La Policía descubre un chalé en Boo dedicado a producir marihuana

Así era la plantación de marihuana encontrada dentro de un chalé de Boo de Piélagos. / CNP

El domicilio contaba con una auténtica línea de producción de cannabis dentro de una casa, con cada etapa de la plantación diferenciada por apartados, desde el cultivo al envasado

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZBoo de Piélagos

La Policía Nacional acaba de detener a tres individuos como presuntos responsables de una plantación de marihuana que ocupaba todo un chalé en Boo de Piélagos. Doscientas plantas 'residían' en un inmueble que nunca se había constituido como vivienda. Esa casa de la urbanización Ría del Pas «no tenía vida», explica la Policía, salvo la vegetal, se entiende. Porque las persianas siempre estaban bajadas y no había indicios de que estuviera habitada, pero, sin embargo, de esas paredes salía un ruido sospechoso y de manera frecuente entraban y salían «uno o más» hombres...

Las investigaciones acerca de lo que pudiera estar ocurriendo en esa casa comenzaron a finales de octubre, origen de la bautizada como 'Operación Pas'. El Grupo de Estupefacientes constató que el inmueble no se había constuido como morada habitada, pero, sin embargo, «daba muestras de una actividad continua en su interior». A partir de ahí, y al seguir indagando, los agentes llegaron al convencimiento de que esa vivienda estaba siendo utilizada con un único fin: el cultivo y elaboración de marihuana 'indoor'.

Hay tres detenidos, de entre 37 y 42 años, como responsables de una plantación caracterizada por su «especialización y profesionalidad»

Se gestionó una autorización judicial para registrar la casa y ahí se corroboraron sus sospechas: el sótano, el garaje y la bodega contaban con una «sofisticada y elaborada» instalación para el cultivo de marihuana. De hecho, lo allí montado puso de manifiesto que en la vivienda se realizaban todas las fases del proceso, como si fuera una línea de produccción. Estaba distribuida en las distintas etapas: plantación, floración, recolección y secado. Hasta había un apartado para la manipulación y el envasado final, con lo que se llega a la conclusión de que el producto estaba destinado a la venta y distribución al menudeo. Todo ello lleva a los agentes a valorar la «especialización y profesionalidad» de los presuntos autores, que habían conseguido asegurar una «continua producción y por ende una incesante fuente de ingresos» con tal industria, estableciendo con ella «su modus vivendi».

Además, para llevarla a cabo, y como sucede a menudo con este tipo de plantaciones, los ahora detenidos realizaron una conexión fraudulenta a la línea de acometida eléctrica, abasteciendo así la ingente demanda de energía que requiere un cultivo de tales características. Para comprobarlo, los policías fueron auxiliados por técnicos especialistas del departamento de Toma de Medidas y Fraude de la compañía Viesgo Distribución Eléctrica, quienes colaboraron en la desconexión y desmontaje con garantías de seguridad.

Otras fases de cultivo de marihuana de Boo. / CNP

Sofisticados aparatos

En el registro se intervinieron 200 plantas de marihuana, que equivalen a unos 10 kilos de sustancia. Además, también se incautaron de diferenciales de corriente, lámparas, reflectores, extractores, ventiladores, ozonizador, pluviómetro, estufas, balanzas digitales, una estación meteorológica, entre otros materiales.

Los tres presuntos responsables de esta 'línea de producción de marihuana' fueron detenidos los días 21 y 22 de noviembre por la mañana. Son tres hombres: C.E.L., de 42 años; C.S.G., de 30; y R.R.R., de 37. Dos de ellos, que fueron puestos a disposición judicial, cuentan con antecedentes policiales que nada tienen que ver con los delitos que ahora se les atribuyen: contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Con esta actuación policial se ha erradicado un «notable punto de producción y distribución de marihuana que reportaba cuantiosos beneficios», destaca la Policía Nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos