Las bodas de oro de Los Vinikis

Durante los años 80 y 90, Los Vinikis fueron una de las agrupaciones punteras dentro del concurso de murgas del carnaval/AC
Durante los años 80 y 90, Los Vinikis fueron una de las agrupaciones punteras dentro del concurso de murgas del carnaval / AC

Serán los pregoneros del carnaval y han organizado, junto con el Ayuntamiento, un homenaje a asociaciones, una exposición y el monumento a esta fiesta

Ana Cobo
ANA COBOSantander

Empezaron a escribir su historia - o mejor dicho a cantarla - un 7 de septiembre de 1968. La sociedad 'Amigos del Mar' organizó aquella noche la 'Gran Verbena de la Murga' y uno de los grupos participantes eran ellos. Los Vinikis. Fue la primera vez que se subieron a las tablas. Su debut. El escenario fue el templete de la plaza de San Antonio y participaron en «un intento de revivir la canción popular, marinera, seria, humorística... de sabor local», como decía el cartel que anunció este evento. Ganaron, aunque, eso, en realidad, fue lo de menos.

Sin saberlo, aquella actuación fue la primera cita de su 'noviazgo' con el Carnaval de Santoña. La fiesta de los disfraces y las coplas que, junto con otras peñas locales, recuperaron a principios de los 80, sacando los desfiles y la alegría a las calles.

Puede parecer que todo esto ocurrió anteayer, pero el inexorable paso del tiempo recuerda a Los Vinikis que en el 2018 se cumplen 50 años de su primera aparición ante el público. Unas bodas de oro que no quieren que pasen desapercibidas. Por eso, de la mano del Ayuntamiento, en concreto de la Concejalía de Festejos, han programado para el próximo mes de febrero diversos actos culturales y festivos para conmemorar no solo su aniversario, sino para rendir un homenaje a las peñas y asociaciones que se involucraron en el resurgir del carnaval marinero y la organización de otros eventos. «Queremos que el 50 aniversario sea un motivo para poner de manifiesto la importancia de un movimiento asociativo, que se produce en Santoña a finales de los años setenta, y que trae consigo el que se creen en la villa un número importante de asociaciones, que dinamizaron la vida social, festiva y cultural», explica Agustín Ibáñez, viniki desde aquel estreno en 1968.

Salieron por primera vez al escenario en 1968 para participar en la Gran Verbena de la Murga

Tanto el alcalde, Sergio Abascal, como el edil de Festejos, Felipe Lavín, recibieron con los brazos abiertos las propuestas que les presentaron Los Vinikis hace varios meses. «Nos hemos reunido y hablado de las actividades que podemos llevar a cabo conjuntamente, teniendo claro que todas ellas formarán parte de la programación del carnaval». Y es que, dicen, «se merecen un protagonismo especial por sus 50 años».

Y, por supuesto, lo tendrán. Uno de los mejores regalos les llega del propio Consistorio que les ha encargado dar el pregón de carnaval. Un honor a la vez que responsable tarea. «Para nosotros es una gran ilusión y nos llena de orgullo. Nunca hemos buscado ser protagonistas de nada y estamos muy agradecidos de que hayan pensado en nosotros, concediéndonos este protagonismo», explica el viniki, José Mari Sobrino, con la aprobación de sus compañeros. Será el 3 de febrero, a las nueve de la noche, antes de la final del concurso de murgas. «Tenemos ya alguna idea y participará toda la peña, en ningún caso dará el pregón una sola persona», desvelan sin querer entrar en detalles.

Hasta tres murgas

Aunque su primera salida fue aquel 7 de septiembre de 1968, no fue hasta el año 1979 cuando la peña Los Vinikis se constituye legalmente. La charanga, la elaboración del marmite, el día del ruido, la participación en las fiestas populares, y especialmente la recuperación del carnaval junto al resto de las peñas, son las actividades más importantes de aquellos primeros años. Las murgas siempre fueron algo especial para Los Vinikis, de ellas habían nacido, y a ellas dedicaron mucha actividad.

Hasta tres grupos de murgas se formaron en 'Los Vinikis', convirtiéndose año tras año en diversas fantasías, con las que intentaban cumplir con las tradiciones de las antiguas murgas de principios de siglo, de las que tanto habían oído hablar. Después de muchos años en los escenarios, en el año 2002 toman la decisión de dejar de cantar. Se mantienen como asociación, y el año pasado con muchos socios ya jubilados, deciden volver a ensayar algunas de las murgas que habían interpretado durante más de 20 años. Su intención no era volver al concurso, sino el mero hecho de disfrutar cantado aquellas coplas. Participaron en un homenaje a las sobadoras y aceptaron la petición de participar en la exhibición de murgas de febrero con una gran acogida.

Reconocimiento en el Liceo

Dentro de los actos programados, la tarde del 2 de febrero será, sin duda, la más especial. A las siete de la tarde, se inaugurará en la Casa de Cultura una exposición con noticias de periódicos, fotografías y carteles del Carnaval desde el año 1981 hasta 1992, que han ido recopilando los miembros de la peña y que «reflejan lo que significaba esta fiesta en Santoña durante aquellos años».

Una hora después el Teatro Liceo, en el marco de las jornadas culturales, acogerá un homenaje a las asociaciones y peñas que impulsaron la vida festiva y cultural de villa a final de los 70, siendo, además, «un símbolo del gran movimiento popular que dinamizó y participó activamente en la recuperación de nuestros carnavales», cuenta Ibáñez. En concreto, se entregará una placa a Los Ronceros, La Zarceta, la Banda de Cartón, la peña Juan de la Cosa y Radioaficionados. En este reconocimiento también se incluirá a los Amigos del Mar como organizadores de la 'Gran Verbena de la Murga'. «Nos gustaría además, que las murgas de esas asociaciones que dejaron de cantar sus coplas por el pueblo, se animen a cantar de nuevo algunas estrofas de los años ochenta y noventa y finalizar interpretando todos el himno del carnaval».

Harán un homenaje a las asociaciones y peñas que participaron en el resurgir popular de la fiesta en 1981

Ibáñez rememora que las asociaciones Ronceros, Zarceta, Banda de Cartón y los propios Vinikis - con 50 socios cada uno - acordaron celebrar el día del Ruido, en julio de 1980. Junto a la peña 'El Juncu', de Colindres, y la banda 'Tío Simón, de Laredo, hicieron sonar sus charangas por la calles hasta llegar a la plaza de San Antonio y sobre todo, en la plaza de toros que se llenó a rebosar, suponiendo un gran éxito popular.

Aquel hecho les dio mucha fuerza a las peñas para marcarse nuevos objetivos. El siguiente fue la recuperación del Carnaval Popular, del que «tanto habíamos oído hablar a nuestros abuelos, y al que considerábamos una de nuestras mayores tradiciones» En ese año 1980 ya habíamos celebrado el carnaval en nuestros locales que teníamos en la travesía de la calle Aro». Pero había que sacarlo a las calles. Ocurrió en 1981. «Las cuatro asociaciones, conseguimos el respaldo del Ayuntamiento como ente organizador, y nos pusimos como objetivo el que cada peña llevara al menos 150 personas cada una disfrazadas, eso garantizaba que al menos 600 personas estarían en el improvisado recorrido». El resultado es de sobra conocido «el pueblo se volcó» y se colapsó totalmente la calle de Manzanedo y la plaza de San Antonio. Al año siguiente se formó la peña Juan de la Cosa, y también los Radioaficionados. Ambos se incorporaron a la Comisión Pro-Carnaval, que en los sucesivos años hizo brillar este festejo, reconocido en todo el país. «Queremos contar con aquellos grupos, aunque algunos hayan desaparecido».

Monumento a l Carnaval

Los actos previstos también incluirán una salida de Los Vinikis, el sábado, 10 de febrero, al mediodía, con los tutús de carnaval y al sábado siguiente, en la mañana del 17 de febrero, coincidiendo con el Juicio en el Fondo del Mar, se inaugurará el monumento al Carnaval en la plaza de la Concordia. La escultura está siendo realizada por el Centro Penitenciario 'El Dueso'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos