sufrido retrasos por la adversa meteorología que han impedido el avance de ciertos trabajos, que requerían, según explicó el Gobierno regional, «acciones muy técnicas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos