La A-67, convertida en 'ratonera' durante dos horas

Coches atascados en medio de la autovía. / Sane y L. Palomeque

Ocho vehículos se han visto implicados en el accidente ocurrido a la altura de Bezana en sentido Santander, con cinco heridos leves | La autovía ha permanecido cortada entre las 7.30 y las 9.30, generando un atasco que ha llegado hasta Torrelavega

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Un accidente múltiple ocurrido sobre las 7.30 de la mañana ha cortado por completo la autovía A-67 en sentido Santander, dejando a cientos de conductores atrapados en un colapso kilométrico que no se ha movido durante dos horas. Pasadas las 9.30, al fin, los agentes de Tráfico han podido reabrir uno de los carriles dejando a los vehículos siniestrados apartados ocupando el central y el izquierdo. Al mediodía, con los coches ya retirados, la circulación recuperó la normalidad.

El siniestro se ha registrado a la altura de Santa Cruz de Bezana, en el kilómetro 196.5, y las colas fueron creciendo hasta llegar al kilómetro 183, ya en Torrelavega. El colapso ha alcanzado tal magnitud que la Guardia Civil ni siquiera ha dejado tomar la A-67 a los coches que trataban de salir de Torrelavega, que fueron desviados por la carretera nacional, una ratonera que se ha complicado todavía más cuando pasadas las 9.00 se registraba otro accidente distinto en el sentido contrario, a la altura de Polanco, dejando a los vehículos sin vía de escape.

Ha habido ocho vehículos implicados en esta colisión múltiple ocurrida en Bezana. Entre ellos dos camiones, uno articulado y otro rígido, que han quedado cruzados en medio de los carriles. El camión de reparto ha llegado a volcar tras el choque. Tras ellos, colisionaron seis turismos. La Guardia Civil de Tráfico ha trabajado sobre el terreno después de conseguir sortear las colas y llegar al lugar del accidente. El Servicio de Emergencias 112 ha informado que son cinco las personas heridas, pero «de carácter leve».

Sobre las causas del accidente, al parecer el tráiler estaba «parado» por causas que se desconocen y los coches no pudieron esquivarlo y fueron chocando uno a uno.

Al lugar se han desplazado numerosos vehículos de bomberos y ambulancias. Desde el parque de bomberos de Santander advertían a primera hora que este accidente era una «colisión de múltiples vehículos, que ha colapsado toda la autovía». Los bomberos han tenido que levantar el camión volcado con una grúa para ponerlo de nuevo sobre las ruedas y seguir con el dispositivo para poder despejar la autovía, remolcando el resto de los coches siniestrados.

«Llevo dos horas atrapada en la autovía, y aquí no se mueve nada. Ya me he dado varios paseos» maría sainz, conductora afectada

Además, ha tenido lugar en una zona que a primera hora registra tráfico intenso, entre las entradas y salidas de la A-67 cercanas a Boo de Piélagos y Mompía.

Los conductores intentaron durante horas escapar por la carretera nacional de Puente Arce, pero al llegar al Alto de Maoño, en la zona de la rotonda nueva, los coches también estaban parados debido a la extraordinaria afluencia de tráfico.

Llegar a Santander ha resultado «una odisea» tanto por la autovía como por la carretera nacional, según conductores afectados.

La ruta alternativa para llegar a Santander desde Torrelavega era la N-611, que también se encontraba atascada a consecuencia de la densidad del tráfico. Otros conductores han decidido dar un rodeo por Solares, por la A-8, o dirigirse hacia Renedo de Piélagos por Puente Arce.

El atasco se ha extendido hasta Torrelavega. / Luis Palomeque

Mientras, ha habido conductores que bajaban de los coches para estirar las piernas o fumar un cigarrillo. «Llevo dos horas aquí atrapada, ya me he dado varios paseos. Y ahora se pone a llover», contaba María Sainz, una empleada de banca que salió de su casa, en Boo de Piélagos, a las 7.30 horas «y son las 9.15 y aquí no se mueve nada». Ha llamado a su jefe para avisarle de que llegaría tarde al trabajo «y me dice que él también está atrapado».

En esta zona de la A-67 los coches quedaron parados en dos filas, una tocando el quitamiedos y otra en el arcén. Por el medio, dejaban un carril libre para que circularan los vehículos de emergencias, que llegaban desde Santander por la dirección opuesta y después daban la vuelta por Boo para acceder al lugar del accidente. «Ya han pasado tres camiones de bomberos, varias patrullas de la policía, ambulancias, grúas...», contaba Sainz.

Y a las 9.20, otro accidente atascaba la A-67 en el otro sentido

Sobre las 9.20 horas la situación se volvía caótica, ya que en ese momento se registraba otro accidente más en sentido contrario. Así que al atasco en dirección a Santander se sumó otro atasco en dirección a Torrelavega.

Este segundo accidente ha ocurrido a la altura de Polanco, en el kilómetro 189 de la A-67 en sentido Torrelavega. Las retenciones han alcanzado los cinco kilómetros (desde el km. 184).

Imagen del segundo accidente, ocurrido en sentido Torrelavega, que ha formado otro atasco más en la A-67 pero en el otro sentido.
Imagen del segundo accidente, ocurrido en sentido Torrelavega, que ha formado otro atasco más en la A-67 pero en el otro sentido.

Pasadas las 9.30, al fin, se reabría al tráfico la A-67 de manera parcial, habilitando un solo carril en dirección a Santander, dando una salida, aunque lenta, a los coches embolsados desde las 7.30, con los camiones y turismos siniestrados apartados en los otros dos carriles.

El atasco hacia Torrelavega duró hasta casi las 11.00.

Tercer accidente de la mañana: en la S-10 a la altura de Solares

Un tercer accidente ha redondeado la complicada mañana en las autovías cántabras. A las 10.15 horas, un camión y un turismo chocaron en la S-10, a la altura de Solares. Este siniestro, de menor importancia que el de Bezana, ha causado un herido leve y retenciones de un par de kilómetros (desde el km. 12 al 14) en sentido Santander.

Desde Tráfico han trabajado sin descanso desde el amanecer para solventar las «múltiples» incidencias registradas, según fuentes de la Guardia Civil, que han destacado que la mayoría de ellas se han solventado «con mucha rapidez» y sin las consecuencias que ha tenido el accidente de Bezana.

Imagen del tercer accidente, en la S-10 a la altura de Solares.
Imagen del tercer accidente, en la S-10 a la altura de Solares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos