La Asociación La Campana se disolverá después de treinta años de andadura

La Asociación La Campana siempre sube a los chicos a la fiesta de San Miguel en la que disfrutan de la alubiada. /
La Asociación La Campana siempre sube a los chicos a la fiesta de San Miguel en la que disfrutan de la alubiada.

La directiva actual va a presentar su dimisión por cuestiones de salud y dará de baja el colectivo sino aparecen otras personas que quieren llevarlo

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

La Asociación La Campana, uno de los colectivos más emblemáticos de la villa por su apoyo a las personas con discapacidad del municipio y de la comarca de Siete Villas está a punto de desaparecer. La directiva actual no puede continuar al frente por problemas de salud y hasta ahora no han encontrado a otras personas que quieran coger el testigo y continuar con este proyecto que inició su andadura hace 30 años.

El pasado domingo, la asociación celebró una asamblea general en el que uno de los puntos a tratar era la dimisión de los responsables y su posible disolución. A la convocatoria únicamente acudieron tres personas, el presidente, el tesorero y otro asistente por lo que no fue posible abordar los puntos previstos. No obstante, el presidente de La Campana, José Luis Lavín, confirma la intención clara de disolverse. «La asociación se va a deshacer, lo único que vamos a esperar un tiempo por si aparece alguien que se quiera hacer cargo. Si no, iremos a Santander para darnos de baja en el registro de asociaciones. No tenemos intención de seguir porque ni yo ni Luis María Quintana 'Puchi' podemos continuar por cuestiones de salud y porque llevamos ya muchos años al frente».

La Campana, cuenta actualmente con unos 211 socios. Sin embargo, el presidente, José Luis Lavín, lamenta que «generalmente no acuden a las asambleas. Nos dicen que está bien todo lo que hacemos, pero no te aportan ideas, ni apoyan, y se echa en falta algo de ayuda». Actualmente, la actividad de la asociación se había reducido y consistía en llevar a los chicos a la fiesta de San Miguel en el barrio de El Dueso, dos actos de paseo, comida y baile y la fiesta de reyes. «Lo que nos supone más trabajo es cuando hay que empezar a principios de verano a pedir dinero por las tiendas y comercios de la villa, aunque el pueblo de Santoña, siempre ha colaborado con nosotros».

Antaño realizaban excursiones con los chicos y llegaron a tener un local de ocio con talleres

Otro aspecto que ha influido para tomar la decisión de disolverse es que los chicos se van haciendo mayores y tienen otras preferencias. «Antes podíamos llevarles lejos de excursión. Hemos recorridos con ellos toda Cantabria y hemos ido también a Asturias, Galicia o Burgos. Ahora se cansan más y lo que les gusta es ir a tomar algo, charlar entre ellos, comer juntos y bailar».

Lavín reconoce que le da «mucha pena» cerrar este capítulo, pero tiene la satisfacción de la labor realizada durante más de tres décadas. Fue en 1984, cuando varios santoñeses se decidieron a llevar a cabo un proyecto, cuyo objetivo era ayudar a los discapacitados de Santoña y Siete Villas. Empezaron organizando partidos de fútbol en la playa de gordos contra flacos y el dinero que recaudaban lo empleaban para comprar unos regalos a estos niños. La idea fue madurando y en mayo 1987, se constituyen como asociación 'La Campana', iniciando la captación de socios, llegando a ser más de 300, según recuerda José Luis Gutiérrez Bicarregui.

En el principio de su funcionamiento firmaron un convenio con Ampros, recibiendo ayuda económica, material y consejos de personas con experiencia, pero por diferencias de opinión y organización quedó roto el acuerdo. Con posterioridad se creó un club de ocio cuyo local fue cedido por la familia Fragua, en la calle Serna Occina, donde estaban los antiguos juzgados. Dicho local tuvo que ser rehabilitado. Para las obras de albañilería contaron con materiales donados por constructores de Santoña, y con la mano de obra gratuita de miembros de 'La Campana'. La carpintería la compraron y colocaron ellos. Allí se montaron talleres de dibujo, pintura, fotografía, cocina, teatro... para actividades de los niños y niñas, dirigidas por las monitoras Noelia Fernández, Desiré Rueda, Elena Zabala (pedagoga) y Edurne Herreros. También realizaban paseos por el municipio y excursiones por Cantabria y otras comunidades ,así como campamentos.

En aquel local, señala Bicarregui, estuvieron unos cuatro años, hasta que fue derribado el inmueble para construir un nuevo edificio. Desde un principio, La Campana, participó de forma activa en diversos eventos. Organizó el festival musical contando con Sacha y luego con los Amigos de la Canción para recaudar fondos, de hecho, último festival fue el pasado verano. También realizó partidos de fútbol con el mismo fin.

Otra de sus actividades principales es la fiesta del Día de Reyes. Previamente, subvencionan a las familias de los chicos para que adquieran los regalos según sus necesidades, y les entregan los obsequios ese mismo día los tres Reyes Magos en el transcurso de una comida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos