Piélagos aprueba un Presupuesto «tapa agujeros» por valor de 18,7 millones

Piélagos aprueba un Presupuesto «tapa agujeros» por valor de 18,7 millones

La alcaldesa, Verónica Samperio, se refiere así a un ejercicio que hará frente al segundo pago del derribo del Cuco y al Fondo de Contingencia

SHEILA IZQUIERDO RENEDO.

El Pleno del Ayuntamiento de Piélagos aprobó, de manera inicial, el Presupuesto para 2018 por valor de 18,7 millones de euros, un documento «tapa agujeros» -como definió la alcaldesa, Verónica Samperio- que además de dar respuesta a demandas históricas, asumir los compromisos de personal y mantener los servicios, dejará consignados 900.000 euros para hacer frente al segundo pago del derribo del Alto del Cuco y al Fondo de contingencia. Las cuentas, que crecen respecto al año pasado en unos 200.000 euros, fueron aprobadas por el equipo de gobierno (PSOE-PRC), los concejales no adscritos Elba Castanedo, Juan Carlos Martín y Montserrat Luezas, así como el edil de AVIP, José Antonio Castañera.

Durante su intervención, la regidora dijo que «quizá no sea nuestro Presupuesto ideal, seguro que no lo es», pero defendió que este ejercicio hace frente a necesidades que pesan sobre el municipio como una espada de Damocles y responde al beneficio general de Piélagos con obras repartidas en los doce pueblos.

EN CIFRAS

900.000
euros se destinan a la deuda por el derribo del Cuco y al Fondo de Contingencia.
500.000
euros están consignados para la homologación de los parques infantiles.

En este sentido, Samperio explicó que las cuentas tienen ya una parte comprometida para el abono al Gobierno de Cantabria del segundo de los diez pagos por el derribo de las viviendas ilegales del Cuco (376.524 euros), así como para el Fondo de contingencia (500.000 euros), con el que hacer frente a las futuras sentencias de demolición.

La rehabilitación de la plaza Adolfo Suárez costará, en su primera fase, 250.000 euros

Además, la regidora señaló que a esta partida se le tiene que añadir otras para continuar renovando la red de abastecimiento de agua, iniciada en 2017 (105.000 euros) o para seguir desarrollando obras de saneamiento. Unas, como la de los barrios Sierra y Las Llatas, en Liencres, junto con el Gobierno de Cantabria, que aportará el 60% (150.000 euros), pero otras como la del Rodil, en Mortera, que costará 80.000 euros, con cargo único a las arcas municipales.

Las cuentas también miran a los espacios municipales, con 490.730 euros para la homologación de los parques infantiles o los 250.000, para la primera fase de rehabilitación de la Plaza Adolfo Suárez (Liencres). Asimismo, este ejercicio económico apuesta por la eficiencia energética, mediante la renovación del alumbrado de Vioño (302.108 euros); por el refuerzo de la actividad cultural en el municipio, mediante el aumento de la partida destinada a este fin -que pasa de los 35.000 euros a los 55.000 actuales-; por la puesta en marcha de un plan de intervención familiar (15.000 euros) o por el refuerzo de la red municipal de bibliotecas, con la apertura de una nueva en Liencres, en el edificio rehabilitado de las antiguas escuelas (18.000 euros).

La partida para actividades se refuerza y pasa a 55.000 euros

En el Ayuntamiento «funcionamos como una casa», resaltó Samperio, en alusión a que la rebaja del IBI conllevará para el Consistorio la obtención de menos ingresos. Si estos «no crecen», pero «los gastos corrientes sí, el margen de maniobra queda más reducido», recalcó la alcaldesa, concluyendo que «aunque nos duelan, son habas contadas».

Los grupos de IU y PP, así como el portavoz de AVIP, Luis Sañudo, votaron en contra de los presupuestos. En su turno de intervención, Rubén Vicente Carrillo (IU), lamentó que el documento sea «básicamente el mismo que aprobó el último gobierno del PP», al tiempo que incidió en que «ni siquiera se hacen ligeras maniobras para cambiar el peso estructural de las diferentes partidas presupuestarias».

Por su parte, el portavoz de AVIP, Luis Sañudo, recordó su doble condición de concejal y presidente de la Junta Vecinal de Renedo y se mostró contrario a las bases de ejecución del presupuesto para 2018. «Si nos dan cuatro duros y encima nos dicen de qué manera o cómo lo tenemos que gastar, esa autonomía funcional de las Juntas Vecinales creo que se vuelve a cercenar», aseveró. El líder de AVIP también exigió al Ayuntamiento que el 37% de lo que reciben las Juntas Vecinales, como subvención, «no tenga que destinarse a la reparación de caminos vecinales». En esta misma línea se mostró la portavoz del PP, Carmen Bedoya, quien además reprochó al equipo de gobierno que no se haya dado la opción de negociar las propuestas de su grupo, ni las de los presidentes de las Juntas Vecinales de su partido. «Venimos a este pleno sin saber si se incorporan o no a este Presupuesto», espetó.

El portavoz del PSOE, Roberto Ruiz Argumosa, corrigió a AVIP y al PP, a los que dijo que «en ningún momento el Ayuntamiento dice en qué, dentro de las competencias de una Junta Vecinal, se tiene que gastar el dinero».

El Pleno rechazó las enmiendas de IU y también la intención de Carlos Caramés (PP), de dejar sobre la mesa el documento hasta recibir un informe jurídico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos