Árboles que brotan vida

Clemente Rasines y Fernando Palacio explicaron la restauración de esta parcela que ha pasado de ser un vertedero a un espacio verde./Ana Cobo
Clemente Rasines y Fernando Palacio explicaron la restauración de esta parcela que ha pasado de ser un vertedero a un espacio verde. / Ana Cobo
Santoña

La Asociación Bosques de Cantabria, junto con 90 voluntarios realizó una nueva plantación en la parcela verde anexa al albergue para reponer los que no han arraigado

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Una marea de voluntarios tomó hace una semana la parcela verde situada junto al albergue municipal de Santoña para llenarla de vida. Niños de la mano de sus padres, jóvenes y mayores unieron fuerzas e ilusión para realizar una nueva plantación de arbolado autóctono en este espacio.

La 'llamada' de la Asociación de Bosques de Cantabria 'reclutó' a cerca de noventa personas que quisieron aportar su grano de arena al medio ambiente. Con esta actividad, el colectivo arrancó su calendario 2018 dentro del programa de voluntariado y educación ambiental Provoca, impulsado por el Gobierno de Cantabria, y que les llevará a otros entornos de la región a lo largo del año. Pero quisieron comenzar en esta parcela de Santoña. El porqué lo explicó muy bien el presidente de Bosques de Cantabria, Clemente Rasines, que recordó a los participantes que fue esta entidad la que restauró hace cinco años este lugar, convertido en un auténtico vertedero tomado por escombros, residuos y plumeros que, tras la intervención, dio paso a un espacio verde que evoca al encinar cantábrico. «Este plantación para nosotros es especial. Todo lo que veis a nuestro alrededor, el suelo verde y los cientos de árboles han sido obra de Bosques de Cantabria», dijo. El proyecto se ejecutó con su mano de obra y una inversión de 170.000 euros de la Consejería de Medio Ambiente.

En aquella primera actuación, a principios de 2014, se plantó un millar de árboles. Posteriormente, en 2016, la entidad, con los trabajadores de Consorcio como voluntarios, repuso ciento y pico especies. Y ha vuelto por tercera vez el sábado pasado para plantar otros 72 ejemplares.

«Es una zona complicada porque el suelo no es natural y no tiene un sustrato adecuado para los árboles» Clemente Rasines | Presidente Bosques Cantabria

Estas sucesivas intervenciones son más que necesarias para reponer aquellos árboles que no han arraigado. Y es que Rasines resalta que se trata de una zona «complicada», ya que este terreno fue ganado hace décadas a la marisma y es un relleno con arena procedente de los dragados de la bahía. «No es un suelo natural, por tanto, no tiene un sustrato adecuado para los árboles. Es muy pobre». En su momento, realizaron un importante aporte de tierra vegetal para que saliera la hierba y brotará el mayor número de ejemplares. Algunos especies ya se 'exhiben' vigorosas y resistentes, pero todas no han corrido la misma suerte. Y es que es una zona al borde del mar, donde el viento sopla cargado de sal y, por desgracia, también ha sido objeto de actos vandálicos. El segado, para su mantenimiento, es otro factor que puede afectar. «Aunque les ponemos un protector, el hilo de la desbrozadora puede dar a la base, a la corteza, y hacer que el árbol se seque».

Ana Cobo

Implicación de vecinos

Por todo ello, esta parcela necesita de un trabajo continuo. Que no se olviden de ella. Y, para eso, están los voluntarios de Bosques de Cantabria dispuestos a darlo todo. «Tenemos un grupo de seguidores muy fiel que acuden siempre que tienen posibilidad. En estos cinco años, han participado en nuestra actividades 5.000 personas». Aunque no muchos, a esta plantación de Santoña acudieron algunos vecinos. «Es una lástima; pero nos pasa aquí y en otros sitios. Sería bonito que lo hiciera mayoritariamente gente de Santoña, porque es la que lo va a ver, disfrutar, seguir...La que lo va a cuidar y va estar más sensible a los problemas que tenga». Algunos vecinos sí dieron el paso.

«Participo con mi hija Nahia, de 8 años, porque hay que concienciarles desde pequeños» Ana Marta | Vecina

Entre ellos, estaban Ana Marta y su pequeña Nahia de ocho años. La madre cuenta que participan en casi una decena de actividades del Provoca al año y siempre con Bosque de Cantabria. «La niña lo disfruta mucho y es importante participar en este tipo de iniciativas y concienciarles desde bien pequeños. Además, en este caso, vivimos aquí». A su lado, está 'Transi' que cuenta que se ha animado porque ella acude a las Escuela de Adultos y en el programa que hacen en Radio Santoña «entrevistamos hace unos días a Clemente y a Rodrigo y al escucharles hablar de Bosques de Cantabria me he decidido a venir». Es la primera vez que planta un árbol pero Ana Marta, ya experta en esta lides, le echa una mano.

Ana Cobo

Antes de arrancar el acto, se dieron unas sencillas instrucciones para saber hacerlo. Los más pequeños presumieron de que se las saben de memoria y tenían sobre todo ganas de coger la azada para cavar el hueco donde plantar vida. «Es una maravilla ver familias, mayores y jóvenes que participa un año tras otro. Esto engancha», sostiene Rasines.

Los voluntarios se dividieron en dos grupos. Plantaron encinas, robles, aladiernos, labiérnagos y aligustres en el lado a la vera de la marisma, la parte más expuesta a los vientos y la influencia salina y, por tanto, donde se registran más bajas. En la zona que pega a la carretera, que tiene más humedad al almacenar el agua de la lluvia, sembraron sauces, arces y fresnos. El objetivo final de esta actividad no busca tanto la mejora ambiental como que «la gente participe de una experiencia positiva y salga con la sensación de que han puesto su grano de arena para que la naturaleza de Cantabria, en este caso la de Santoña, esté un poco mejor. Eso es lo gratificante». En la plantación también se involucraron el alcalde, Sergio Abascal, y el concejal de Medio Ambiente, Fernando Palacio, que recordó la transformación radical de este espacio y dio las gracias a «Bosques de Cantabria y a los voluntarios por volvernos a ver aquí para echar una mano en esta lugar tan especial»

La iniciativa se completó con el avistamiento de aves en el observatorio de La Arenilla a través de telescopios y prismáticos y de un novedoso sistema como una videocámara con un zoom de gran alcance cuya imagen se proyectó en una pantalla para facilitar a todos la observación.

El Plan Provoca tiene programadas más actividades de voluntariado y educación ambiental en el municipio a lo largo de este año. La próxima cita será 7 de abril. Consiste en la eliminación de vegetación exótica invasora en el sistema dunar de Berria. Los voluntarios erradicarán una especie perjudicial para el ecosistema dunar como es la uña de gato. La actividad está promovida por la Asociación Mundo Natura y tendrá una segunda fase, quince días después, el 22 de abril, cuando los voluntarios volverán a este mismo paraje para plantar sobre lo eliminado. En este caso, repoblarán las dunas de Berria con flora autóctona.

De cara a los últimos meses del año, el calendario Provoca tiene preparada una ruta guiada a pie por el entorno del monte Buciero para la interpretación de su patrimonio natural (flora, fauna, paisaje...) y del patrimonio cultural e histórico (fuertes, baterías y polvorines). Para concluir la agenda verde, habrá una nueva ruta para la observación de aves en las marismas de Santoña. Será el 11 de noviembre, y coincidirá con la época de migración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos