San Vicente presume de convento

El 'último' fraile franciscano muestra a los visitantes las diferentes estancias del antiguo monasterio. / Vicente Cortabitarte
El 'último' fraile franciscano muestra a los visitantes las diferentes estancias del antiguo monasterio. / Vicente Cortabitarte
San Vicente de la Barquera

Visitas teatralizadas al monasterio de San Luis conmemoran el quinto centenario de la llegada de Carlos V a la villa barquereña

VICENTE CORTABITARTESan Vicente

Traspasar los muros del antiguo convento de San Luis, en San Vicente de la Barquera, es como adentrarse en un lugar mágico, en el que las ruinas góticas del monasterio se muestran en sorprendente belleza y en perfecta armonía con un entorno natural excepcional. Esa magia surge más que nunca en estos días en los que los «espíritus» de algunos de sus antiguos moradores aparecen en las visitas que se ofrecen de una manera excepcional, con motivo de la celebración de la estancia del entonces príncipe Carlos en la villa, en donde, tras su llegada un 29 de septiembre de 1517, se alojó durante dos semanas en dicho monasterio franciscano.

Por este motivo, a lo largo de la presente semana y durante los tres primeros días de la próxima, se ofrecen unas visitas guiadas y teatralizadas a este conjunto de propiedad privada que, por estar declarado Bien de Interés Cultural, cuenta con un convenio de visitas públicas que, gracias a la colaboración de sus dueños, se ve en esta ocasión ampliado con este programa.

Estas visitas se ofrecen en dos horarios (a las 12.00 y a las 13.00 horas) en grupos de 30 personas, previa reserva en la Oficina Municipal de Turismo. El estreno de esta iniciativa, previsto para las 12 horas de ayer, se tuvo que suspender por la lluvia que sin embargo cesó al poco tiempo, permitiendo el estreno de esta iniciativa para el segundo turno.

Durante el recorrido diversos personajes muestran la belleza y la historia del lugar

Sorpresas

Los participantes, tras escuchar la introducción de la persona que hace las funciones de guía, se vieron sorprendidas por quien se presentó como «el último fraile franciscano que ha vivido en el convento», desde que hace 181 años fueron despojados del monasterio por la Desamortización de Mendizábal.

El anciano fraile contó la historia de la llegada a San Vicente de sus antepasados a mediados del siglo XV y detalló las características del convento antes de llegar a su estado actual de ruinas y algunas de sus curiosidades, mostrando las diferentes estancias del conjunto.

Pero esta no fue la única sorpresa para las personas que ayer completaron la visita, ya que hasta el príncipe Carlos y su hermana Leonor surgieron de entre los muros del convento para relatar el caluroso recibimiento que les dieron los barquereños hace cinco siglos y junto a ellos dos mozas reflejadas en las crónicas de Laurent Vital en las danzas que les ofrecieron durante su estancia.

Tras el recorrido de unos 45 minutos de duración, con tiempo para inmortalizarse en fotos con los personajes y el entorno, el franciscano se despidió junto al resto de los espíritus para retirarse nuevamente entre los recodos del convento, ante la satisfacción de los asistentes que premian con aplausos el regalo recibido de poder disfrutar de una manera tan especial de uno de los lugares mas singulares y también desconocidos de San Vicente de la Barquera.

Carlos y Josefina, un matrimonio jubilado madrileño que cuenta con su segunda residencia en San Vicente, han sido uno de estos afortunados que reconocían que llevaban mucho tiempo esperando la oportunidad para conocer las viejas ruinas, pero hasta el momento no lo habían podido conseguir. Por ello se mostraban especialmente satisfechos, resaltando que «es un lugar realmente muy hermoso con un entorno singular, además el poder verlo así, con esta representación nos ha permitido descubrirlo de una manera muy amena y divertida, ha sido una iniciativa magnífica» señalaban, opinión que era compartida por todos los asistentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos